Preparativos de atentados terroristas ‎en Caracas‎

shdfhdf

 

El Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) procedió el 21 de marzo de 2019 a la detención del ‎abogado Roberto Marrero (a la derecha en la foto), director de la oficina del autoproclamado ‎‎“presidente interino” de Venezuela, Juan Guaidó (a la izquierda en la foto). ‎

La operación comenzó en el domicilio del diputado Sergio Vergara, donde los agentes ‎inmovilizaron momentáneamente al diputado, violando así por breves instantes su inmunidad ‎parlamentaria. Marrero fue arrestado finalmente en la vivienda aledaña, donde fueron hallados ‎2 fusiles de asalto. ‎

El Grupo de Lima, conformado por una docena de países latinoamericanos más Canadá, cuyos ‎gobiernos reconocen al “presidente interino” autoproclamado, publicó de inmediato un comunicado donde exigía que se respete la inmunidad parlamentaria del diputado Vergara y la ‎liberación inmediata del abogado Marrero. ‎

A nombre de la oposición dirigida por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, el ‎abogado Roberto Marrero dirigía el reclutamiento de sicarios en Guatemala, Honduras y Salvador. ‎Los individuos reclutados en esos países centroamericanos eran enviados a Colombia para recibir ‎entrenamiento en acciones de tipo comando que debían realizarse bajo la dirección del ciudadano ‎colombiano Wilfrido Torres Gómez, alias “Neco”, jefe de la banda colombiana denominada ‎‎“Los Rastrojos”. Este ciudadano colombiano, buscado por INTERPOL, también fue arrestado ‎en Venezuela, horas después de la detención del abogado Roberto Marrero. ‎

Los datos encontrados en su teléfono celular, muestran que Roberto Marrero había prometido a un ‎contacto en Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, un presupuesto de entre ‎‎500 000 y 700 000 dólares diarios (sic) proveniente de los “activos” de Venezuela en el exterior ‎confiscados –a pedido del presidente autoproclamado Juan Guaidó– por el Departamento del ‎Tesoro estadounidense y el Reino Unido. ‎

En una conferencia de prensa sobre la detención del abogado Roberto Marrero, el ministro de ‎Información del gobierno bolivariano, Jorge Rodríguez, reveló que los mercenarios reclutados en el extranjero por ‎Marrero debían perpetrar atentados contra el metro y el teleférico de Caracas, la capital de ‎Venezuela. ‎

El ministro presentó además la grabación de una conversación en la que dos humoristas rusos se ‎hacían pasar por el presidente suizo Ueli Maurer y proponían a Guaidó depositar en una cuenta ‎que él podría controlar cantidades de dinero supuestamente confiscadas en Suiza a la República ‎Bolivariana, lo cual el autoproclamado “presidente interino” se apresuró a aceptar.‎

 

,
Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: