Convertir a cada belicista sanguinario estadounidense en un santo heroico: el caso John McCain

Deja una respuesta