Las 5 Reglas de la Propaganda aplicadas al caso sirio

propaganda

 

Muchos de mis colegas están descontentos con los recientes acontecimientos en Siria. Están descontentos porque Assad sigue en el poder. Sin embargo, veo el vaso metafórico medio lleno.

En una encuesta reciente, el 58% de los estadounidenses apoya el bombardeo de Siria y el 19% no tiene “opinión”. Esta es una noticia maravillosa, ya que muestra cómo la gran mayoría de la gente es fácilmente manipulada y es simplemente apática. En una democracia, la herramienta más importante pero menos comprendida es la propaganda. Permíteme compartir contigo los fundamentos de una campaña de propaganda exitosa.

Aquí están las cinco reglas de las relaciones públicas, también conocidas como propaganda:

  1. Mantén el mensaje simple
  2. Hazlo emocional
  3. No permitas los matices o debates
  4. Demoniza a la oposición
  5. Sigue repitiendo el mensaje

 

 

Regla #1: Mantén el mensaje simple

El mensaje principal tiene que ser simple para que incluso un niño de 5 años pueda entenderlo. En este caso, fue: “Assad usó armas químicas para matar a sirios inocentes”. El mensaje secundario fue “debemos hacer algo al respecto”. Todos los que veían la televisión o leían los medios de comunicación sociales, recibieron este mensaje alto y claro.

Regla #2: Hazlo emocional

La propaganda es sólo marketing. (De hecho, la frase Relaciones Públicas fue acuñada para reemplazar a Propaganda cuando esta última se convirtió en una palabra sucia después de la Primera Guerra Mundial). Todo buen comercial tiene un aspecto emocional. Las emociones te impiden pensar y analizar. Por lo tanto, para vender Pepsi, los expertos de marketing usan mujeres sexys. Vender una guerra requiere evocar miedo y/o enojo.

Hace unos 120 años, cuando Estados Unidos quería robarle Cuba a España, se basó fielmente en el manual. “Usted provee las fotos y yo proveo la guerra”, dijo el oligarca de los periódicos William Randolph Hearst a su caricaturista. Las fotos mostraban a niños moribundos y a las brutales autoridades españolas. (Aunque España es blanca, la foto de abajo utiliza a una persona monstruosa con rasgos afroamericanos, ya que un belicista también podía ser racista en esos días).

US-Spanish war propaganda

“Lo que el senador Prcotor vio en Cuba” (izq.) “Marinos del Maine, asesinados por España. – El bruto español” (der.)

Hoy, el gobierno de los EE.UU. les dice a los Cascos Blancos: “Ustedes proveen los vídeos, nosotros proveemos la guerra”. Es la misma técnica que se usa una y otra vez. ¿Recuerdan durante la Primera Guerra de Irak, cuando una niña testificó ante el Congreso que soldados iraquíes estaban matando a bebés recién nacidos en incubadoras en Kuwait? Por supuesto, resultaron ser noticias falsas; y la niña resultó ser la hija del embajador kuwaití.

La guerra siria también sirve para estudiar el uso del lenguaje emocional: “El peor ataque químico en Siria en años” (una mentira del NY Times que olvidó su propio artículo sobre más de 52 ataques químicos por parte de ISIS); “la indignación internacional”, “conmocionó al mundo”, “horroroso/mortal/espantoso/abominable ataque químico”, etc. Además, al gobierno sirio siempre se le llama “régimen” y Assad es siempre un “dictador” o un “carnicero” que “mata a su propio pueblo”. Cada palabra y frase está diseñada para tener un impacto emocional.

Regla #3: No permitas los matices o debates

No se permite el debate. Los medios de comunicación y los expertos no dejaron ninguna duda de quién era el culpable. Pocos minutos después de la publicación de las fotos/videos, todos culpaban a Assad. Así que no importaba si escuchabas ABC, NBC, CBS, CNN, Fox, o leías el NY Times, WaPo o HuffPo… todos cantaban la misma canción. Tucker Carlson fue la única persona de la corriente dominante que se salió del guion, pero nos estamos ocupando de él.

Este tipo de consistencia es realmente importante en una campaña de propaganda exitosa. A nadie se le debe permitir considerar otras alternativas. ¿Podría el ataque haber sido escenificado, podría ser una falsa bandera, podría ser falso, cómo sabemos cuándo y dónde se tomaron los videos, por qué las armas químicas de Assad sólo matan a niños y civiles y nunca a los yihadistas, por qué los ataques sólo ocurren cuando Assad está ganando, etc.?

Tampoco hubo discusión de evidencia o pruebas. Vemos fotos y videos, y eso es suficiente. Tenemos un doctor en el lugar que dice que es Sarín o gas cloro… fin de la historia. Nadie discute opciones como enviar un equipo internacional de médicos y expertos al lugar, esperar una autopsia, pedirle a Assad que responda a estos cargos (¡cielos!) y así sucesivamente.

El Establishment estadounidense es el juez, jurado y verdugo, (literalmente en lo último). El testigo es Al Qaeda, quien suministra las fotos y los videos, pero la persona promedio tampoco lo sabe.

El mensaje secundario tampoco se debatió nunca. Incluso si usted asume que el gobierno sirio usó armas químicas, ¿por qué debería Estados Unidos hacer algo al respecto? ¿Es una obligación moral que sólo recae sobre Estados Unidos? ¿Es una obligación legal? ¿Interviene Estados Unidos cada vez que un país utiliza armas químicas? ¿Qué tal armas no químicas? No se permiten discusiones de este tipo.

Incluso el ataque con misiles de crucero fue muy ridículo, pero la persona promedio no nota nada sospechoso. Por ejemplo, bombardeamos la instalación de investigación de Barzeh que ha sido inspeccionada y autorizada por la OPAQ en varias ocasiones, incluida una en noviembre de 2017. El hecho es que es un centro civil de investigación y educación:

Barzeh research center

Centro de Investigación Barzeh, Siria

Además, el equipo de la OPAQ acababa de llegar a Siria el 13 de abril, cuando el trío de Estados Unidos/Reino Unido/Francia bombardeó los sitios. ¿No tendría sentido enviar al equipo de la OPAQ a inspeccionar los edificios antes de bombardearlos? Además, si los edificios realmente tuvieran armas químicas, ¿no dispersarían los bombardeos los productos químicos y matarían a miles de civiles cerca? La verdadera prueba de la naturaleza civil de estos edificios es que un par de horas después del bombardeo, había periodistas y soldados sirios caminando entre los escombros de estas letales “fábricas de armas químicas” que acababan de ser estalladas por misiles estadounidenses.

Lo sé, lo sé, pensar sólo complica las cosas y arruina la mentira cómoda. Por eso la propaganda tiene que mantenerlo todo simple.

Regla #4: Demoniza a la oposición

Tienes que atacar agresivamente a cualquiera que cuestione la narrativa oficial. Hicimos un gran trabajo atacando a periodistas y blogueros independientes. Vanessa Beeley, Eva Bartlett y personas influyentes en Twitter como @PartisanGirl y @Ian56789 fueron calumniados como “bots rusos”. Ian incluso fue expulsado de Twitter por unos días. Sitios como 21st Century Wire y Russia Insider fueron sacados de línea por nuestros hackers durante los ataques en Siria.

Regla #5: Sigue repitiendo el mensaje

La repetición es clave en cualquier campaña exitosa; para vender un producto, un político o una guerra. Así, los medios de comunicación saturaron las ondas de radio e Internet con un lenguaje chocante e imágenes y vídeos. Occidente realmente tiene un solo medio de comunicación, pero viene en cientos y miles de nombres diferentes con el fin de dar la ilusión de la elección y la diversidad. Así, cuando el mismo mensaje es repetido tantas veces por tantas personas, llega a ser la verdad.

Goebbels big lie

“Haga la mentira grande, hágala simple, continúe diciéndola, y eventualmente la van a creer.” – Adolf Hitler. “Si uno dice una mentira grande y la continúa repitiendo, la gente eventualmente la creerá.” – Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi.

Así que, verás, no importa si Assad sigue en el poder. Lo más importante es que la gente sea crédula y maleable, ya que eso nos permite mantener la guerra y eventualmente alcanzar nuestras metas. Te aseguro que tomaremos Siria y luego a Irán. Sí, será un desastre humanitario de proporciones épicas, pero ten la seguridad de que la gente de Occidente se sentirá bien al respecto. ¡Ese es el poder de la propaganda!

the_economist_31_august_2013

“Golpéenlo fuerte” – Portada de The Economist, 31 de agosto, 2013

 

Chris Kantha, 28 abril 2018

Fuente original

Fuente Traduccion

 

Chris Kanthaes un autor de San Francisco, y escribe sobre política, asuntos mundiales, alimentos y salud. Le encanta viajar y ha estado en 35 países de todo el mundo. Síguelo en Twitter: @GMOChannel y su blog: https://worldaffairs.blog/

Chris es también el autor de “Deconstructing Monsanto” (“Deconstruyendo a Monsanto”), disponible en Amazon.

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: