¿Qué precio tendrá que pagar la humanidad por el colapso del Imperio?

afgsf copy.jpg

Actualmente estamos viviendo los días más peligrosos en la historia de la humanidad. ¿Crees que esto es hipérbole?

Piensa otra vez.

Estamos arriesgando un Armagedón nuclear

Lo primero es darse cuenta de que esto no es, repito, no sobre Siria o las armas químicas, no en Salsbury, no en Douma. Ese tipo de tonterías son sólo “bazofias mentales” para deficientes mentales, cegados políticos u de otra manera zombificados drones ideológicos que, desde el Maine hasta el Golfo de Tonkin, hasta el bombardeo Gladio de la OTAN de la estación de tren de Bolonia, hasta el mejor y más grande de todos ellos –el 11 de septiembre por supuesto-, simplemente creerán cualquier cosa que “su” (como ellos creen) lado les diga. La verdad es que los anglosionistas son los principales proliferadores de armas químicas en la Historia (¡y también los principales asesinos de árabes y musulmanes!). Entonces sus lágrimas de cocodrilo son sólo eso: lágrimas de cocodrilo, incluso si su máquina de propaganda dice lo contrario.

¿Alguien cree seriamente que Trump, May, Macron o Netanyahu estarían dispuestos a arriesgar una guerra termonuclear apocalíptica que podría matar a varios cientos de millones de personas en unas pocas horas, porque Assad ha usado armas químicas sobre decenas, cientos o incluso miles de civiles sirios inocentes? (asumiendo, sólo en beneficio del argumento, que esta acusación tiene fundamento)? ¿Desde cuando los anglosionistas se preocupan por los árabes? ¡Esto no tiene absolutamente ningún sentido!

Para aquellos que dirían que hablar de “varios cientos de millones de personas” muertas es hipérbole, recomendaría consultar los planes occidentales del pasado para “resolver el problema ruso”, que incluyen:

  • Plan Totalidad (1945): se asignaron 20 ciudades soviéticas para su destrucción en un primer ataque: Moscú, Gorki, Kuybyshev, Sverdlovsk, Novosibirsk, Omsk, Saratov, Kazán, Leningrado, Bakú, Tashkent, Chelyabinsk, Nizhny Tagil, Magnitogorsk, Molotov, Tbilisi, Stalinsk, Grozny, Irkutsk y Yaroslavl.
  • Operación Impensable (1945) asumió un ataque sorpresa de hasta 47 divisiones británicas y estadounidenses en el área de Dresde, en el medio de las líneas soviéticas. Esto representaba casi la mitad de aproximadamente 100 divisiones (aproximadamente 2,5 millones de hombres) disponibles para los cuarteles generales británico, estadounidense y canadiense en ese momento. (…) La mayoría de las operaciones ofensivas habrían sido realizadas por las fuerzas estadounidenses y británicas, así como por las fuerzas polacas y hasta 100.000 soldados alemanes de la Wehrmacht.
  • Operación Dropshot (1949): incluyó perfiles de misiones que habrían utilizado 300 bombas nucleares y 29.000 bombas de alto poder explosivo en 200 objetivos en 100 ciudades y pueblos para eliminar el 85% del potencial industrial de la Unión Soviética de un solo golpe. Entre 75 y 100 de las 300 armas nucleares fueron destinadas a destruir aviones de combate soviéticos en tierra.

Artículos como éste, éste y éste también son buenos indicadores (todas estas son estimaciones, por supuesto, nadie lo sabe con certeza, lo único que importa es un orden aproximado de magnitud).

Por cierto, no estoy sugiriendo que en este momento los anglosionistas quieran deliberadamente iniciar una guerra termonuclear con Rusia. Lo que estoy sugiriendo es que hay una asimetría muy simple y básica entre las fuerzas rusas y anglo-sionistas en el Medio Oriente que podría llevar a tal resultado, independientemente de las intenciones originales. Aquí es:

 

¿Cómo nos arriesgamos a un Armagedón nuclear?

Paso uno: los anglosionistas golpean a Siria lo suficientemente fuerte como para obligar a los rusos a tomar represalias.
Paso dos: ahora indignados por la respuesta rusa, los anglosionistas toman represalias contra las fuerzas rusas en Siria.

En este punto es crucial recordar que mientras los rusos tienen mejores equipos y mucho mejores soldados que sus oponentes “occidentales” (los ejemplos de Alexander Prokhorenko o Roman Filipov le dirán todo lo que necesita saber sobre cómo luchan los rusos en Siria, especialmente en comparación con el tipo de personal desplegado por los EEUU y la OTAN), el CENTCOM+OTAN+Israel+Reino de Arabia Saudita tienen una inmensa ventaja numérica. No importa cuán efectivas sean las defensas aéreas rusas o la (diminuta) fuerza de aviones de superioridad aérea cuando simplemente pueden ser abrumadas por los números. Todo lo que el Imperio necesita hacer es, primero disparar una gran cantidad de viejos misiles de crucero Tomahawk, dejar que los rusos usen sus almacenes de misiles de defensa aérea y luego seguir con sus armas más avanzadas. La verdad es que si el Imperio quisiera, incluso podría establecer una zona de exclusión aérea sobre Siria y aniquilar por completo a la fuerza de tareas rusa. Claro, habría pérdidas en ambos lados, los rusos lucharían heroicamente, pero perderían. A menos que, por supuesto, reciban ayuda de la Patria, específicamente en forma de ataques con misiles de crucero desde la Flota del Mar Negro, la Flotilla del Caspio, aviones estacionados en el sur de Rusia (Crimea) o incluso en Irán. Rusia también ataca con misiles terrestres y marítimos. Entonces, Rusia tiene la capacidad de atacar a numerosos lucrativos (y más o menos indefensos) objetivos estadounidenses y de la “coalición” en todo el Medio Oriente. Pero, ¿cuáles serían las consecuencias de eso?

Paso tres: los ataques rusos contra los objetivos de CENTCOM obligarían al imperio a responder y atacar a los barcos de la Armada rusa y, lo que es peor, a las instalaciones militares en Rusia propiamente dicha.
Paso cuatro: los ataques de EEUU/OTAN en territorio ruso inevitablemente desencadenarían una respuesta rusa sobre los propios EEUU.

Esa respuesta sería inicialmente convencional, pero como las pérdidas en ambos lados aumentarían, el uso de armas nucleares sería casi inevitable.

Sí, en teoría, en cualquier momento durante este ciclo de escalamiento, ambos lados podrían decidir reducir la escala. En teoría. Pero en el mundo real, no veo que eso ocurra ni he visto ningún modelo que pudiera explicar de manera convincente cómo podría ocurrir tal desaceleración (especialmente con el tipo de excepcionalmente baja calidad de individuos narcisistas y psicópatas al mando en los EEUU -piense en Trump o Bolton aquí- y en todas sus pseudo-patrióticas tonterías tales como “somos los mejores y más grandes”.

No estoy prediciendo que esto es lo que realmente sucederá, pero estoy diciendo que este es el riesgo que el imperio anglosionista está dispuesto a tomar para lograr… ¿qué exactamente? ¿Qué vale la pena correr ese riesgo?

Creo que el Ministro de Defensa del Reino Unido lo expresó mejor: los anglosionistas quieren que Rusia “se vaya y se calle”.

 

Por qué estamos arriesgando un Armagedón nuclear (¡vete y cállate!)

“Vete y cállate” ha sido el sueño de todos los líderes occidentales desde al menos un milenio (intercalados y fortalecidos por intentos regulares -y fallidos- de conquistar y/o convertir a los rusos). Solo piense qué frustrante ha sido para una civilización que ha establecido colonias en todo el mundo, incluso en las regiones más lejanas de nuestro planeta, tener a esta nación inconquistable al lado que no solo se niega a someterse, sino que regularmente los derrota en el campo de batalla, incluso cuando todos unieron fuerzas lideradas por sus “mejores y más brillantes” líderes (Napoleón, Hitler y … ¿Trump?). Imagínense cómo una civilización centrada en, y dirigida por, banqueros se volvería loca al darse cuenta de que las inmensas riquezas estaban literalmente “justo al lado”, pero que aquellos que vivían en esa tierra, ¡se negarían, por alguna razón insondable, a dejar que las exploten! La existencia misma de una “Rusia rusa” es una afrenta a todos los valores occidentales reales (en oposición a los oficiales) y eso simplemente no es algo que los líderes del imperio estén dispuestos a tolerar. De ahí Siria, de ahí la Ucrania, de ahí todas las acusaciones tontas de “novichok” cum ataques de trigo sarraceno. Estas son todas expresiones de la misma política

  1. Pintar a Rusia como una especie de Mordor y crear otra “gran coalición” contra ella.
  2. Forzar a Rusia a someterse a la hegemonía anglosionista.
  3. Derrotra a Rusia política, económica o militarmente.

Estos son los objetivos por los que vale la pena arriesgarlo todo, especialmente cuando su propio imperio está colapsando y el tiempo no está de su lado. Lo que estamos presenciando desde al menos 2015 es otra cruzada occidental contra Rusia, una especie de guerra santa emprendida en nombre de todo lo que Occidente considera sagrado (dinero, poder, dominación hegemónica del mundo, secularismo, etc.) contra todo lo que aborrece (soberanía, independencia, espiritualidad, tradiciones).

La simple verdad es esta: si no fuera por las capacidades militares rusas, Occidente habría borrado a Rusia “del mapa” hace mucho tiempo, y la habría reemplazado con algo así como una serie de “mini-Polonias” gobernadas por una élite liberal compradora justamente  como la actualmente a cargo de la UE. El grito desesperado “vete y cállate” es precisamente la expresión de tener este “sueño occidental” frustrado por el poder de las fuerzas armadas rusas y la unidad del pueblo ruso detrás de su actual líder. Pero incluso la existencia ciertamente frustrante de Rusia no es razón suficiente para arriesgarlo todo; hay mucho más en juego aquí.

 

Rusia como la punta de un iceberg mucho más grande

Debido a factores geográficos, históricos, culturales, religiosos y militares, Rusia es hoy el líder objetivo de la resistencia mundial al Imperio, al menos en términos morales, psicológicos y políticos. Pero eso no significa que ella sea “anti-USA”, para nada. Por un lado, Rusia no desarrolla ni controla la resistencia mundial al Imperio. De hecho, para un análisis superficial, Rusia a menudo se ve bastante sola en su postura (como lo demuestra el reciente comportamiento chino en el Consejo de Seguridad de la ONU). La verdad es que otros países que quieren el fin de la hegemonía anglosajona no tienen ningún incentivo para unirse a Rusia en la “lista de mierda” de los EEUU y exponerse a la ira del hegemón, especialmente cuando Rusia parece estar más que dispuesta soportar el peso del odio del Imperio. Además, como todos los países grandes y poderosos, Rusia carece de verdaderos amigos y la mayoría de los países están más que felices de exigir que Rusia solucione todos sus problemas (como lo demuestra el flujo constante de acusaciones de que Rusia no ha hecho lo suficiente en esta o aquella parte del planeta). Y, sin embargo, todos estos países no están exactamente haciendo cola para mostrar su solidaridad con Rusia cuando ella la necesita. Entonces, cuando digo que Rusia lidera la resistencia, no estoy sugiriendo que ella haga eso de la manera en que Estados Unidos maneja la OTAN o alguna “coalición de los dispuestos”. Rusia simplemente lidera por el hecho de que ella no “se va” o, aún más, no se “calla”.

Rusia es el único país del planeta, con la posible excepción de Irán, que se atreve abiertamente y sin complejos a denunciar la hipocresía del imperio y que está dispuesto a respaldar sus palabras con el poder militar si es necesario. La RPDC es un caso único y local. En cuanto a los diversos países y movimientos bolivarianos en América Latina, actualmente están siendo derrotados por el Imperio. En teoría, el mundo musulmán tiene definitivamente el potencial de desempeñar un papel más importante en la resistencia al Imperio, pero el virus Wahabi inyectado en el mundo musulmán por los EEUU+Reino de Arabia Saudita+Israel ha impedido, al menos hasta el momento, la aparición de un modelo exitoso y verdaderamente islámico además del de la República Islámica de Irán (de ahí la demonización de esta última por parte de los anglosionistas).

Y todavía…

El Imperio está en proceso de perder todo el Medio Oriente. No tanto por algunas brillantes y maquiavélicas políticas rusas o iraníes, sino más bien como cortesía de sus propias políticas infinitamente arrogantes, estúpidas y contraproducentes. El derrocamiento de Saddam Hussein probablemente pasará a la historia como una de las decisiones políticas más tontas de la historia (Bolton también estuvo detrás de esa, por cierto). Esa fue una catástrofe completamente autoinfligida. Como fue la invasión, casi igualmente desastrosa, de Afganistán. Otro desastre autoinfligido para los anglosionistas fue su apoyo al golpe liderado por Estados Unidos/UE en Ucrania, que no sólo resultó en una calamidad que los europeos tendrán que pagar durante muchas décadas por venir (piense en eso como una gran Somalia a la puerta de la UE) sino que también hizo un trabajo increíble al unir al pueblo ruso detrás de sus líderes y redujo los sentimientos pro-occidentales en la opinión pública rusa a algo en el rango de 2-5 por ciento como máximo. “Conseguir” a Ucrania seguro no habría valido la pena a cambio de “perder” a Rusia.

Luego está China, que Estados Unidos ha manejado muy mal desde la así llamada Tercera Crisis del Estrecho de Taiwan en 1996, cuando Clinton amenazó militarmente a China (ver detalles aquí) y con quien Trump ahora ha lanzado una guerra comercial con MAGA (“Make America Great Again”) (¡buena suerte con ese!).

Por el contrario, toda la “acción” real se centra ahora en torno al proyecto OBOR (One Belt One Road Initiative) en el que China y Rusia desempeñan un papel principal y en el que la anglósfera no desempeñará ningún papel. Agregue el Petro-Yuan a la ecuación y tendrá la aparición de un nuevo modelo de Eurasia que amenaza con hacer que todo el Imperio simplemente sea irrelevante.

Y luego está Turquía (segundo estado miembro más poderoso de la OTAN). Y Pakistán para esa cuestión. O Afganistán. O Irak. O Yemen. En todas partes, el Imperio está en retirada total, dejando solo el caos atrás.

La verdad es que Rusia nunca sería una amenaza creíble para la hegemonía anglosionista si no fuera por los innumerables desastres autoinfligidos que el imperio ha estado absorbiendo año tras año tras año. En realidad, Rusia no es una amenaza para nadie en absoluto. E incluso China no sería una amenaza para el imperio si este último no fuera tan arrogante, tan fanfarrón, tan ignorante, imprudente e incompetente en sus acciones. Justamente permítanme dar un ejemplo simple, pero claro: Estados Unidos no tiene nada remotamente parecido a una política exterior coherente, ni siquiera tiene un ministerio de asuntos exteriores. El Departamento de Estado no se ocupa de la diplomacia simplemente porque los líderes estadounidenses no creen en la diplomacia como un concepto. Todo lo que DoS hace es emitir amenazas, sanciones, ultimátums, hacer demandas, entregar tarjetas de puntuación (¡sobre los derechos humanos y cosas por el estilo, de todas las cosas!) Y explicarle al público por qué los EEUU casi siempre están en guerra con alguien. Eso no es “diplomacia” y gente como Nikki Haley no son diplomáticos. De hecho, EEUU no tiene ningún interés por el derecho internacional, de ahí la autodenominada Nikki Haley declarando abiertamente en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU que Estados Unidos está dispuesto a ignorar las decisiones del CS y actuar en completa violación de la Carta de la ONU. En pocas palabras: los matones no necesitan diplomacia alguna. Ellos no entienden el concepto.

Al igual que sus maestros y mentores israelíes, los estadounidenses se han convencido a sí mismos de que todo lo que necesitan para tener éxito en la escena internacional es tanto amenazar con el uso de la fuerza, como usar la fuerza realmente. Lo cual funciona muy bien (o eso parece) en Gaza o Granada, pero cuando se trata de China, Rusia o Irán, este enfoque monomaníaco muestra rápidamente sus limitaciones, especialmente cuando tu fuerza se limita a disparar misiles desde lejos o asesinar civiles (ni EEUU ni Israel, ni tampoco, para el caso, el Reino de Arabia Saudita, tienen una capacidad creíble de “botas en el suelo”, de ahí su dependencia de los proxies).

El Imperio está fallando, rápido, y para toda la discusión sobre “Animal Assad” o “Rocket Man” que necesitan el castigo anglosionista, lo que está en juego es la supervivencia de la hegemonía impuesta sobre la humanidad al final de la Segunda Guerra Mundial y, nuevamente, en el fin de la Guerra Fría, y el futuro de nuestro planeta. No puede haber un hegemón mundial y un orden mundial multipolar regulado por el derecho internacional. Es una situación antagónica. Y en ese sentido, esto es mucho más grande que Siria o incluso Rusia.

 

¿De Douma a Donetsk?

Todavía hay una posibilidad de que los anglosionistas decidan atacar Siria simbólicamente, como lo hicieron el año pasado después de la falsa bandera de Khan Sheikhoun (Trump ahora probablemente se ha twiteado en un rincón que hace que algún tipo de ataque sea casi inevitable). Sin embargo, si eso ocurriera, no deberíamos celebrarlo demasiado pronto, ya que este será sólo un cambio de rumbo menor, la Cruzada del siglo XXI contra Rusia continuará, muy probablemente en la forma de un ataque ukronazi contra el Donbass.

Recordatorio rápido: el propósito de tal ataque no será reconquistar y luego limpiar étnicamente el Donbass, sino forzar a la Federación Rusa a evitar tal resultado interviniendo abiertamente. Tal intervención rusa, por supuesto, detendrá rápidamente la guerra y aplastará a las fuerzas ukronazis, pero en ese punto las tensiones en Europa se irán a las nubes, lo que significa que la OTAN (¡finalmente!) encontrará una misión a medias creíble, los alemanes tendrán que darse por vencidos en North Stream II, Polonia y los estados del Báltico ganarán dinero convirtiéndose en la versión de Europa Oriental de Okinawa y las potencias anglo (EEUU/Reino Unido) restablecerán firmemente el control sobre la UE, no obstante el Brexit. Además, Rusia se convertirá en el objetivo de una guerra económica total, incluyendo un bloqueo energético (los EEUU estarán más que felices de imponer su sobreprecio a los europeos), una desconexión de SWIFT, una incautación de activos rusos, una prohibición de operaciones financieras de Rusia en la UE, etc. Eso podría ser riesgoso, por supuesto, especialmente con una guerra comercial con China que también está teniendo lugar, pero éstas son solamente opciones. Lo que es seguro es que mientras Putin o alguien como él permanezca en el poder en Rusia, el Congreso seguirá aplicando contra Rusia sanciones tras sanciones tras sanciones. De hecho, durante la mayor parte de su historia, incluso antes de la Revolución, Rusia estaba bajo un tipo u otro de sanciones occidentales. No hay absolutamente nada nuevo aquí y, como me gustaría recordarle a la gente en estos días, el mejor predictor del comportamiento futuro es el comportamiento anterior, especialmente con los regímenes y líderes maníacos.

Además, como ya he mencionado en el pasado y a diferencia del enfrentamiento actual en Siria, una guerra en Ucrania es una apuesta muy segura para el imperio. Primero, cuando el objetivo es la derrota de “tu” lado, casi cualquier aventura militar es bastante segura. En segundo lugar, una vez que los rusos estén en Nueva Rusia, la “poseerán”, lo que significa que tendrán que cargar con la enorme carga financiera de reconstruirla. En tercer lugar, esa presencia rusa consolidaría e incluso impulsaría a los nacionalistas ukie que, por cierto, tendrán una oportunidad de oro para culpar a los rusos por todo lo que hicieron mal en los últimos 4 años. En cuarto lugar, cualquier operación de ese tipo conllevará el asesinato de un montón de los peores y más rabiosos ukronazis, y eso eliminará un problema potencial para los tipos estilo Poroshenko, con los que Estados Unidos prefiere mucho más tratar. Finalmente, como dije, esto le dará a la OTAN una misión sagrada para “defender a Europa contra un revanchista estado canalla ruso” aplastando así cualquier esperanza europea incluso de un modesto grado de independencia de la anglósfera. ¿Y el peor de los casos? (para los anglosionistas) El peor caso sería si los nuevorrusos pueden detener el ataque ukronazi sin una abierta intervención rusa. Pero incluso si eso sucede e incluso si los nuevorrusos lanzan una especie de contra-ofensiva liberando Mariupol o Slaviansk, estas son pérdidas irrelevantes desde el punto de vista del imperio que ve a rusos y ucranianos como carne de cañón. Así como el imperio quiere que los árabes y los musulmanes se maten entre sí en nombre de Israel en Oriente Medio, el imperio no quiere otra cosa que ver a los ucranianos y rusos matarse entre sí en cantidades máximas y durante el mayor tiempo posible.

[Nota al margen: algunos podrían sugerir aquí que los nuevorrusos no sólo podrían derrotar a las fuerzas ukronazis sino también liberar al resto de Ucrania, incluida Kiev. Encuentro eso extremadamente improbable. He aquí por qué: primero, no obstante todas las tonterías patrioteras, hay razones muy buenas y objetivas por las que los nuevorrusos no pudieron liberar a Mariupol la primera vez (para la fuerza nuevorrusa había un riesgo mayor de envolvimiento ucraniano) o por las que tardaron tanto tiempo para retomar el control del aeropuerto de Donetsk: durante la mayor parte de su existencia, las fuerzas de Nueva Rusia se componían de una mezcla de diferentes tipos de unidades que, a pesar de su valor personal, simplemente no eran capaces de ofensivas de nivel operacional. Se limitaron a compromisos de nivel táctico que, incluso cuando tienen éxito, no necesariamente conducen a desarrollos a nivel operacional. Parece que se han producido cambios importantes en la estructura de mando de las fuerzas de Nueva Rusia. La liberación del aeropuerto de Donetsk y, aún más, del “caldero” de Debaltsevo, fueron esfuerzos conjuntos DNR-LNR (Donétskaya Naródnaya Respúblika-Lugánskaya Naródnaya Respúblika; República Popular de Donetsk-República Popular de Lugansk. Nota del Traductor), pero incluso si, como sospecho, los nuevorrusos ahora son capaces de contraofensivas de nivel operacional, esto aún no es lo que se necesitaría para liberar Kiev. Además, como comentó un oficial nuevorruso, “cuanto más avanzamos hacia el oeste, menos nos vemos como libertadores y más como ocupantes”. Por último, pero no por ello menos importante, Rusia no permitirá que los novorrusos liberen la mayor parte de Ucrania, incluso si pudieran hacerlo, porque entonces Rusia tendría que pagar los enormes costos de tratar de arreglar esta enorme “Somalia europea”, y eso es una tarea que va mucho más allá de sus actuales medios. Para todas las alucinaciones de Europa del Este sobre alguna invasión rusa, Rusia no tiene ni el deseo ni los medios para invadir a nadie. La dolorosa realidad es la siguiente: los ucranianos pagarán un alto precio por sus delirios rusofóbicos y la mayor parte de la cuenta para arreglar ese desastre tendrá que ser pagado por el resto de Europa. Crearon esa pesadilla, déjenlos arreglarla ahora.]

 

Conclusión: de vuelta a Siria

Nada de lo anterior debe distraernos de lo que es, con mucho, el mayor peligro que enfrentamos actualmente: los riesgos de una guerra entre Rusia y Estados Unidos en Siria. De hecho, esta realidad parece estar lentamente emergiendo incluso para el más obtuso de los medios de la prensa prostituta, que ahora están preocupados por un efecto de derrame. No, no en Europa o EEUU sino en Israel, por supuesto. Aún así, es algo bueno el hecho de que haya personas que entienden que Israel podría no sobrevivir a un enfrentamiento de superpotencias en la puerta de su casa. ¿Tal vez el lobby de Israel en EEUU, al menos la parte que se preocupa por Israel (muchos/la mayoría sólo lo pretenden), sea más expresiva que todos los silenciosos anglos shabbos-goyim (los que nos son judío-sionistas pero están bajo la conducción de los judío-sionistas. Nota del Traductor) que no parecen ser capaces de reunir incluso una cantidad mínima de instinto de autoconservación? Bibi Netanyahu sintió la necesidad de llamar a Putin después de que el embajador israelí en Rusia fuera advertido por parte de funcionarios rusos tras el ataque aéreo israelí (ciertamente bastante cojo) a la base de la fuerza aérea siria T-4. No hay mucha esperanza, lo admito…

Ya no se trata de buenos chicos contra malos. Se trata de lo sano contra lo loco. Creo que podemos ubicar con seguridad a Trump, Bolton, Haley y el resto de ellos en el campo “delirantes terminales”. Pero, ¿qué hay de los principales generales estadounidenses? Le pregunté a dos amigos bien informados, y ambos me dijeron que probablemente no haya nadie por encima del rango de coronel con suficiente coraje para objetar la locura del neocon, incluso si eso significa la Tercera Guerra Mundial. Nuevamente, aquí no hay mucha esperanza tampoco…

Hay una sura (Al-Anfal 8:30) del Corán que el Jeque Imran Hosein menciona a menudo y que quiero citar aquí: Y [recuerden, Oh Muhammad], cuando los que no creyeron conspiraron contra ustedes para inmovilizarlos, o asesinarlos, o desalojarlos [de Makkah]. Pero ellos hacen planes, y Alá hace planes. Y Alá es el mejor de los planificadores. Y dado que estamos hablando de Siria, donde Irán y Hezbolá son objetivos tanto (o más) que los rusos, también es apropiado citar un lema chií muy popular que llama a recordar que la batalla contra la opresión debe combatirse incesantemente y en todas partes : “Cada día es Ashura y cada tierra es Karbala”. Y, por supuesto, están las palabras de Cristo mismo: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”. ( Mateo 10:28).

Tales referencias religiosas, sin duda, irritarán a los muchos occidentales “iluminados” para quienes ese lenguaje apesta a oscurantismo, fanatismo e intolerancia. Pero en Rusia o Medio Oriente, tales referencias son en gran medida parte del ethos nacional o religioso. Para ilustrar mi punto, quiero citar el “Discurso de la victoria divina” de Sayyed Hassan Nasralá, pronunciado en 2006 tras la victoria aplastante de una relativamente pequeña fuerza de Hezbolá sobre el poder combinado de las fuerzas terrestres, aéreas y navales israelíes:

Hoy estamos celebrando una gran estratégica, histórica y divina victoria. ¿Cómo puede la mente humana imaginarse que unos pocos miles de sus hijos de la resistencia libanesa -si yo quisiera, les daría el número exacto- resistirían durante 23 días en una tierra expuesta a los cielos contra la fuerza aérea más fuerte en el Medio Oriente, que tenía un puente aéreo que transportaba bombas inteligentes desde Estados Unidos, a través de Gran Bretaña, a Israel; contra 40,000 oficiales y soldados -cuatro brigadas de fuerzas de élite, tres divisiones del ejército de reserva; contra el tanque más fuerte del mundo; y contra el ejército más fuerte de la región? ¿Cómo podrían sólo unos pocos miles de personas resistir y luchar en condiciones tan duras, y [cómo podría] su lucha forzar a los buques de guerra naval a salir de nuestras aguas territoriales? Por cierto, el ejército y la resistencia son capaces de proteger las aguas territoriales de ser profanadas por cualquier sionista. [Aplausos] [¿Y cómo podrían sus combates] también llevar a la destrucción de los tanques Merkava, que son un objeto de orgullo para la industria israelí; dañar helicópteros israelíes día y noche; y convertir a las brigadas de élite -no exagero, y puedes mirar y leer los medios israelíes- en ratas asustadas por tus hijos? [¿Cómo sucedió esto] mientras los árabes y el mundo te abandonaban y a la luz de la división política (la solidaridad humana fue profunda sin embargo)? ¿Cómo podría este grupo de mujaidines derrotar a este ejército sin el apoyo y la ayuda de Dios Todopoderoso? Esta experiencia de resistencia, que debe transmitirse al mundo, depende -en el nivel moral y espiritual- de la fe, la certeza, la confianza en Dios y la disposición a hacer sacrificios. También depende de la razón, la planificación, la organización, el armamento y, como se dice, de tomar todos los procedimientos de protección posibles. No somos una desorganizada y sofística resistencia, ni una resistencia arrojada al suelo que no vea ante ella nada más que tierra, ni una resistencia del caos. La piadosa, dependiente de Dios, amorosa e informada resistencia es también la consciente, sabia, entrenada y equipada resistencia, que tiene planes. Este es el secreto de la victoria que celebramos hoy, hermanos y hermanas.

Estas palabras también podrían usarse para describir a la fuerza de tareas rusa relativamente pequeña en Siria. De hecho, existen numerosos paralelismos que podrían hacerse entre el papel y la posición de Hezbolá en Medio Oriente y el papel y la posición de Rusia en el mundo. Y si bien ambos están bien entrenados, bien armados y bien conducidos, es su poder espiritual el que decidirá el resultado de las guerras libradas contra ellos por la Hegemonía. Los secularistas anglosionistas nunca entenderán eso -simplemente no pueden- y eso traerá su inevitable caída. La única pregunta es el precio que la humanidad tendrá que pagar para que ese último imperio finalmente muerda el polvo.

 

The Saker, 13 abril 2018

 

Articulo original: The Vineyard of The Saker y The Unz Review

 

Traducción: Comunidad Saker Latinoamérica

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: