Venezuela: Maduro 1, Abrams 0, pero este partido está lejos de terminar – por El Saker

saker

Maduro gana la primera ronda

El enfrentamiento entre Venezuela y el imperio anglosionista el fin de semana pasado ha terminado claramente en lo que sólo se puede llamar una derrota total para Elliott Abrams. Si bien nunca sabremos lo que inicialmente fue planeado por las mentes dementes de los Neocons, lo que sí sabemos es que no ocurrió nada crítico: ni invasión, ni siquiera ninguna operación importante de bandera falsa. La faceta más notable del enfrentamiento es el poco efecto que ha tenido toda la propaganda anglosionista dentro de Venezuela. Hubo enfrentamientos, incluidos algunos bastante violentos, al otro lado de la frontera, pero no sucedió mucho en el resto del país. Además, mientras unos pocos oficiales de alto rango y algunos soldados cometieron traición y unieron fuerzas con el enemigo, la gran mayoría de los militares venezolanos permanecieron fieles a la Constitución. Finalmente, parece que Maduro y sus ministros lograron idear una estrategia que combinó el  bloqueo de carreteras, un concierto en el lado venezolano de la frontera y el uso mínimo pero efectivo de la policía antidisturbios para mantener la frontera cerrada. Más notable aún, los “francotiradores no identificados” no aparecieron a disparar a ambos frentes (una de las tácticas favoritas del Imperio para justificar sus intervenciones). Le doy el crédito de esto a cualquiera que fuera la unidad venezolana (o aliada) a cargo de las operaciones de contra-francotiradores a lo largo de la frontera.

Fuera de Venezuela, esta primera confrontación también ha sido una derrota para el Imperio. La mayoría de los países del mundo no reconocieron al títere anglosionista, sino que el nivel de protesta y oposición a lo que parecían ser los preparativos para una posible invasión (o, al menos, una operación militar de algún tipo) fue notablemente alto, mientras que la caduca empresa de los Ziomedios de comunicación hizo lo que siempre hace (es decir, lo que sea que el Imperio quiera que haga), mientras Internet y la blogósfera se opusieron abrumadoramente a una intervención directa de los Estados Unidos. Esta situación también creó una gran cantidad de tensiones políticas internas en varios países latinoamericanos cuya opinión pública sigue oponiéndose enérgicamente a cualquier forma de control imperial estadounidense sobre América Latina.

En este sentido, la situación con Brasil es particularmente interesante. Si bien el gobierno brasileño respaldó totalmente el intento de golpe de los Estados Unidos, el ejército brasileño se sintió muy incómodo con esto. Mis contactos en Brasil predijeron correctamente que el ejército brasileño se negaría a atacar a Venezuela y, eventualmente, los brasileños incluso emitieron una declaración a tal efecto.

Por desgracia, todavía hay muchos regímenes títeres de Estados Unidos en América Latina que hacen sin pensar lo que el tío Shmuel quiere que hagan (Colombia sería el peor delincuente, por supuesto, pero hay otros). Pero este no es el principal problema aquí.

El principal problema es que los Neocons no pueden aceptar la derrota y que es probable que hagan lo que siempre hacen, que doblen la apuesta y empeore la situación. El jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, advirtió que Estados Unidos ha desplegado fuerzas especiales en Colombia y Puerto Rico en preparación para una posible invasión. De manera poco característica, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia hizo pública la información de inteligencia, que describía con cierto detalle qué tipo de planes tenían el Imperio y sus aliados, incluso antes de la confrontación del fin de semana pasado. Ve por ti mismo:

 

De hecho, los líderes del Imperio y sus títeres no están haciendo ningún esfuerzo para mantener en secreto su determinación de derrocar al gobierno constitucional y reemplazarlo con el tipo de régimen vendido que Estados Unidos ya impuso en Colombia. Pompeo, Abrams y Pence han sido particularmente histéricos en sus amenazas, pero todo el “Grupo de Lima” todavía está en eso:

 

En cuanto al embajador ruso de la ONU, fue muy claro sobre lo que Rusia espera que suceda a continuación:

 

Los Neocons ni siquiera se contentan con amenazar a Venezuela, y John Bolton no pudo contenerse y amenazó públicamente a Nicaragua a ser el próximo candidato a un cambio de régimen patrocinado por Estados Unidos. Incluso habló de una “Troika de la tiranía” que recuerda al famoso “Eje del mal“.

Todo esto no es sorprendente: los políticos estadounidenses siempre recurren al lenguaje infantil de los cómics cuando quieren que sus amenazas se conviertan en algo especial. Luego se nos dirá que Maduro es un “Nuevo Hitler” y que está “cometiendo genocidio contra su propia población”, posiblemente con armas químicas (“muy probable”, ¡sin duda!). Si no es así, entonces Maduro distribuirá Viagra a las fuerzas armadas para ayudarlas a violar a más mujeres. Para aquellos desconcertados por el hecho de que, presumiblemente, los políticos adultos usan el tipo de lenguaje que uno puede encontrar en la escuela primaria, solo puedo decir que esto simplemente refleja el estado del discurso político en los Estados Unidos, que se ha visto reducido hasta un nivel increíblemente bajo. Sin embargo, se debe tener cuidado, ya que si bien los políticos de los Estados Unidos son bastante cómicos en su infantilismo, ignorantes y analfabetos, y aunque tienen un historial casi perfecto de vergonzosos fracasos, en las últimas décadas también han demostrado ser bastante capaces de ataques violentos,  (solo en Irak la invasión de los Estados Unidos provocó la muerte de más de un millón de civiles iraquíes) o de destruir incluso a un país muy próspero (como definitivamente lo era la Libia de Muammar Gaddafi).

A continuación, el Imperio probablemente devolverá el golpe.

Existe una pequeña posibilidad de que Abrams & Co. concluyan que la situación en Venezuela es un desastre total y que el Imperio no podrá sacar provecho a corto o mediano plazo. Esto es posible, sí, pero también muy poco probable.

regresó…

La verdad es que el Sr. MAGA y sus títeres neoconservadores han fracasado, al menos hasta ahora, en absolutamente todo lo han intentado. Y si enfrentarse a China, Rusia, Irán o incluso a Siria no es tarea fácil, Venezuela es, con mucho, el país más frágil en lo que podría llamarse los “países de la Resistencia”: Venezuela está lejos de sus aliados (excepto Cuba), está rodeado por países más o menos hostiles (especialmente Colombia), su economía está paralizada por las sanciones y el sabotaje de los Estados Unidos y sus fuerzas armadas están empequeñecidas por la inmensa potencia de fuego que el Imperio tiene disponible en la región. Agreguemos a ésto la mentalidad verdaderamente demoníaca de los neoconservadores como Abrams, y el futuro de Venezuela se ve sombrío.

La buena noticia es que los colombianos y el resto de los “amigos de Venezuela” del Grupo de Lima probablemente no tengan el poder militar para enfrentarse a Venezuela por sí mismos. La opción preferida para los EE. UU. sería utilizar a los colombianos, asi como el KLA se usó en Kosovo o cómo se usó al-Qaeda (y sus derivados) contra Siria: como botas en el suelo mientras que EE. UU. ofreció poderío aéreo, capacidades de guerra electrónica, inteligencia, etc. ataques con bombas y misiles, etc. EE. UU. también tiene capacidades navales inmensas que podrían usarse para ayudar (y, por supuesto, dirigir) cualquier operación militar contra Venezuela (recomiendo este análisis por mi amigo Nat South, quien describe con cierto detalle el capacidades y operaciones navales de Estados Unidos en la región).

Mi intuición es que este enfoque no funcionará. Como suele ser el caso, EE. UU. tiene todo tipo de capacidades impresionantes, a excepción de la principal: una fuerza militar capaz de proporcionar las botas en tierra (a diferencia de un agente no estadounidense). El problema para las fuerzas armadas de EE. UU. no sería tanto entrar, como quedarse dentro y hacer algo antes de partir, lo que EE. UU. denominaría una “estrategia de salida”. Y aquí, realmente no hay buenas opciones para los Estados Unidos.

Por lo tanto, es mucho más probable que los Estados Unidos utilicen el arma que realmente domina mejor que nadie en la tierra: la corrupción.

Hay mucho dinero, realmente mucho dinero, en torno a la crisis venezolana: no solo el dinero del petróleo, sino también el dinero de las drogas. Y hay muchas personas verdaderamente malvadas y corruptas involucradas en esta lucha que usarán esa arma de corrupción con un efecto devastador contra el gobierno electo constitucionalmente. Y, para empeorar las cosas, Venezuela ya está devastada por la corrupción. Sin embargo, hay bastantes factores que podrían evitar que Venezuela sea reconquistada por el Imperio.

Primero, si bien los neoconservadores de los Estados Unidos son demasiado arrogantes como para preocuparse por la opinión de cualquiera, excepto por la suya, y si bien las diversas agencias estadounidenses se comunican principalmente con los gobernantes inmensamente ricos de Colombia y el resto de América Latina, parece que una gran mayoría de los venezolanos apoyan al gobierno electo, además, los líderes de los Estados Unidos simplemente no entienden cuán odiados son los “yanquis” en América Latina (al menos entre las masas, no las elites vendidas) y cuán fantásticamente ofensivo es el nombramiento de un criminal como Elliott Abrams como enviado a Venezuela para la gran mayoría de la gente de este continente.

En segundo lugar, Hugo Chávez y Nicolás Maduro empoderaron, por primera vez, a las masas del pueblo venezolano, especialmente a aquellos que vivían en la pobreza extrema cuando Venezuela todavía era una colonia estadounidense. Estas personas no se hacen ilusiones sobre lo que un régimen de Guaido significaría para ellos. Y mientras que la mayoría de los partidarios de Chávez y Maduro no son influyentes o ricos, son muchos y probablemente lucharán para evitar una inversión completa de los logros de la revolución bolivariana.

Tercero, América Latina podría estar cambiando, al igual que lo hizo el Medio Oriente. ¿Recuerdas cómo, durante años, los israelíes podían atacar a sus vecinos con casi total impunidad y cuán mal se desempeñaron los ejércitos árabes? Eso cambió repentinamente cuando Hezbollah demostró a toda la región e incluso al mundo, que el “Eje de Amabilidad” (EE. UU., Israel, Reino de Arabia Saudita) podía ser derrotado con éxito, incluso por una resistencia comparativamente pequeña, sin fuerza aérea ni marítima y muy poco defensa. Como nunca dejo de repetir, las guerras no se ganan con la capacidad de fuego, sino con fuerza de voluntad. ¡Oh, claro!, la capcacidad de fuego ayuda, especialmente cuando se puede disparar desde lejos sin riesgo y la víctima no puede devolver el ataque, pero tan pronto como una gran capacidad de fuego se encuentra con una gran fuerza de voluntad, la primera falla rápidamente. Existe una posibilidad muy real de que Venezuela pueda hacer por América Latina lo que Ucrania hizo por Rusia: actuar como una “vacuna” sorprendentemente efectiva contra la propaganda anglosionista. Un líder indígena como Evo Morales, quien ha declarado su apoyo total y completo al gobierno electo de Maduro, es una inspiración para los pueblos de América Latina que se encuentran más allá de las fronteras de Bolivia. El embajador ruso en la ONU lo comprendió bien: ya hay otros líderes después de Maduro que los anglosionistas quieren eliminar y reemplazar por una marioneta flexible del tipo Guaido o Duque Márquez. Al final del día, este es un problema dialéctico típico: en cuanto más brutal y manifiesta sea la agresión estadounidense contra América Latina y en cuanto más exitosos sean los golpes e incluso las invasiones que organiza EE. UU., tanto más fuertes serán los sentimientos anti yankis que se generarán en la gente del continente. Piénselo de esta manera: EE. UU. ya ha alienado terminalmente al pueblo de China, Rusia e Irán, junto con la mayor parte del mundo árabe y musulmán, y gracias a esa alienación, los líderes de China, Rusia e Irán han disfrutado del apoyo de su gente en su lucha contra el imperio anglosionista. ¿No podría algo muy similar ya estar sucediendo en América Latina?

Conclusión: centrarse en la pregunta correcta

Para derrotar los planes del Imperio para Venezuela, es crucial que todos sigamos martillando una y otra vez: la elección no es entre Maduro o Guiado, la elección no es entre la pobreza de los chavistas y la prosperidad de los anglosionistas. Así es como los agentes del Imperio (ya sean pagados o simplemente estúpidos) quieren enmarcar las discusiones. El verdadero problema en juego aquí es el estado de derecho. El estado de derecho dentro de Venezuela, por supuesto, y el estado de derecho a nivel internacional.

A los estudiantes de derecho del primer año a menudo se les enseña que el propósito de la ley no es la “justicia” per se, sino proporcionar un mecanismo para resolver disputas. Ese mecanismo es, sin duda, muy imperfecto, pero las personas civilizadas lo consideran preferible a la alternativa. La alternativa, por cierto, es lo que sucede cada vez que se lanza una llamada “intervención humanitaria”: un desastre humanitario.

Sin embargo, este es el modus operandi típico de los neocons (y de todos los imperialistas, en realidad). Primero, elijen a un país para la desestabilización, luego usan el control de sus mercados financieros internacionales y el comercio para desencadenar una crisis económica; luego, envían sus espías y agentes de influencia para “promover la democracia” para fomentar protestas o, aún mejor, desórdenes violentos; luego envían algunos “francotiradores no identificados” si el gobierno legítimo no usa la suficiente violencia para sofocar las protestas, luego denuncian al líder que desean reemplazar como “monstruo” “animal” o incluso “nuevo Hitler” y amenazan con derrocarlo. Después de eso, declaran al Urbi et Orbi que es “altamente probable” que el “nuevo Hitler” masacre a su propia gente, agregan una que otra bandera falsa si es necesario, y luego declaran una “coalición de voluntarios” compuesta por “amigos” del país que desean ocupar y que tomarán medidas debido a la “ineficacia de las Naciones Unidas”, descartarán cualquier idea sobre el derecho internacional y solo hablarán de “orden basado en normas”. Echa un vistazo a cómo el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Lavrov, explica el significado de esta sustitución:

 

Cuando escuchas a los partidarios de Guaido, siempre los escucharás hablar sobre lo terrible que es Maduro, lo horrible que es la situación económica de Venezuela, lo corruptos que son los miembros del régimen, etc. etc. Esto es todo una cortina de humo. . Incluso la acusación de que Maduro se robó las últimas elecciones es solo otra cortina de humo. ¿Por qué? Porque incluso si Maduro se robara la elección, Guaidó no tenía derecho a declararse a sí mismo presidente, Trump no tenía derecho a reconocerlo como tal, y el Imperio no tenía ningúna razón para amenazar con una intervención militar o incluso una violación de las fronteras soberanas de Venezuela, con el ridículo pretexto de traer ayuda humanitaria y, al mismo tiempo, mantener al país bajo sanciones draconianas (y totalmente ilegales). La solución a una crisis provocada por una violación de la ley no puede ser un abandono total de los principios fundamentales de la ley, pero tal solución solo puede ser una restauración de la ley y el orden por medios legales. Algo obvio, pero muchos parecen olvidar esto, que vale la pena repetirlo. Y aquí, volveré a publicar un gráfico que realmente lo dice todo:

Las herramientas más poderosas en el arsenal del Imperio no son las fuerzas nucleares o sus fuerzas armadas infladas, aunque en general bastante ineficaces. La herramienta más poderosa en el arsenal del Imperio es su capacidad para enmarcar la discusión, para establecer en qué enfocarla y cómo confundirla. El legado corporativo del Imperio de los Ziomedios de comunicación incluso dicta qué palabras deben o no deben usarse en una discusión (ejemplo: nunca se habla de “agresión ilegal”, sino de “intervención humanitaria”).

Por eso debemos hablar de “soberanía verdadera“, de “derecho internacional“, de “procedimientos constitucionales” y de “agresión” y “amenaza de agresión” como crímenes de guerra. Debemos seguir exigiendo que los gobiernos y los medios de comunicación mantengan los principios fundamentales básicos de las sociedades civilizadas (como el principio de “inocente hasta que se demuestre su culpabilidad”). Necesitamos negar a los gobernantes del Imperio el derecho a declarar que tienen el derecho de ignorar completamente los principios más sagrados del orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial. Debemos seguir insistiendo en que un orden internacional justo sólo puede ser multipolar; que un solo Hegemón mundial nunca puede hacer justicia y que no habrá paz si no hay justicia. Finalmente, debemos exigir sin cesar que cada país y cada nación vivan de acuerdo con sus propias tradiciones y creencias y rechazar la idea de que un modelo político único debe, o incluso puede, aplicarse universalmente.

Estos son todos los principios que los Neocons odian y que les encantaría agrupar en un solo concepto que abarque todo, como el “crimen de pensamiento” de George Orwell. En su mayoría, a los neoconservadores les gusta usar el “antisemita” para rechazar estos principios, y cuando eso falla, el “terrorista” siempre está disponible para su uso. No les permitamos hacer esto: cada vez que prueben ese truco, denunciemos de inmediato lo que ocurre y continuemos enfocándonos en lo que realmente importa. Si podemos obligar a los neoconservadores a lidiar con estos problemas, ganamos. Es así de simple.

Es imposible para mí adivinar cómo se resolverá este conflicto. ¿Será suficiente la descarada arrogancia de “los yanquis” para despertar seriamente a los venezolanos y al resto de América Latina? Tal vez. Mi esperanza y mi intuición dicen que puede ser.

El Saker, 1 marzo 2019

Fuente original

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: