Encierros, vacunas y corrupción endémica en la democracia moderna- por Andrew Anglin

Lee Fang, de The Intercept, nos ha dado nueva información sobre Pfizer, la empresa farmacéutica que ha diseñado una de las vacunas mortales contra el coronavirus. Ha conseguido documentos internos, que estaban destinados a los inversores.

Actualmente, Pfizer afirma que se necesitan dos inyecciones de la “vacuna” para que funcione. Sin embargo, Fang ha revelado que la empresa está presionando para que se aplique una tercera inyección, incluso antes de empezar con los “refuerzos” anuales.

Fang consiguió un video de los ejecutivos hablando en Zoom, con el ejecutivo de Pfizer Frank D’Amelio hablando de todo el dinero que van a hacer con estas inyecciones a medida que el engaño del coronavirus pase de ser “pandémico a endémico”.

Esto debería ser una noticia mundial de última hora, que esta empresa de vacunas está tratando de inyectar a la gente con tantas vacunas como sea posible.

 

Corrupción endémica en la industria de las vacunas

El hecho de que estas empresas estén ganando cantidades tan enormes de dinero con estas vacunas debería poner en tela de juicio un conflicto de intereses entre la clase médica, que está tan financiada por estas empresas. Al margen de cualquier pregunta sobre lo que es la vacuna, lo que es el virus, y cualquier otra cosa de la que podamos hablar, esto es simplemente corrupción en acción.

Pfizer tiene sus informes anuales de “donaciones benéficas” disponibles en su sitio web, y la lista incluye cientos de organizaciones diferentes, todas las cuales apoyan agresivamente el programa de vacunas.

Me tomé el tiempo de hojear el informe U.S. Medical, Scientific, Patient and Civic Organizations Funding Report del primer trimestre de 2020 (la mitad del año), y tiene 37 páginas. Aquí hay sólo un ejemplo, la primera página:

Nótese que éste es sólo un tipo de soborno. Hay otras categorías de “financiación” de diversas instituciones privadas.

Esta será la situación no sólo con Pfizer, sino con cualquiera de las grandes entidades farmacéuticas: se aseguran de enviar dinero a todo el mundo, para que todos tengan una buena opinión de ellos. El gobierno considera este soborno como “obra de caridad”.

Más allá de que el establishment médico esté alimentado por las grandes farmacéuticas, los gobiernos que intentan imponernos estas inyecciones, alegando que somos inmorales si no las tomamos, también están fuertemente financiados por estas empresas.

Según OpenSecrets, un sitio que rastrea las donaciones políticas y los grupos de presión, Pfizer fue el número 25 en los Estados Unidos en el cabildeo del gobierno en 2020. Hicieron millones en contribuciones directamente giradas a los candidatos, siendo Joe Biden el receptor número uno.

AstraZenecaModerna and Johnson & Johnson también hicieron grandes contribuciones tanto a los demócratas como a los republicanos, y todos ellos tuvieron a Joe Biden como principal receptor.

¿Cómo se puede tener fe en que el gobierno tomará decisiones imparciales con respecto a estas vacunas, cuando sus fabricantes los están sobornando con millones de dólares?

Esta cuestión del dinero de las empresas es algo de lo que la vieja izquierda solía hablar mucho, y es realmente y verdaderamente una cuestión clave, y un tema principal para entender cómo funciona nuestra sociedad.Todas las instituciones del mundo occidental están presionando por la vacuna. Tanto los demócratas como los republicanos están presionando por la vacuna.

 

La democracia significa “gobierno por intereses especiales”

“El dinero en la política” es algo de lo que hemos hablado mucho con los grupos israelíes que financian a los políticos. Es lo mismo. Cuando Ilhan Omar dijo que el AIPAC financiaba a los políticos para que apoyaran a Israel, la defensa de los medios fue “el AIPAC no da dinero directamente a los candidatos.” Obviamente, esto es una farsa rotunda. Lo que hace el AIPAC es organizar las conexiones entre los políticos y los donantes judíos.

OpenSecrets  escribió un informe tras los comentarios de Ilhan Omar y la controversia que siguió, documentando los grupos israelíes que sí financian a los candidatos. Publicaron un gráfico de los mayores receptores de dinero israelí. Ciertamente pone en perspectiva la aparentemente extraña lealtad de Ted Cruz hacia Israel y los judíos, ¿no es así?

De lo contrario, te preguntarás “¿qué demonios le importan los judíos a este canadiense-cubano? Cuál es exactamente la relación, que él es tan acérrimo en el apoyo a este pueblo y estado extranjero?”

En 2014, Cruz tenía previsto hablar ante un grupo de cristianos de Oriente Medio. El grupo lo abucheó cuando mencionó a Israel, probablemente porque muchos de ellos han tenido amigos y familiares muertos, y sus casas han sido destruidas por bombas israelíes. Cruz se retiró del escenario, diciendo que nunca tolerará a nadie que no apoye a Israel.

Esto debería ser un dilema. ¿Por qué un supuesto cristiano se pondría del lado de un gobierno extranjero virulentamente anticristiano que ha participado en la matanza de cristianos durante décadas? ¿Por qué iba a estar vinculado a los judíos, que han perseguido a los cristianos desde que asesinaron al fundador de nuestra fe, nuestro mismo Señor y Salvador, hace 2000 años?

Resulta que la respuesta es la más sencilla imaginable: porque le pagan para que les apoye.

La gente se escandalizó recientemente cuando el gobernador de Texas, Greg Abbott, denunció el sitio web Gab, y grabó un vídeo mientras estaba sentado frente a una bandera israelí.

Resulta asombroso ver a un político estadounidense de alto nivel sentado frente a una bandera extranjera y denunciando a sus propios compatriotas en nombre de este país extranjero.

Pues bien, el mismo Intercept que esta semana ha publicado los datos de Pfizer ha publicado un artículo sobre cómo Abbott viajó en el jet privado del magnate de los casinos judíos Sheldon Adelson a Israel en un viaje financiado por el AIPAC.

Desgraciadamente, ese artículo, titulado “GOD, GAS, AND CASH: HOW TEXAS FELL IN LOVE WITH ISRAEL – AND THEN TRAMPLED  ON THE CONSTITUTION” (Dios, gasolina y dinero: cómo Texas se enamoró de Israel y luego pisoteó la Constitución), escrito por Alex Kane y Nashwa Bawab, nos lleva ahora a esto:

Aparentemente, alguien convenció a The Intercept para que retirara este material. Sin embargo, por el momento se puede encontrar el artículo en archive.is.

El artículo explica que muchos, muchos partidarios de Israel están dando a Abbott enormes sumas de dinero.

Hablando de los asistentes a una ceremonia judía que Abbott celebró en 2018 en la que firmó un proyecto de ley “Anti-BDS” inequívocamente inconstitucional, “Los interceptados” (The Intercepted) señalaban en el artículo ahora eliminado:

                   Otros que acudieron a la ceremonia de la firma fueron el padre de Zev Shulkin, Allan Shulkin, un médico involucrado en la defensa pro-Israel que donó 2.500 dólares a la campaña de Abbott en 2014 y de nuevo en 2018, así como 1.500 dólares a Phil King, el representante de Texas que fue coautor del proyecto de ley antiboicot; Michael Dell, un partidario de Israel y director general de Dell Technologies, que ha dado 20.000 dólares a las campañas de Abbott desde 2004 y dio otros 50.000 dólares al Partido Republicano de Texas en 2006; y Aryeh Natan Lightstone, un asesor principal del embajador de EE. UU. en Israel, David Friedman. (Lightstone es un socio comercial de Phil King y, en su anterior cargo como jefe del grupo pro-Israel Shining City, presionó a favor del proyecto de ley anti-BDS de Texas, según ProPublica). Paul Singer, el director general del fondo de cobertura de Nueva York y financiador de causas neoconservadoras que dio 275.000 dólares al GOP en Texas en 2008, fue invitado pero no pudo asistir a la ceremonia de la firma.

Todo esto es relativamente transparente y fácil de entender. A los políticos se les paga para que utilicen sus posiciones como servidores públicos para apoyar intereses privados. Aunque el hecho de que esto es corrupción elemental parecería muy sencillo para cualquier persona promedio, la mayoría de las organizaciones que supuestamente rastrean la corrupción gubernamental internacional no clasifican estos sobornos como sobornos.

Por ejemplo, Transparency International, un “organismo de control” citado habitualmente por los principales medios de comunicación, otorga a Estados Unidos una clasificación relativamente baja en la escala de corrupción, a pesar de que prácticamente todas las decisiones políticas se toman como resultado de los sobornos de grupos de intereses especiales.

Esta cuestión está en el centro de nuestro orden social en colapso. Siempre es visible. Por la razón que sea, los derechistas nunca han hablado mucho de ello. Los izquierdistas sí hablan de ello, pero The Intercept borra los artículos, y entonces te encuentras a AOC haciendo lobby públicamente para Jeff Bezos.

(Puedes echar un vistazo a su página de OpenSecrets  para la explicación de eso).

En relación con lo anterior, AOC dice que es una “pesadilla capitalista distópica” y pide un salario mínimo de 24 dólares; ver AOC Says “Dystopian Capitalist Nightmare,” Calls for $24 Minimum Wage.

Además, la izquierda se ha vuelto tan ridícula en general, que nada bueno que puedan decir tiene realmente mucho efecto en nada.

Me gustaría que el tema de los grupos de intereses especiales y su efecto en nuestra política a través de los sobornos se convirtiera en un tema más de la derecha.

A pesar de mis problemas con Tucker Carlson, debo decir que fue un momento realmente sorprendente cuando llamó al chantajista Jim Jordan por el dinero que ha recibido de Google. Jordan se defendió diciendo que Google tiene “derecho constitucional” (¿?) a darle dinero, y que el hecho de que reciba este dinero de soborno no afecta a sus posiciones políticas.

Tal vez no resulte sorprendente que Pfizer, que es una empresa judía, también tenga profundos  vínculos con Israel y haya participado en lo que equivale a esfuerzos de cabildeo para el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Cuando se investiga este asunto, se descubre que los diversos grupos de intereses especiales son muy incestuosos. Resulta difícil no darse cuenta de que uno de los principales vínculos que unen a todos estos grupos es el judaísmo.

 

La resistencia (basada en hechos comprobados) a la agenda de las vacunas

La cuestión de las vacunas, y la relación que el gobierno y la clase médica tienen con las compañías farmacéuticas que producen estas vacunas, debería ser un tema importante de discusión en la derecha, mientras resistimos esta agenda de vacunas.

Creo que es importante seguir intentando explicar a la gente que la vacuna no es realmente una vacuna, sino que es una especie de terapia genética ( a kind of gene therapy).

Pero la mayoría de la gente no lo entenderá, y aceptará los chanchullos de los “conservadores” como Jonah Goldberg, o se irá por otro lado, y terminará en el territorio de los locos de QAnon (hablando de nanobots y 5G, y todo el asunto).

El papel que ha jugado el dinero en el bloqueo y el impulso de las vacunas es muy, muy directo. Prácticamente todo el programa ha sido dirigido por Bill Gates. Él fue el hombre al que se le ocurrió la idea de los encierros masivos  (poner en cuarentena a los sanos), que es algo que a nadie se le había ocurrido antes. Y es, como todos sabemos, la principal fuerza detrás de la vacuna. Recientemente, ha comenzado con gran naturalidad a hacer declaraciones públicas dirigiendo a la sociedad, lo que implica que ahora está dictando directamente a la gente cómo se supone que deben comportarse, y qué tipo de nueva sociedad surgirá de esta falsa crisis del coronavirus que él mismo fabricó.

En particular, Gates también está vinculado directamente a Israel, a través de varias vías, entre ellas su relación con el espía israelí Jeffrey Epstein, una relación que, según el  New York Times, continuó mucho después de que Epstein fuera procesado por tráfico de prostitutas menores de edad.

Gates ha ganado miles de millones de dólares como resultado del confinamiento, y su empresa, Microsoft, es la principal benefactora del programa para utilizar códigos QR para rastrear los movimientos de todos los habitantes de la Tierra, aparentemente para prevenir infecciones virales. Los gobiernos de todos los EEUU están firmando acuerdos con Microsoft para utilizar su sistema de seguimiento QR.

Gates ha dejado claro que la vacuna no será el fin de la agenda de los virus, y que viviremos en una nueva sociedad, diseñada en torno a las medidas antivirus (y un plan integral para cambiar el clima), durante el resto de nuestras vidas. Anthony Fauci ha recibido enormes sumas de dinero de Bill Gates. Esta relación se remonta a mucho tiempo atrás. Se pueden encontrar muchas referencias a Fauci en el sitio web de la Fundación Bill y Melinda Gates, pero sólo como ejemplo, aquí hay un comunicado de prensa de 2003 que habla de colocar a Fauci en la junta de un grupo que recibe 200 millones de dólares (here is a press release from 2003).

Aquí hay otro comunicado de prensa, comunicado de prensa, de 2002, en el que se afirma que el socio de Fauci durante la histeria del VIH-SIDA, el Dr. Richard Klausner, sería nombrado director ejecutivo de la Fundación Gates. Klausner dirigió esa organización de 2002 a 2005.

Fauci y Klausner dirigieron juntos un programa de vacunas en el Instituto Nacional del Cáncer, y fueron  galardonados conjuntamente con el “Premio al Liderazgo en Cáncer” de los Amigos de la Investigación sobre el Cáncer en 2018.

Mezclando la corrupción gubernamental y la individual una vez más, Fauci es el jefe del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), una rama de los Institutos Nacionales de Salud, que a su vez es una rama del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. El NIAID recibió siete (7) “subvenciones” de la Fundación Bill y Melinda Gates solo en 2019. Estas sumaron casi 10 millones de dólares.

Investigando esta financiación, al final llegas a la conclusión de que todo el sector de las vacunas y, de hecho, todo el sector de las enfermedades infecciosas de todo el complejo industrial médico mundial está efectivamente controlado por Bill Gates. Comprender este hecho hace que sea mucho más fácil entender cómo exactamente todo esto podría ser un engaño.

El Imperial College de Londres, el grupo que inicialmente afirmó que el coronavirus existía y que era una gran amenaza para el mundo, también se encuentra entre los mayores receptores del dinero de Gates. Además, él construyó la compañía de vacunas Moderna, proporcionándole 20 millones de dólares en capital inicial cuando estaba empezando.

El coronavirus es una gripe. Estas vacunas que nos están dando son una forma de terapia genética, y no entendemos el propósito de la misma. Pero se puede obtener una imagen muy clara de todo esto, a partir de fuentes disponibles públicamente, y el argumento de “seguir el rastro del dinero” es uno que debería usarse mucho más a menudo.

La izquierda se ha volcado  en apoyar los confinamientos tragarse  y todo el engaño del virus, así que no van a proporcionar mucha información sobre la corrupción que está ocurriendo en torno suyo. Depende de la derecha sacar esta información, y explicar a la gente que esto es una gigantesca estafa que está fundamentalmente enraizada en la corrupción institucional y gubernamental.

 

Un sistema en el que el dinero nunca se detiene

La democracia parlamentaria moderna es la forma de gobierno más corrupta que se pueda imaginar, debido a la incapacidad nuestra para conseguir que nadie rinda cuentas de nada. Ese es el problema principal. En Estados Unidos, tratándose de aquellos a los que todavía se les sigue lavando exitosamente el cerebro, probablemente lo más fácil sea explicar: “este país fue fundado como una República, no como una Democracia”. Esta es una afirmación objetiva, aunque es una especie de atajo. Los detalles se pueden desarrollar más tarde.

En última instancia, la derecha, tanto si se opone a las vacunas y a los cierres como al feminismo y a la homosexualidad, tiene que empezar a apuntar a la causa fundamental, que es este sistema de democracia, que está destinado a ser explotado. Si sustituimos al grupo actual que nos explota, algún otro grupo entrará y nos explotará. La derecha organizada debería tener una resistencia organizada a la democracia, por principio, debido a la corrupción inherente a ella.

De todos modos, vamos a tener que movernos en una dirección antidemocrática, dado que ya no podemos ganar elecciones. Para que podamos ganar, las masas de nuestro pueblo tienen que entender que en el núcleo del pensamiento de la derecha hay una oposición a la ideología, una oposición al utopismo y, por tanto, una oposición al proyecto de la democracia.

Tenemos que pensar mucho en los caminos más fáciles para informar a las masas, lo que va a implicar simplificar las cosas en trozos fácilmente digeribles. Señalar el hecho de que todo este engaño del coronavirus es un resultado directo de la corrupción endémica es un buen punto de partida.

Andrew Anglin, 16 de marzo de 2021

*

 (Reproducido de The Daily Stormer con permiso del autor o representante)

Articulo original

Traducción: MP para Red Internacional

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...