El fascismo catalán

la-ruina-de-catalunauoip

Quim Torra o el fascismo a calzón quitado…

Ya hemos explicado en esta web que el nacionalismo catalán era independentismo soterrado fundamentado en el fascismo más evidente. Se nos tachó de exagerados, por más que señalamos todos y cada uno de los tics fascistas que el Règim pujolista mostraba, y que ahora han cristalizado en el encumbramiento como President de la Generalitat del xenófobo-racista Quim Torra.

Todo ello, independientemente de que el régimen español sea una dictadura plutocrática malamente presentada como oligocracia de partidos, una partitocracia incrustada en el Estado presidido por un Borbón. Democracia, desde luego, no es.

Y aclaramos esto para que nadie nos incluya entre los constitucionalistas: abominamos de la Constitución de 1978, de todo régimen monárquico. Creemos en la verdadera democracia, que es representativa con independencia de poderes desde las urnas y elección del Presidente a doble vuelta en toda España. Y, vale, no somos autonomistas, como mucho aceptaríamos una España republicano-asamblearia unitaria.

Y vamos a criticar al fascismo catalán cuyas evidentes características son:

1. Ultranacionalismo excluyente, que es lo que ellos llaman “nacionalismo integrador” cuando se refiere a los inmigrantes, tanto nacionales españoles como foráneos. En realidad, significa: “Si no te integras, asumiendo que aquí mandamos nosotros, se habla nuestra lengua y que tú no eres nadie, o te vas de Cataluña o te buscaremos la ruina personal y la muerte política”.

2. Pensamiento único secesionista, sin importar que quienes lo manifiesten sean de derechas o de izquierdas. Los nazionalistas le llaman transversalidad, pero no es más que el acostumbrado corporativismo fascista: una parte para ti, otra para mí y mucho consenso.

3. Victimismo identitario, que es lo que todos los fascismos han hecho históricamente: quejarse del maltrato recibido por parte de “los malos” de su relato ficticio. Porque son furibundos manipuladores de la Historia (ésa que se escribe con mayúscula).

4. Identificación del “Preceptivo Enemigo“, que no es únicamente el Estado Español, sino todos y cada uno de los españoles de fuera de Cataluña y los de dentro que no entren voluntariamente al servicio de la causa independentista y se alcen como reivindicadores del Procés secesionista.

5. Xenofobia y racismo descarados: desprecio por los inmigrantes españoles, por sus tradiciones, que mantienen en Cataluña a trancas y barrancas. Incluso desprecio racial por quienes consideran de ADN diferente, de raza mezclada con la del norte de África, teniéndola ellos más puramente blanca y franca. ¡Como Sabino de Arana, vamos! Como los racistas Companys, Gener y Pujol.

6. Supremacismo, indispensable herramienta para implementar la Quimérica Utopía: La independencia. Resulta que la instauración de la República Catalana es cosa de la voluntad de unos pocos. Concretamente, del 38,9% del censo electoral, que es el porcentaje que votó a cualquiera de las opciones independentistas, JxCat, ERC o CUP. Es ridículo que los independentistas se apropien de parte de la abstención en la proporción de los votos válidos porque los independentistas votaron todos, incluso los moribundos.

7. Imperialismo. Todos los partidos independentistas hablan de los Països Catalans como propios, incluyendo en la República Catalana a las comunidades autónomas de Valencia, Baleares y a los territorios de la Franja de Ponent y la Catalunya Nord francesa. La Quimera precisa de una Anschluss, no cabe entera en Cataluña y tiene que expandirse.

8. Violencia para conseguir sus objetivos. Los líderes independentistas, el Govern, la ANC, Òmnium Cultural se han caracterizado por empujar a la gente a las calles pidiéndoles, eso sí, pacifismo a ultranza, mientras se paralizaba el tráfico en la red viaria hasta la frontera, con ingentes pérdidas económicas; se destrozaban mobiliario urbano o coches de la Guardia Civil. En Cataluña se amenaza la vida de personas, se les señala; humilla el profesorado a los hijos de policías y guardias civiles; se marcan con dianas los comercios de los disidentes. Hay enfrentamientos y palizas. Oriol Junqueras (“l’ADN dels catalans és més proper al dels françesos que al dels espanyols“) no le ha pegado a nadie, cierto. Pero ha incitado a las masas independentistas a la violencia. Captado en un bloqueo, de una radio portable: “De moment deixeu passar la policia, ja arribarà el moment de mata’ls“.

9. Adoctrinamiento infantil, sojuzgando la enseñanza libre y la lengua española. Aznar fue el responsable, al ceder la Educación a Pujol a cambio de su investidura. ¡Todo valió con tal de llegar al poder, acabando con el incrustado socialimo en la Moncloa! Menudo miserable. Debiera ser juzgado por alta traición y fusilado en un amanecer lluvioso.

10. Propaganda mediática impuesta e incontestable. En Cataluña se han llegado a publicar, por orden del Govern que todo lo subvenciona, editoriales idénticas en todos los medios, sin fisuras. TV3 deja chico a Goebbels, ministro nazi de Educación Popular y Propaganda. Nadie disiente. Si algún constitucionalista es invitado a opinar en cualquier entrevista o tertulia, es atacado inmisericordemente por todos, desde los tertulianos al presentador del programa.

Todo ello adobado (y financiado) con una corrupción institucional sin límites conocidos en el planeta Tierra. Sólo Pujol manejó más de 3.000 millones de euros en paraísos fiscales. Casi nada. Ese dinero lo “drenó” en algo menos de 25 años de presidencia de la Generalitat.

Bueno, pues el fascismo sin careta ha alcanzado la Presidencia de la Generalitat. De hecho, a Torra lo ha designado Puigdemont, y a éste, Mas…. que fue elegido, a su vez, por Pujol. ¡El cargo de President de la Generalitat es por designación, como en las monarquías bananeras!

De facto, el Parlament sólo aprobó la moción declarativa de la República, no la ejecutiva. Lo que permitió a Puigdemont no convocar de inmediato elecciones constituyentes en la ya existente República Catalana. En vez de eso, huyó por la gatera. ¡Luego se presentó a las elecciones convocadas por Rajoy el 21 de diciembre, acatando las decisiones del Estado! ¿Cómo se atreve nadie a considerarlo el President legítimo? ¿A ese cobarde patológico? Pues es así porque esos 2.050.000 catalanes que votaron independencia el 21D/2017 no tienen ningún sentido crítico, unidos como están sin remedio en el odio cerval a España, a los españoles y a todo lo que les impida considerarse superiores.

¿Y qué dice el Estado? El presidente del Gobierno vive tan tranquilo. Para Mariano Rajoy, que gobierna al dictado férreo de las finanzas internacionales –que son sionistas, no lo olvidemos (mucho recomendamos leer al joven y brillante judío independentista Boaz Villallonga, que habla claro)–, para Rajoy, digo, nada tiene importancia, mientras le permitan seguir endeudando a España al ritmo escalofriante de los últimos años.

Quim Torra es ferviente seguidor del pensamiento de Moviment Identitari Català y se ha curtido como orador en sus actos de homenaje a los hermanos Badia, asesinos de anarquistas y comunistas allá por 1934. Uno de los hermanos, apodado “Capitán Collons” era el Trapero de entonces, a las órdenes del racista Companys. Cuando el general Batet acabó con la asonada independentista de 1934, los Badia huyeron a Italia, al amparo de Mussolini, que financiaba su Moviment. Se los cargó el anarquista Justo Bueno, de la FAI, 80 días antes de que estallara la Guerra Civil.

Adjuntamos los comentarios de Quim Torra. Demenciales. Iremos añadiendo los que pillemos. Disfrutadlos.

Ácrata, 17 mayo 2017

Fuente

***

NOTAS:

Quim Torra radicaliza ese pensamiento en sus escritos:

“El coeficiente de inteligencia de un español y de un catalán según las estadísticas publicadas por el Ministerio de Educación y Ciencia español, da una clara ventaja a los catalanes.”

“El carácter trabajador y europeo del catalán es un factor anímico bien contrario al gandul y proafricano del español.”

“Por todo eso tenemos que considerar que la configuración racial catalana es más puramente blanca que la española y por tanto el catalán es superior al español en el aspecto racial.”

“No, no es nada natural hablar en español en Cataluña. No querer hablar la lengua del país es el desarraigo, la provincialización, la voluntad persistente de no querer asumir las señas de identidad de donde se vive”.

“Vivimos ocupados por los españoles desde 1714”

“Vergüenza es una palabra que los españoles hace años que han eliminado de su vocabulario”.

“Los españoles solo saben expoliar”.

“Esto no se acaba con un Govern efectivo, esto sólo termina con la República”.

“El 1 de octubre sí que fue efectivo, y es que la única efectividad real es la que va ligada al ejercicio de la soberanía de Catalunya”.

“Fuera bromas. Señores, si seguimos aquí algunos años más corremos el riesgo de acabar tan locos como los mismos españoles” (Dijo el Loco).

“Viure permanentment amenaçats en el Regne d’Espanya o viure lliures a la República Catalana. No hi ha més.”

“Sobre todo, lo que sorprende es el tono, la mala educación, la pijería española, sensación de inmundicia. Horrible” (¿La pijería de los 3.500.000 de esclavos charnegos que se hacinan en Hospitalet, Cornellá, El Prat, Santa Coloma, Badalona, Sant Boi, Badía, Sabadell, Tarrasa… cuyos votos valen hasta cuatro veces menos que los de un campesino catalán?)

“I ens dutxem.” Le soltó Quim Torra a José Zaragoza, vía Twitter, llamándole guarro apestoso. El comentario de Zaragoza:

“El independentismo tiene aires de superioridad. Se creen más modernos, más listos, más democráticos e incluso más ricos que el resto de España.”

(No conocemos al dirigente del PSC más que por el caso del espionaje al PP que le costó el cargo de secretario de Organización, pero deberá cuidar en el futuro de su policía personal, como ha hecho Anna Gabriel en cuanto ha salido de España.)

DE LECTURA OBLIGADA:

“No tornis, Carles”, por Boaz Vilallonga, Nació Digital, December 28, 2017

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: