Francia: La detención de Alain Soral, un abuso y un fracaso – por María Poumier

El 28 de julio de 2020, la policía francesa arrestó a Alain Soral en la calle, y estuvo detenido 48 horas en París, por haber “puesto a la República francesa en peligro”, como si se tratara de un terrorista; pero la jueza instructora a cargo del caso ordenó sorpresivamente su puesta en libertad; Alain Soral es conocido como intelectual polémico y tiene varios juicios pendientes por sus escritos o por videos retransmitidos en su popular página “Égalité et Réconciliation”, o sea, por motivos políticos.

Soral, cuyos videos alcanzan cifras de vistas cercanas al millón, cuenta a su vez su detención en un video, donde reafirma, en síntesis, lo siguiente: “me quieren silenciar con varios años de cárcel por ser un peligro para la seguridad del Estado francés: no llamo a tomar las armas, sino que trabajo para que los cuerpos constituidos del Estado (o sea, policía, justicia, educación, ejército, salud pública, patronato, sindicatos etc) opten por la defensa de Francia como yo, contra los que nos dirigen hoy en día: soy un peligro, sí, para la seguridad del Estado judío que tiene ocupado nuestro país, pero no para Francia, la ‘Dama de corazones’ a la que he prometido salvar. En estos días, varias personas se me han acercado para decirme: “yo rezo por Ud”; ¿eran cristianos, musulmanes? No lo sé. Pero sí sé que esta es la segunda vez que me salvé de la prisión, de milagro, gracias a estos rezos, de esto no me cabe duda.

Sin esperar la tercera tentativa, ahora, el propio Soral es el que pide que se le forme juicio al ministro de justicia, el Sr. DUPOND, conocido como DUPOND-MORETTI, Eric. He aquí la argumentación publicada en su página, que  lleva por nombre “Igualdad y reconciliación”, o sea, igualdad entre “franceses viejos”, por sus raíces familiares, y franceses “de rama”, fruto de una inmigración reciente, junto con reconciliación entre derechas e izquierdas, ateos, cristianos, musulmanes, judíos o lo que sea, … con tal de que sean patriotas, y lo demuestren, anteponiendo la defensa de una Francia libre a otros objetivos de combate.

El abogado de Soral, Dr Damien Viguier, expone que “el arresto y la detención fueron injustificados, ya que al parecer, en el contexto de una investigación preliminar, el Ministerio Público ha dictado una orden de registro (art. 74-4 del Código de Procedimiento Penal)”, pero esta medida es manifiestamente abusiva porque Soral no es ningún prófugo, los agentes de policía y justicia tienen  “la dirección física de Alain Soral. Ha recibido muchas citaciones por correo en los últimos años. También tienen el número de teléfono y la dirección de correo electrónico de su abogado; y porque, por otra parte, dicho Dr Viguier siempre ha estado en contacto con los miembros de la BRDP para explicarles que su cliente no veía la necesidad de viajar para guardar silencio [su actitud habitual y legal en las audiencias], pero que si el magistrado realmente quisiera, vendría. Esto ocurrió, por supuesto, en varias ocasiones, con Alain Soral viajando hasta el 36 quai du Bastion en París, para una audiencia en libertad, acompañado por su abogado.”

Sigue el Dr Viguier : “las solicitudes de prisión preventiva no fueron menos sorprendentes. Desde hace casi diez años, Alain Soral, escritor comprometido, editor, presidente de una asociación, en virtud de la ley de 1901, y que dirige uno de los primeros sitios web políticos de Francia, del que se le considera director de publicación, ha sido perseguido varias veces en virtud de la ley de 29 de julio de 1881, en particular en nombre de la lucha contra el antisemitismo. El método de citación que suele utilizar la fiscalía es la citación directa. Alain Soral a veces está presente en las audiencias, o lo representa su abogado, pero aquí también los jueces tienen la posibilidad de solicitar su comparecencia personal,” cosa que prefieren evitar, para que transforme, al estilo de los grandes oradores del pasado, el tribunal en una tribuna más.

Y concluye el Dr Viguier: “La elección de la tipificación penal se explica, de hecho, sólo por una burda maniobra. [En realidad] el fiscal sólo puede dictar una orden de ‘registro’ por un delito o falta que se castigue con una pena mínima de tres años de prisión (artículo 77-4 del Código de Procedimiento Penal). La discriminación racial (párrafo 7 del artículo 24 de la Ley de 1881), la impugnación de los crímenes de lesa humanidad (artículo 24 bis de la Ley de 1881), la difamación racial (párrafo 2 del artículo 32 de la Ley de 1881) y la injuria racial (párrafo 3 del artículo 33 de la Ley de 1881) sólo se castigan con una pena máxima de un año. En cambio, se castigan con una pena de prisión de tres años como mínimo la provocación a la comisión de delitos graves contra personas o bienes (párrafos 2 y 3 del artículo 24 de la Ley de 1881), las ‘excusas’ (párrafo 5 del artículo 24 de la Ley de 1881) y la provocación a la comisión de uno de los crímenes y delitos que atentan contra los intereses fundamentales de la nación previstos en el título I del libro IV del Código Penal (párrafo 4 del artículo 24 de la Ley de 1881). El artículo 52 de la Ley de 29 de julio de 1881 prevé la prisión preventiva únicamente en los casos de provocación pública a la comisión de un delito o una infracción que se haya cometido (artículo 23 de la Ley de 1881), y en los casos de provocación a un acto que no se haya cometido en tres de los cuatro casos mencionados (párrafos 2 a 4 del artículo 24). En este caso, por una ficción jurídica, se buscó una de estas leyes obsoletas de finales del siglo XIX, que databa de la lucha contra la anarquía, con el único objetivo de encarcelar a Alain Soral.”

Como si la denuncia de esta arbitrariedad no fuera suficiente, agrega el Dr Viguier:

“El Libro IV del Código Penal trata de los “crímenes y delitos contra la nación, el Estado y la paz pública” y en el Título I de este libro, se enumeran los crímenes y delitos “que afectan a los intereses fundamentales de la nación”, como son la traición, el espionaje, el ataque, la conspiración, el movimiento insurreccional, la entrega de todo o parte del territorio nacional, las fuerzas armadas o el equipo a una potencia extranjera (Artículos 411-2 a 411-3), la inteligencia con una potencia extranjera (Artículos 411-4 a 411-5), la entrega de información a una potencia extranjera (artículos 411-6 a 411-8), la usurpación de mando, el alzamiento de las fuerzas armadas y la provocación para que se armen ilegalmente (artículos 412-7 a 412-8), las violaciones de la seguridad de las fuerzas armadas y de las zonas protegidas pertinentes para la defensa nacional (artículos 413-1 a 413-8), las violaciones del secreto de la defensa nacional (artículos 413-9 a 413-12), las violaciones de ciertos servicios o unidades especializadas (artículos 413-13 a 413-14).

El pretexto fraudulento fue el siguiente: “un extracto de una intervención en vídeo de Alain Soral fue tomado de un análisis sociológico y político suyo, acerca de la situación americana en relación con la respuesta a la cuarentena impuesta en EE.UU, una situación que dio lugar a manifestaciones de ciudadanos armados con rifles de asalto M16. Alain Soral comparó esta situación con el destino de los chalecos amarillos franceses que durante un año soñaron con la revolución.” A fin de cuentas, parece que se intentó encarcelar a Alain Soral, y que se tomaron medidas desproporcionadas para justificarlo con una calificación fantasiosa.

A continuación indaga el Dr Viguier sobre la persona que pudo dar la orden de detención indebida: “En vista de su completa inutilidad, su gravedad y la falta de seriedad de sus motivos, la medida no pudo ser tomada por la Sra. Aude DURET, Jefa de la Sección de Prensa y Protección de las Libertades. Tampoco podría ser una orden dada por el Sr. Rémy HEITZ, Fiscal de la República de París, que ha podido demostrar en el pasado reciente su apego a la legalidad. A priori, no hay razón para creer que se trate de una orden del Ministerio Público, es decir, de la Sra. Catherine CHAMPRENAULT, Fiscal General del Tribunal de Apelación de París. Tampoco hay razón para sospechar que el Presidente de la República, Emmanuel Macron, haya cometido tal falta, siendo por su cargo el garante de la independencia del poder judicial – ya que el presidente, de hecho, no tiene constitucionalmente ningún poder sobre el Ministerio Público. Sólo puede ser responsable de la orden de detención el Guardián de los Sellos y Ministro de Justicia, el Sr. Eric DUPOND-MORETTI.

¿Cuáles podrían haber sido los motivos del ministro de justicia, [apenas nombrado por el presidente unos días atrás]? ¿Quería, por iniciativa propia, tomar represalias contra Alain SORAL, como le instan a hacerlo los presidentes del CRIF y de la LICRA [los órganos de presión del lobby israelí en Francia] a las autoridades? Así habría demostrado que con el susodicho Dupond la lucha contra el antisemitismo no era una palabra vacía. ¿También le animó tal vez una pizca de animosidad personal? Hay que recordar que en marzo de 2017 Alain SORAL había publicado acerca del Sr Dupond-Moretti uno de esos análisis vitriólicos que son el orgullo de las letras francesas pero el terror de los faquines con cierto renombre.”

El ministro Dupond-Moretti

Aquí una cita del panfleto soraliano aludido: “el Dr. Dupond-Moretti, como dijo Céline, es una síntesis. He estudiado su caso. Este tipo de hombre obeso que se hace pasar por matón, con sus grandes ojos de ternero y su gran vozarrón, se destacó al aterrorizar a los niños violados por Outreau, en los años 1997 a 2000; y por hacer eso en el juicio de apelación de Outreau hubo 12 niños violados y después, más violadores. Me gustaría recordarles que soy el editor del libro de Jacques Thomet, sobre todas las mentiras y el asco que fue el juicio de Outreau, donde de hecho el único que hizo bien su trabajo fue el juez Burgaud. (…)”

Alain Soral denunciaba al abogado Dupond-Moretti como falto de honestidad en su defensa de un pedófilo notorio, y la pedocriminalidad sigue siendo un tema de sus indignaciones habituales; el caso Epstein es uno de los que más pregona, porque hay complicidades con el difunto en la clase política francesa, y más por cuanto su mujer Ghislaine Maxwell posee una mansión en Périgord, y había toda una red en París para reclutar jovencitas con destino a la isla de las orgías donde Epstein invitaba a sus amistades de la jet-set internacional. Soral considera que el nombramiento de Dupond-Moretti como ministro de justicia se explica porque puede resultar intimidante para los opositores del Frente nacional, específicamente contra los partidarios de Marine Le Pen. Dice Soral: “a este tipo se le está subiendo al escenario mediático, ahora mismo, como una especie de Vergès invertido. Y será muy útil en la campaña presidencial contra el Frente Nacional. Les recuerdo que este payaso, que se hace pasar por un gran abogado – lo cual es posible, pero un gran abogado nunca es mucho – acaba de escribir un libro. Pero, en lugar de escribirlo él mismo, escribió un libro que grabó con un periodista, ya que hay dos autores, y que está publicado por Michel Lafon, que era, creo, el editor de Loana [una estrella fugaz de los shows de telerrealidad], o algo así. Descubrimos que este huérfano, hijo de un madre soltera, vive hoy en una especie de casa señorial y que caza con un halcón, un pasatiempo de la antigua nobleza, lo que debería acercarlo más a la Vendée de Philippe de Villiers. Y que ahí está presumiendo, está muy orgulloso de haber levantado a una figura “people”. Antes le había hecho cuatro niños a una mujer que formaba parte de un jurado. Y es lo mismo, es una verdadera bofetada, cuando publica un libro, lo hace con la editorial [populachera] de Michel Lafon, y cuando levanta a una celebridad es a una cantante de Quebec en jubilación anticipada. Dupond-Moretti es realmente la escoria en todo su esplendor, es realmente un engendro de la izquierda canallesca, un macho de mentirita y un verdadero… bastardo.” Se podría agregar que Dupond es abogado de otras personas deshonestas, pero que tienen viento en popa, como la joven Assia Traoré, hermana de un delincuente muerto hace unos años en manos de la policía, al que ella esgrime como nuestro “George Floyd”, con el proyecto declarado de derrocar al gobierno francés, incentivando odios raciales recíprocos. [Ver el anexo 2. al respecto]

Comenta el Dr Viguier: “Dependerá del comité ante el cual elevo esta querella, con los poderes de investigación de que dispone, determinar si estas fuertes sospechas están justificadas. Alain SORAL es víctima de una agresión descarada, ya que su libertad de ir y venir ha sido infringida, estamos ante una violación grave violación de nuestras libertades civiles. Técnicamente, se trataría de un secuestro y de una detención ilegal, pero como los actos son cometidos por un ministro en el desempeño de sus funciones, se trata de una violación de la libertad individual prevista y sancionada en el artículo 432-4. El hecho de que un responsable de una autoridad pública o encargado de una misión de servicio público, actuando en el ejercicio o en relación con el ejercicio de sus funciones o misión, ordene o realice arbitrariamente un acto que atente contra la libertad individual se castiga con siete años de prisión y una multa de 100.000 euros. Cuando el acto delictivo consista en la detención o el encarcelamiento durante más de siete días, la pena se aumentará a 30 años de prisión y una multa de 450.000 euros.

El carácter abusivo del acto no exige que éste sea ilegal o irregular en su forma o sustancia. Por el contrario, el abuso presupone precisamente esta fachada de regularidad. El Ministerio Público había solicitado que Alain SORAL fuera puesto en prisión preventiva. El juez, que es independiente del Guardián de los Sellos, no lo siguió. Si la privación de libertad duró sólo 48 horas, si no duró varias semanas o meses, o incluso varios años, si por lo tanto no tuvo ningún efecto, esto se debió a una circunstancia ajena al control del Guardián de los Sellos. El intento de delito está comprobado. El período de prisión en el que se incurre es de 30 años. Debe destacarse el peligro que representa para las libertades un individuo de este tipo: a partir de hoy, cualquiera puede padecer semejante abuso por parte de la máxima autoridad judicial. En consecuencia, parece haber suficientes cargos contra el Ministro de Justicia, DUPOND, conocido como DUPOND-MORETTI, Éric, por haber estado en París, en todo caso en el territorio nacional, del 28 de julio de 2020 al 30 de julio de 2020, porque cometió a sabiendas el delito de atentado a la libertad individual, en este caso haciendo que Alain Soral fuera detenido, puesto bajo custodia policial y luego intentando obtener la detención preventiva de Alain Soral, actos previstos y sancionados en el artículo 432-4 del Código Penal.”

Hemos dado todos los detalles técnicos de la demanda elevada por Soral contra el ministro de justicia, porque muchos militantes se pueden inspirar en esta lección de método, en cualquier país del mundo.

*

Anexo 1, el parte publicado el 30 de julio 2020

[Tras la detención de Alain Soral, el 28 de julio por la tarde, y a la espera de alguna información judicial, la página Egalité et Réconciliation publicó el siguiente comentario: “La prensa no dice nada, avalando así el fin de la libertad de opinión” He aquí la traducción del editorial en cuestión, que no lleva firma, pero sí el estilo brillante y feroz del propio Alain Soral:]

La historia ha demostrado que la censura total de todas las voces que no se ajustan a la ideología dominante conduce al colapso del Sistema. La democracia no es sólo una idea noble, una visión de futuro con justicia, un requisito que no es fácil de conseguir, también padece la consecuencia lógica de una dura ley política: los regímenes que de una manera u otra, directa o subrepticiamente, sofocan la libertad de expresión, se disparan al estómago.

Ya se ha disparado en el pie, la democracia es renga y defectuosa, pero no se le puede culpar por eso: nada es perfecto en este mundo. Se dice que es el sistema político menos malo hoy en día. Salvo el hecho de que no vivimos en una democracia, porque el régimen neoliberal no puede soportar la democracia real, entender la contradicción. La lógica de la ganancia, la lógica de la dominación, quiere abarcarlo todo y no soporta la más mínima oposición. Así pues, en el ámbito económico, estamos asistiendo hoy en día a la destrucción progresiva del capitalismo productivo y del empleo por y para el capitalismo financiero.

Por supuesto, hay una oposición política, pero todo el mundo sabe que es falsa, es una oposición teatral que gana un salario fijo sólo para hacer creer a la gente en el juego democrático. La verdadera oposición es la que se dirige contra un poder profundo, no contra un poder visible. A nosotros, militantes por “la igualdad y la reconciliación nacional” (E&R), el juego gubernamental y parlamentario, nos importa un bledo, hablamos de ello, le dedicamos comentarios diarios porque está en la portada de los diarios, pero eso no es lo importante. Lo importante está en la relación y organización de las fuerzas ocultas que mantienen unido a todo el Sistema.

El episodio terrorista bajo una falsa bandera islamista en 2015-2016 [sucesión de atentados mortíferos en Francia: contra la redacción de Charlie Hebdo, contra el teatro Bataclan, contra los peatones reunidos para la fiesta nacional en Niza etc] permitió al régimen neoliberal bajo influencia sionista imponer el estado de emergencia para supuestamente proteger a la población. El episodio terrorista bajo una falsa bandera de salud en 2020 permitió al mismo régimen imponer sus directivas a una población inquieta (manifestaciones de chalecos amarillos, manifestaciones contra la reforma de la jubilación), hasta llegar al confinamiento generalizado, es decir, a la prisión para todos.

Una vez que esta experiencia de aplastamiento colectivo se ha intentado y ha tenido éxito, el poder profundo puede pasar a lo que es esencial para él, la erradicación de toda oposición profunda. Alain Soral y su movimiento E&R, que alimentan y difunden el principal sitio web político de Francia, además de todos los satélites de la resistencia inteligente, es decir, los que no se dejan infiltrar o se extravían en batallas de retaguardia, son los principales objetivos en la mirilla.

Así, el mismo día después del arresto del presidente de E&R, el sitio del canal de noticias continuas del grupo TF1 publicó un violento artículo contra Thierry Casasnovas, el hombre que encarna, en la sociedad civil -ya que en el mundo científico es el profesor Didier Raoult quien encarna esta resistencia- una resistencia a la dictadura sanitaria, cuyos mandatos son en el mejor de los casos aberrantes, en el peor de los casos peligrosos, incluso mortales (5.000 muertos por el virus según el profesor Perronne, 25.000 por las políticas “sanitarias” impuestas por los políticos).

Este es el contexto en el que hemos estado esperando con interés, pero sin ilusión, los gritos de indignación de los grandes periódicos, siempre inclinados a defender la libertad de expresión con grandes palabras altisonantes y a luchar contra la principal censura, la de las opiniones. De lo contrario, no hay más política.

Pero lo que presenciamos es un gran silencio, un silencio de muerte, pero no la muerte que desean nuestros enemigos: mientras que el movimiento E&R gana su batalla ideológica cada día, siguiendo una línea sólida ” defensa de la izquierda en cuanto al trabajo, defensa de la derecha en cuanto a los valores”, la ideología dominante, apoyada por sus debilitados relés, se enreda en sus mentiras, que por el momento son cada vez menos duraderas y requieren una renovación permanente, una disminución de la libertad de prensa y una violencia cada vez más visible (la represión de los disidentes).

El poder profundo encuentra cada vez más difícil ocultar su odio visceral hacia Francia y los franceses, y esta es una forma de victoria para los que luchan contra este grupo organizado. Todo su poderío radica en su invisibilidad. La visibilidad, para el poder oculto, es lo mismo que la luz para el vampiro.

Mientras esperamos el regreso de la luz, que volverá a nuestra Francia que está viviendo tiempos verdaderamente oscuros, aquí va una ilustración de la actual Ocupación y la Liberación, que tendrá lugar por las fuerzas del Espíritu: https://youtu.be/SLCuL-K39eQ (Una noche en el Monte calvo, 1941, Fantasía, por Modesto Musorgski).

(Para concluir con una nota alegre, he aquí un chiste de Alain Soral: “La révolution triomphera par les burnes, pas par les urnes”: la revolución triunfará por la hombría, no por las urnas”.)

*

Anexo 2. Los abusos de poder del lobby israelí en Francia

[Aquí la expresión del apoyo de Israel Shamir a Alain Soral, en ocasión de un juicio anterior; aquella vez, ya se le había condenado a un año de prisión, pero sus abogados habían logrado impedir la aplicación del fallo, porque la detención inmediata no es aplicable para los delitos de prensa, según la ley francesa. Estamos a la espera del juicio de apelación. Hoy en día, con la segunda tentativa por meter a Soral preso por largo tiempo, parecería que las autoridades retomaron el razonamiento de Shamir: mejor dejar de perseguir a Soral por supuesto antisemitismo, como lo exigía el lobby israelí hasta ahora; la crisis ocasionada por la pandemia ofrece otros ángulos de ataque, que parecen más acordes a “los intereses de la república francesa”.]

La LICRA (“Liga contra el racismo y el antisemitismo”, rama francesa del lobby israelí) vista por Israel Adam Shamir, el 18 de junio de 2019:

[Véase primero el excelente clip “Gilets chalecos amarillos” (rap) por el cual se le persigue a Alain Soral, aunque se limitó a comunicar el enlace, como hicieron otras muchas páginas en la red: Se ven las fotos quemadas de algunos personajes que se creen con derecho a mandar en nuestro país, sin haber sido elegidos para ello por ningún voto popular. Algunos son judíos, como el famoso autotitulado filósofo Bernard Henri Lévy, otros no.]

Una foto del Sr. BHL fue quemada por los Chalecos amarillos en una manifestación parisina. Un evento observado y mostrado en un sitio vinculado al Sr. Alain Soral. La LICRA lo acusó inmediatamente de antisemitismo, que es un delito castigado por la ley, basándose en este hecho. Personalmente, considero inaceptable su mal uso de la posición judía en la sociedad francesa, por las siguientes razones.

El Sr. BHL es un ciudadano francés que tiene derecho a sus opiniones. Sin embargo, ninguna de sus opiniones puede o debe ser aceptada como “la posición judía”. Los judíos franceses, y ciertamente los judíos del mundo entero, manifiestan una gran diversidad de opiniones; algunos están de acuerdo con BHL en ciertos puntos y otros no, y a veces incluso se oponen fuertemente a sus puntos de vista. El Sr. BHL fue un ferviente partidario, de hecho un instigador, del ataque de la OTAN a Libia en 2011, un ataque que convirtió a Libia, relativamente próspero país del norte de África, en un estado fallido dirigido por bandas islamistas armadas. El Sr. BHL fue un firme partidario, si no instigador, del golpe de Estado en Kiev en 2014, que derrocó al presidente legítimo de Ucrania y llevó al poder a personas que apoyan al colaborador nazi Stepan Bandera. El Sr. BHL intentó enfadar a sus compatriotas franceses contra los Chalecos amarillos. Estas iniciativas, y otras también, asumidas por el Sr. BHL, fueron motivo de indignación de algunos ciudadanos franceses que expresaron su desprecio quemando su fotografía. Estos actos del Sr. BHL y sus oponentes son perfectamente legítimos y se inscriben en el marco de la libertad de expresión pública.

Lo que no puede ser legítimo es un intento de la LICRA de crear la falsa impresión de que las opiniones y la conducta del Sr. BHL eran una expresión de “la posición judía”. Esta es una mentira atrozmente antisemita. Los judíos de Francia, Israel y el resto del mundo no querían el bombardeo de Libia o los disturbios de Kiev; los judíos no tienen una posición política unificada sobre las elecciones francesas o sobre los movimientos políticos franceses. Hay judíos franceses que apoyan a los Chalecos amarillos, y hay judíos franceses que los rechazan. Algunos votan por el Sr. Macron y otros por la Sra. Le Pen o el Sr. Soral. Sólo los antisemitas perversos afirman que todos los judíos siguen y apoyan al Sr. BHL. Sin embargo, es la LICRA, la autoproclamada “organización para la lucha contra el antisemitismo” la que esgrime esta maligna afirmación.

Permítanme decirlo de nuevo: la entidad llamada LICRA no representa a los judíos franceses, porque no fue elegida por los judíos franceses. Ni los judíos franceses ni ningún otro judío aceptan ser dirigidos por la LICRA. Es una organización política con sus propios objetivos, objetivos que no se superponen con los de la mayoría de los judíos de Francia ni de otros lugares.

Si bien se puede argumentar que en algunos casos la LICRA actúa en interés de los judíos combatiendo el prejuicio antijudío, en este caso particular la LICRA actúa contra los intereses judíos en la medida en que dicha acción contribuye a reforzar el prejuicio antijudío de que todos los judíos actuarían de manera concertada con algún propósito dudoso como la destrucción de Libia o la desestabilización de Ucrania, u otros objetivos controvertidos.

Los judíos, como judíos, no tienen ninguna posición en estos asuntos. El Sr. BHL no es un representante electo o una autoridad espiritual de los judíos en Francia o en cualquier otro lugar. No se viste como un judío practicante, no observa las leyes o costumbres judías; su familia es notoria por tener apóstatas; sus acciones siempre han sido las de un agente libre; nunca ha consultado a las autoridades judías, espirituales o temporales. Tiene todo el derecho a sus propias opiniones y puntos de vista; sin embargo, no puede pretender que actúe en interés de los judíos o que represente a los judíos. Por lo tanto, la LICRA tiene aún menos derecho a afirmar que una protesta contra la BHL es un acto contra el pueblo judío en su conjunto y, por lo tanto, un acto de antisemitismo. Si hay algo antisemita, es la LICRA que sugiere que un ataque contra la BHL es una agresión contra el pueblo judío. Si ese fuera el caso, ¿deberíamos considerar la condena por la LICRA del cómico negro Sr. Dieudonné como un acto de racismo contra los negros?

Es perfectamente legal quemar la imagen de BHL en Israel; y tengo la intención de hacerlo mañana mismo en Tel Aviv en Gordon Beach. Ningún tribunal de Israel me acusaría de antisemitismo si prendiera fuego a su fotografía; lo mismo ocurre con el retrato del Sr. Netanyahu, que es un representante electo del Estado judío de Israel. Mientras que la bandera israelí está protegida de la profanación por ley, la imagen de una persona de origen judío no lo está. Uno es libre de quemarlo o hacer con él lo que se le ocurra.

Estoy seguro de que los ciudadanos franceses no son menos libres que los ciudadanos israelíes, y espero que el tribunal francés rechace la queja infundada de la LICRA, una entidad autoproclamada, contra Alain Soral. Sería bueno que el Sr. BHL encontrara el valor necesario para apoyar al Sr. Soral contra la LICRA, afirmando que esta entidad no actuó o está actuando como representante legítimo o autoridad espiritual de los judíos franceses. Mejor aún, si la República Francesa acusara a la LICRA de fomentar los prejuicios antijudíos mediante agravios sin fundamento.

Si la República Francesa considera necesario condenar al Sr. Alain Soral por una razón u otra, que lo haga sin pretender actuar en nombre de la causa judía. ¡Dejen a los judíos fuera de esta controversia! Nosotros y nuestros antepasados ya hemos sufrido bastante sin que nos utilicen como una especie de argumento supremo en una disputa interna entre los franceses.

 *

Anexo 3. ¿Quiénes expresaron solidaridad?

[Además de innumerables resistentes del pueblo, expresándose en las redes sociales, el ensayista Alain de Benoist lo hizo; además subió a la palestra el activista belga Alain Escada, vocero de la derecha cristiana tradicionalista francesa, con el siguiente artículo vibrante:]

La detención de Alain Soral debería causar indignación a todo el campo nacional

No importan, en estas circunstancias, los reproches que se le puedan hacer con respecto a algunos de sus comentarios, sus métodos o su estilo de vida. Es el acto de persecución política llevado a cabo por la república masónica lo que debe llamar nuestra atención.

Alain Soral es perseguido por ideas y palabras. Esto debe subrayarse en un momento en que, además, la república se permite el lujo de nombrar como Ministro del Interior a un hombre acusado de violación (Darmarin).

Alain Soral está bajo custodia policial por “provocación pública, no seguida de acción, a la comisión de un delito contra los intereses fundamentales de la nación”. Las observaciones por las que se le acusa no tienen ninguna medida comparable con las del rapero Nick Conrad que eructó “mato a los bebés blancos, cuelgo a sus padres” y llama a “quemar a Francia”. Y no hay custodia policial cuando Assa Traoré dice: “En África, se suele derrocar a los presidentes, entrar en el palacio de gobierno a la fuerza”. Así es en África, ¿por qué no debería ser así en Francia? Estamos listos, podemos hacer una hermosa revolución.

El interrogatorio de Alain Soral no puede, por tanto, dejarnos indiferentes.

La persecución política llevada a cabo por la república masónica apunta al campo nacional en toda su diversidad. Jérôme Bourbon, director de Rivarol, y el escritor Hervé Ryssen también están bajo amenaza de la cárcel por sus escritos. Los jóvenes activistas por la identidad -como la joven tailandesa d’Escufon y otros que desplegaron una pancarta “contra el racismo contra los blancos” desde el techo de un edificio parisino bajo el abucheo de una marea multicultural que tiene como ídolo a un violador homosexual negro- son frecuentemente detenidos y enviados a los tribunales. El abate Beauvais había sido multado por un eslogan contra la ex-ministra negra Taubira [la que hizo votar el matrimonio gay en 2011, causando la indignación, no sólo de los católicos, sino también de la población negra francesa y caribeña] que rimaba con Banania [un polvo de chocolate famoso, que en cuya publicidad se veía a un fusilero negro del ejército colonial]. Movimientos como el Bastión Social y las Juventudes Nacionales fueron disueltos por orden judicial. Los Chalecos amarillos fueron reprimidos violentamente en varias ocasiones, al igual que los manifestantes [católicos, de clase media], de la ” Manif pour Tous” que les precedieron, mientras que las manifestaciones de matones y saqueadores multiculturales y de extrema izquierda recibían la indulgencia de las prefecturas.

Obviamente, se está llevando a cabo una persecución política contra todos aquellos que aman verdaderamente a Francia y quieren actuar para defenderla. Esta es la prueba de que es una anti-Francia la que nos gobierna.

Y mientras tanto, más y más franceses étnicos están siendo salvajemente atacados y humillados. El crimen está aumentando en todas partes. Sin que la justicia o la policía se ocupe de ello. Por orden de la república masónica, la justicia y la policía reservan el uso de su implacable severidad y su arsenal represivo contra los nacionales. Es insoportable, es inaceptable. Hay que proclamarlo.

Alain Escada, Presidente de CIVITAS

(el gran mérito de Alain Escada es que se trata de una persona muy dinámica en la defensa de los valores de la moral natural; se le puede aplicar el mismo razonamiento que aplica él en su defensa de Soral: aunque no nos gusten algunas de sus posiciones, conviene mostrar solidaridad siempre en la defensa de la libertad de expresión. Si no defendemos a los que están en la mirilla, pronto nos tocarán juicios, multas, represión física y cárcel a muchos más, incluso si representamos tendencias diferentes en la resistencia.)

*

Todos Traducciones y Comentarios: Maria Poumier

Publicado originalmente en Red Internacional

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...