Revisando la historia de la antigüedad romana – PARTE 1

“Si Julio César es una ficción, entonces también lo es gran parte de la Roma Imperial. La Roma imperial es en realidad, en gran parte, una imagen especular ficticia de Constantinopla, una fantasía que comenzó a surgir en el siglo XI en el contexto de la guerra cultural librada por el papado contra el imperio bizantin”

 

 

[Primero de una serie de tres artículos que desafían el marco histórico convencional del mundo mediterráneo desde el Imperio Romano hasta las Cruzadas. Es una contribución colectiva a un viejo debate que ha cobrado nuevo impulso en las últimas décadas al margen del mundo académico, sobre todo en Alemania, Rusia, y Francia. Se formularán algunas hipótesis de trabajo a lo largo del camino, y el artículo final sugerirá una solución global en forma de un cambio de paradigma basado en pruebas arqueológicas sólidas ]

*

 

Índice

Tácito y Bracciolini;

El lucrativo mercado de las falsificaciones literarias;

¿Hasta  qué punto es real Julio César?;

¿Hasta qué punto es real Constantino el Grande?;

¿Quiénes fueron los primeros “romanos”?;

El misterioso origen del latín;

¿Cuán antigua es la arquitectura romana?;

*

 

Tácito y Bracciolini

Una de nuestras fuentes históricas más detalladas sobre la Roma imperial es Cornelius Tacitus (56-120 CE), cuyas principales obras, los Anales y las Historias, abarcan la historia del Imperio Romano desde la muerte de Augusto en el 14 d.C., hasta la muerte de Domiciano en el 96.

Así es como el erudito francés Polydor Hochart introdujo en 1890 el resultado de su investigación sobre “la autenticidad de los Anales y las Historias de Tácito”, basándose en la obra de John Wilson Ross publicada doce años antes, Tacitus and Bracciolini: The Annals forged in the XVth century (1878):

“A principios del siglo XV los eruditos no tenían a su disposición ninguna parte de las obras de Tácito; se suponía que se habían perdido. Hacia 1429 Poggio Bracciolini y Niccoli de Florencia sacaron a la luz un manuscrito que contenía los seis últimos libros de los Anales y los cinco primeros libros de las Historias. Es este manuscrito arquetípico el que sirvió para hacer las copias que estuvieron en circulación hasta el uso de la imprenta. Ahora, cuando uno quiere saber dónde y cómo llegó a su posesión, uno se sorprende al encontrar que habían dado explicaciones inaceptables sobre este tema, que no querían o no podían decir la verdad. Unos ochenta años después, al Papa León X se le dio un volumen que contenía los primeros cinco libros de los Anales. Su origen también está rodeado de oscuridad. / ¿Por qué estos misterios? ¿Qué confianza merecen los que exhibieron estos documentos? ¿Qué garantías tenemos de su autenticidad? / Al considerar estas preguntas veremos primero que Poggio y Niccoli no se distinguieron por su honestidad y lealtad, y que la búsqueda de manuscritos antiguos fue para ellos una industria, un medio de adquirir dinero. / También veremos que Poggio era uno de los hombres más eruditos de su tiempo, que era también un calígrafo inteligente, y que incluso tenía en su nómina escribas entrenados por él para escribir en pergamino de manera notable, en caracteres lombardos y carolinos. Los volúmenes que salían de sus manos podían así imitar perfectamente los antiguos manuscritos, como él mismo dice. / También podremos ver con qué elementos fueron compuestos los Anales y las Historias. Finalmente, el buscar quién pudo haber sido el autor de este fraude literario, nos lleva a pensar que, con toda probabilidad, el seudo-Tácito no es otro que el propio Poggio Bracciolini”[1].

La demostración de Hochart procede en dos etapas. Primero, rastrea el origen del manuscrito descubierto por Poggio y Niccoli, usando la correspondencia de Poggio como prueba de la estafa. Luego Hochart se ocupa de la aparición del segundo manuscrito, dos años después de que el Papa León X (un Médicis) prometiera una gran recompensa en oro a cualquiera que le proporcionara manuscritos desconocidos de los antiguos griegos o romanos. El papa  recompensó a su desconocido proveedor con 500 coronas de oro, una fortuna en ese momento, e inmediatamente ordenó la impresión del precioso manuscrito. Hochart concluye que el manuscrito debe haber sido suministrado indirectamente a León X por Jean-François Bracciolini, el hijo y único heredero de la biblioteca privada y los papeles de Poggio, que resultó ser secretario de León X en ese momento, y que usó un intermediario anónimo para eludir las sospechas.

Ambos manuscritos se conservan ahora en Florencia, por lo que su edad podría establecerse  científicamente, ¿no es así? Eso es cuestionable, pero la verdad, de todos modos, es que su edad es simplemente una afirmación asumida. Para otras obras de Tácito, como Germania y De Agricola, ni siquiera tenemos manuscritos medievales. David Schaps nos dice que Germania fue ignorada durante toda la Edad Media pero sobrevivió en un solo manuscrito que fue encontrado en la Abadía de Hersfeld en 1425, fue traído a Italia y examinado por Enea Silvio Piccolomini, más tarde Papa bajo el nombre Pío II, así como por Bracciolini, y luego desapareció de la vista.[2]

A Poggio Bracciolini (1380-1459) se le atribuye el “redescubrimiento y recuperación de un gran número de manuscritos clásicos latinos, en su mayoría en descomposición y olvidados en las bibliotecas monásticas alemanas, suizas y francesas” (Wikipedia). Hochart cree que los libros de Tácito no son sus únicas falsificaciones. Bajo sospecha vienen otros trabajos de Cicerón, Lucrecio, Vitruvio y Quintiliano, por nombrar sólo algunos. Por ejemplo, la única obra conocida de Lucrecio, De rerum natura “prácticamente desapareció durante la Edad Media, pero fue redescubierta en 1417 en un monasterio de Alemania por Poggio Bracciolini” (Wikipedia). Así pasó con el único trabajo existente de Quintiliano, un libro de texto de retórica de doce volúmenes titulado Institutio Oratoria, cuyo descubrimiento Poggio relata en una carta:

“En medio de una tremenda cantidad de libros que nos llevaría demasiado tiempo describir, encontramos a Quintiliano todavía sano y salvo, aunque sucio de moho y polvo. Porque estos libros no estaban en la biblioteca, como correspondía a su valor, sino en una especie de mazmorra asquerosa y sombría en el fondo de una de las torres, donde ni siquiera se encerraría a  hombres condenados por un delito capital”.

Si Hochart tiene razón, ¿fue Poggio la excepción que confirma la regla de honestidad entre los humanistas a los que la humanidad está en deuda por “redescubrir” a los grandes clásicos? Difícilmente, como veremos. Incluso el gran Erasmo (1465-1536) sucumbió a la tentación de falsificar un tratado bajo el nombre de san Cipriano (De duplici martyrio ad Fortunatum), que pretendía haber encontrado por casualidad en una antigua biblioteca. Erasmo usó esta estratagema para expresar su crítica a la confusión católica entre la virtud y el sufrimiento. En este caso, la heterodoxia delató al falsificador. ¿Pero cuántas falsificaciones pasaron desapercibidas por falta de originalidad? Giles Constable escribe en “Falsificación y plagio en la Edad Media”: “El secreto de los falsificadores y plagiarios exitosos es sintonizar el engaño tan estrechamente con los deseos y estándares de su época que no se detecta, o incluso ni se sospecha, en el momento de la creación.” En otras palabras: “Las falsificaciones y los plagios… siguen una moda, no la crean, y pueden, sin paradoja, ser considerados entre los productos más auténticos de su tiempo.”[3]

Estamos aquí centrándonos en las falsificaciones literarias, pero había otros tipos de práctica dudosa. El propio Miguel Ángel lanzó su propia carrera fabricando estatuas supuestamente antiguas, incluyendo una conocida como el Cupido Durmiente (ahora perdido), mientras trabajaba para la familia Medici en Florencia. Usó tierra ácida para hacer que la estatua pareciera antigua. Fue vendida a través de un comerciante al Cardenal Riario de San Giorgio, quien finalmente descubrió el engaño y exigió su dinero de vuelta, pero no presentó cargos contra el artista. Aparte de este reconocido fraude, Lynn Catterson ha argumentado con fuerza que el grupo escultórico de “El Laoconte y sus Hijos”, fechado alrededor del 40 a.C. y supuestamente descubierto en 1506 en un viñedo de Roma e inmediatamente adquirido por el Papa Julio II, es otro de los inventos de Miguel Ángel (lea aquí)[4].

Cuando se piensa seriamente en ello, se pueden encontrar varias razones para dudar de que tales obras maestras fueran posibles en cualquier momento antes del Renacimiento: una de ellas tiene que ver con el progreso de la anatomía humana. Muchas otras obras antiguas plantean cuestiones similares. Por ejemplo, una comparación entre la estatua ecuestre de bronce de Marco Aurelio (formalmente se cree que es de Constantino), con, digamos, la de Luis XIV, hace que uno se pregunte: ¿cómo es que no se puede encontrar nada que se acerque ni remotamente a este nivel de logros entre los siglos V y XV?[5] ¿Podemos incluso estar seguros de que Marco Aurelio es una figura histórica? “Las principales fuentes que describen la vida y el gobierno de Marco son irregulares y a menudo poco fiables” (Wikipedia), siendo la más importante la muy dudosa Historia Augusta (más adelante).

 

El lucrativo mercado de los fraudes literarios

“La falsificación literaria en la Europa moderna temprana, 1450-1800” fue el tema de una conferencia celebrada en 2012, cuyas actas fueron publicadas en 2018 por la John Hopkins University Press (que también publicó un catálogo de 440 páginas, Bibliotheca Fictiva: A Collection of Books & Manuscripts Relating to Literary Forgery, 400 BC-AD 2000). Uno de los falsificadores de que se habla en ese libro es Annius de Viterbo (1432-1502), que produjo una colección de once textos, atribuidos a un caldeo, un egipcio, un persa y varios griegos y romanos antiguos, que pretendían demostrar que la ciudad natal de Viterbo había sido un importante centro de cultura durante el período etrusco. Annius atribuyó sus textos a reconocidos autores antiguos cuyas obras genuinas habían perecido convenientemente, y continuó produciendo voluminosos comentarios sobre sus propias falsificaciones.

Este caso ilustra la combinación de motivos políticos y mercantiles en muchas falsificaciones literarias. La escritura de la historia es un acto político y en el siglo XV desempeñó un papel crucial en la competencia por el prestigio entre las ciudades italianas. La historia de Roma de Tácito fue adelantada por Bracciolini treinta años después de que un canciller florentino llamado Leonardo Bruni (1369-1444) escribiera su Historia del pueblo florentino (Historiae Florentini populi) en 12 volúmenes (plagiando las crónicas bizantinas). El valor político se tradujo en valor económico, y el mercado de las obras antiguas alcanzó precios astronómicos: se dice que con la venta de sólo una copia de un manuscrito de Tito Livio, Bracciolini se compró una mansión en Florencia. Durante el Renacimiento, “la adquisición de artefactos clásicos se había convertido simplemente en la nueva moda, la nueva forma de mostrar su poder y su categoría. En lugar de recoger los huesos y partes del cuerpo de los santos, las ciudades y los gobernantes ricos ahora recogían fragmentos del mundo antiguo. Y al igual que con el comercio de reliquias, la demanda superó con creces la oferta” (del sitio web del “Museo de los engaños” de San Diego).

En la corriente principal de los estudios clásicos, se asume que los textos antiguos son auténticos si no se demuestra que son falsos. El De Consolatione de Cicerón es ahora universalmente considerado como el trabajo de Carolus Sigonius (1520-1584), un humanista italiano nacido en Módena, sólo porque tenemos una carta del propio Sigonius admitiendo el fraude. Pero a falta de tal confesión, o de algún anacronismo descarado, los historiadores y los estudiosos clásicos simplemente ignorarán la posibilidad de fraude. Nunca sospecharían, por ejemplo, que Francesco Petrarca, conocido como Petrarca (1304-1374), fingió el descubrimiento de las cartas de Cicerón, aunque siguió publicando sus propias cartas en perfecto estilo ciceroniano. Jerry Brotton escribe sin ironizar en El bazar del Renacimiento: “Cicerón fue crucial para Petrarca y el posterior desarrollo del humanismo porque ofreció una nueva forma de pensar acerca de cómo el individuo culto unió el lado filosófico y contemplativo de la vida con su dimensión más activa y pública. […] Este fue el proyecto del humanismo de Petrarca”[6].

Los manuscritos medievales encontrados por Petrarca se han perdido hace mucho tiempo, así que ¿qué pruebas tenemos de su autenticidad, además de la reputación de Petrarca? Imagina lo que pasaría si los historiadores cuestionaran seriamente la autenticidad de algunos de nuestros más preciados tesoros clásicos. ¿Cuántos de ellos pasarían la prueba? Si Hochart tiene razón y Tácito es eliminado de la lista de fuentes fiables, todo el edificio histórico del Imperio Romano sufre un gran derrumbe estructural, pero ¿qué pasaría si otros pilares de la historiografía antigua se desmoronan bajo un escrutinio similar? ¿Qué hay de Tito Livio, autor un siglo antes que Tácito de una historia monumental de Roma en 142 volúmenes verbosos, comenzando con la fundación de Roma en el 753 a.C. hasta el reinado de Augusto? Se admite, desde el análisis crítico de Louis de Beaufort (1738), que los primeros cinco siglos de la historia de Tito Livio son un tejido de ficciones[7], pero ¿podemos confiar en el resto? También fue Petrarca, nos informa Brotton, quien “comenzó a reunir textos como la Historia de Roma de Tito Livio, cotejando diferentes fragmentos de manuscritos, corrigiendo las corrupciones en el idioma, e imitando su estilo al escribir una forma de latín más fluida lingüísticamente y más persuasiva retóricamente”[8].

¿Qué pasa con la Historia Augusta, una crónica romana en la que Edward Gibbon confió por completo para escribir su Declive y Caída del Imperio Romano? Desde entonces ha sido expuesta como el trabajo de un impostor que había enmascarado su fraude inventando fuentes desde cero. Sin embargo, por alguna vaga razón, se asume que el falsificador vivió en el siglo V, lo que supuestamente hace que su falsificación valga la pena de todos modos. En realidad, algunas de sus historias suenan como sátira críptica de las costumbres del Renacimiento, otras como calumnia cristiana de la religión precristiana. ¿Qué probabilidad hay, por ejemplo, de que el héroe Antinoo, adorado en toda la cuenca mediterránea como avatar de Osiris, fuera el amante alegre (eromenos) de Adriano, según se cuenta en la Historia de Augusto? Tales cuestiones de verosimilitud son simplemente ignoradas por los historiadores profesionales[9], pero saltan a la cara de cualquier lector lego no impresionado por el consenso académico. Por ejemplo, con sólo leer el resumen de las Vidas de los Doce Césares de Suetonio en la página de Wikipedia deberían surgir fuertes sospechas, no sólo de fraude, sino de burla, ya que obviamente estamos tratando aquí con biografías cargadas de gran imaginación, pero sin valor histórico alguno.

Las obras de ficción también están bajo sospecha. Debemos la versión completa de El Satyricon, supuestamente escrita bajo Nerón, a un manuscrito descubierto por Poggio Bracciolini en Colonia[10]. La novela de Apuleyo El Asno de Oro también fue encontrada por Poggio en el mismo manuscrito que los fragmentos de los Anales e Historias de Tácito. Era desconocido antes del siglo XIII, y su pieza central, el relato de Cupido y Psique, parece derivar de la versión más arcaica encontrada en el Roman de Partonopeu de Blois;, del siglo XII.[11]

Se puede plantear la pregunta de por qué los romanos se molestarían en escribir y copiar tales obras en un volumen de papiro, pero la pregunta más importante es: ¿Por qué los monjes medievales las copian y preservan en pergaminos costosos? Esta pregunta se aplica a todos los autores paganos, ya que ninguno de ellos llegó al Renacimiento en manuscritos supuestamente más antiguos que el siglo IX. “¿Tenían los monjes, por puro interés científico, el deber de preservar para la posteridad, para la mayor gloria del paganismo, las obras maestras de la antigüedad?” pregunta Hochart.

¡Y no sólo obras maestras, sino también fajos de cartas! En los primeros años del siglo XVI, el veronés Fray Giovanni Giocondo descubrió un volumen de 121 cartas intercambiadas entre Plinio el Joven (amigo de Tácito) y el emperador Trajano alrededor del año 112. Este “libro”, escribe el estudioso latinista Jacques Heurgon, “había desaparecido durante toda la Edad Media, y se podía creer que se había perdido definitivamente, cuando de repente apareció, en los primeros años del siglo XVI, en un solo manuscrito que, tras haber sido copiado, se volvió a perder parcialmente, y luego completamente”[12]. Esta presentación tan desprevenida ilustra la confianza ciega de los estudiosos clásicos en sus fuentes latinas, desconocidas en la Edad Media y que aparecieron mágicamente de la nada en el Renacimiento.

Lo más extraño, comenta Hochart, es que se supone que los monjes cristianos copiaron miles de volúmenes paganos en un pergamino caro, sólo para tratarlos como basura sin valor:

“Para explicar cuántas obras de autores latinos habían permanecido desconocidas para los estudiosos de los siglos anteriores y fueron descubiertas por los estudiosos del Renacimiento, se dijo que los monjes generalmente habían relegado a los áticos o sótanos de sus conventos la mayoría de los escritos paganos que habían estado en sus bibliotecas. Por lo tanto, entre los objetos desechados, a veces entre la basura, cuando se les permitió buscar allí, fue donde los descubridores de manuscritos encontraron, según ellos, las obras maestras de la antigüedad”.

En los conventos medievales, la copia de manuscritos era un oficio comercial, y se centraba exclusivamente en libros religiosos como salterios, evangelios, misales, catecismos y leyendas de santos. La mayoría de ellos fueron copiados en papiro. El pergamino y la vitela se reservaban para los libros de lujo, y como era un material muy caro, era una práctica común raspar los viejos pergaminos para reutilizarlos. Las obras paganas fueron las primeras en desaparecer. De hecho, su destrucción, más que su preservación, era considerada un acto sagrado, como los hagiógrafos ilustran abundantemente en la vida de sus santos.

 

¿Hasta qué punto es real Julio César?

Independientemente de Hochart, y sobre la base de consideraciones filológicas, Robert Baldauf, profesor de la Universidad de Basilea, sostuvo que muchas de las más famosas obras antiguas latinas y griegas son de origen medieval tardío (Historie und Kritik, 1902). “Nuestros romanos y griegos son humanistas italianos”, dice. Nos entregaron todo un mundo de fantasía en torno a la Antigüedad que “se ha arraigado en nuestra percepción hasta tal punto que ninguna crítica positivista puede hacer que la humanidad dude de su veracidad”.

Baldauf señala, por ejemplo, las influencias alemanas e italianas en el latín de Horacio. Por razones similares, concluye que los libros de Julio César, tan apreciados por su exquisito latín, son falsificaciones medievales tardías. Los recientes historiadores de la Galia, ahora informados por la arqueología, están realmente desconcertados por los Commentarii de Bello Gallico de César, nuestra única fuente sobre el escurridizo Vercingetorix. Todo lo que no viene del libro XXIII de las Historias de Poseidonios parece estar equivocado o no ser fiable en términos de geografía, demografía, antropología y religión.[13]

Un gran misterio se cierne sobre el supuesto autor mismo. Se nos enseña que “César” era un cognomen (apodo) de significado y origen desconocidos, y que fue adoptado inmediatamente después de la muerte de Julio César como título imperial; se nos pide que creamos, en otras palabras, que todos los emperadores se llamaban a sí mismos César en memoria de ese general y dictador que ni siquiera era emperador, y que el término ganó tal prestigio que pasó a ser adoptado por los “zares” rusos y los “káiseres” alemanes. Pero esa etimología ha sido desafiada durante mucho tiempo por aquellos (incluido Voltaire) que afirman que César proviene de una palabra de raíz indoeuropea que significa “rey”, que también dio el persa Khosro. Los dos orígenes no pueden ser verdaderos a la vez, y el segundo parece bien fundamentado.

El gentilicio de César (apellido) Iulio no alivia nuestra perplejidad. Virgilio nos dice que se remonta al supuesto ancestro de César, Iulus o Iule. Pero Virgilio también nos dice (sacándolo de Catón el Viejo, c. 168 a.C.) que es el nombre corto de Júpiter (Jul Pater). Y resulta ser una palabra de raíz indoeuropea que designa la luz del sol o el cielo diurno, idéntica al nombre escandinavo del dios solar, Yule (Helios para los griegos, Haul para los galos, Hel para los alemanes, del que deriva el francés Noël, Novo Hel). ¿Es “Julio César” el “Rey Sol”?

Observemos además, que: 1. Los emperadores romanos fueron tradicionalmente declarados hijos adoptivos del dios sol Júpiter o del “Sol Invicto” (Sol Invictus). 2. El primer emperador, Octavio Augusto, fue supuestamente el hijo adoptivo de Julio César, a quien divinizó bajo el nombre de Iulio César Divus (celebrado el 1 de enero), al tiempo que rebautizaba en su honor el primer mes del verano, Julio. Si Augusto es a la vez el hijo adoptivo del divino Sol y el hijo adoptivo del divino Julio, y si además Julio o Julio es el nombre divino del Sol, esto significa que el divino Julio no es otro que el divino Sol (y el llamado calendario “Juliano” simplemente significaba el calendario “solar”). Resulta pues que a Julio César lo bajaron del cielo a la tierra, trasladándolo de la mitología a la historia. Este es un proceso común en la historia romana, según Georges Dumézil, quien explica la notoria pobreza de la mitología romana por el hecho de que “fue radicalmente destruida a nivel de teología [pero] floreció en forma de historia”, lo que significa que la historia romana es una ficción literaria construida sobre estructuras míticas[14].

El misterio que rodea a Julio César es, por supuesto, de gran consecuencia, ya que sobre él descansa la historiografía de la Roma Imperial. Si Julio César es una ficción, entonces también lo es gran parte de la Roma Imperial. Nótese que, en las monedas atribuidas a su época, el primer emperador se llama simplemente Augusto César, lo cual no es un nombre, sino un título que podría aplicarse a cualquier emperador.

En este punto, la mayoría de los lectores habrán perdido la paciencia. Con aquellos cuya curiosidad supere eu escepticismo, argumentaremos ahora que la Roma imperial es en realidad, en gran parte, una imagen especular ficticia de Constantinopla, una fantasía que comenzó a surgir en el siglo XI en el contexto de la guerra cultural librada por el papado contra el imperio bizantino, y se solidificó en el siglo XV, en el contexto del saqueo de la cultura bizantina que se conoce como el Renacimiento. Esto, por supuesto, suscitará muchas objeciones, algunas de las cuales se abordarán aquí, otras en otros artículos.

Primera objeción: ¿No fue Constantinopla fundada por un emperador romano, a saber, Constantino el Grande? Así se dice. Pero entonces, ¿cuán real es este legendario Constantino?

 

¿Hasta dónde es real Constantino el Grande?

Si Julio César es el alfa del Imperio Romano de Occidente, Constantino es el omega. Una gran diferencia entre ellos es la naturaleza de nuestras fuentes. Para la biografía de Constantino, somos totalmente dependientes de los autores cristianos, comenzando con Eusebio de Cesárea, cuya Vida de Constantino, incluyendo la historia de la conversión del emperador al cristianismo, es una mezcla de panegírico y hagiografía.

La noción común derivada de Eusebio es que Constantino trasladó la capital de su Imperio de Roma a Bizancio, ciudad a la que renombró en honor de sí mismo. Pero esa narración general de la primera translatio imperii está repleta de contradicciones internas. Primero, Constantino no movió realmente su capital a Oriente, porque él mismo era de Oriente. Nació en Naissus (hoy Nis en Serbia), en la región entonces llamada Moesia, al oeste de Tracia. De acuerdo con la historia estándar, Constantino nunca había puesto un pie en Roma antes de que marchara sobre la ciudad y la conquistara desde Majencio.

Constantino no era sólo un romano que nació en Moesia. Su padre Constancio también vino de Moesia. Y también su predecesor Diocleciano, que nació en Moesia, construyó su palacio allí (Split, hoy en Croacia), y murió allí. En las crónicas bizantinas, Diocleciano se da como Dux Moesiae (Wikipedia), que puede significar “rey de Moesia”, ya que hasta bien entrada la Edad Media, dux era más o menos sinónimo de rex.[15]

La historia de los libros de texto nos dice que, al convertirse en emperador, Diocleciano decidió compartir su poder con Maximiano como co-emperador. Eso ya es bastante extraño. Pero en lugar de conservar para sí mismo el corazón histórico del imperio, se lo dejó a su subordinado y se estableció en el Este. Siete años más tarde, dividió el Imperio en una tetrarquía; en lugar de un César Augusto, había ahora dos Augustos y dos Césares. Diocleciano se retiró a la parte más oriental de Asia Menor, en la frontera con Persia. Como Constantino después de él, Diocleciano nunca reinó en Roma; la visitó una vez en su vida.

Esto nos lleva a la segunda contradicción interna del paradigma de la translatio imperii: Constantino no trasladó realmente la capital imperial de Roma a Bizancio, porque Roma había dejado de ser la capital imperial en 286, siendo reemplazada por Milán. Para la época de Diocleciano y Constantino, toda Italia había caído en la anarquía durante la crisis del siglo III (235-284 d.C.). Cuando en el 402 d.C. el emperador oriental Honorio restauró el orden en la península, transfirió su capital a Rávena en la costa del Adriático. Así que a partir de 286, se supone que tenemos un Imperio Romano con una Roma desierta.

El enigma sólo se complica cuando comparamos las culturas romana y bizantina. Según el paradigma de la translatio imperii, el Imperio Romano de Oriente es la continuación del Imperio Romano de Occidente. Pero los estudiosos de Bizancio insisten en las grandes diferencias entre la civilización bizantina de habla griega y la anterior civilización del Lacio. El bizantinista Anthony Kaldellis escribió:

“Los bizantinos no eran un pueblo guerrero. […] Preferían pagar a sus enemigos para que se fueran o para que lucharan entre ellos. De la misma manera, la corte en el corazón de su imperio buscaba comprar lealtad con honores, títulos de fantasía, fardos de seda, y arroyos de oro. La política era el arte astuto de proporcionar los incentivos adecuados para ganarse a los partidarios y mantenerlos leales. El dinero, la seda y los títulos eran los instrumentos preferidos del imperio para el gobierno y la política exterior, por encima de las espadas y los ejércitos.”[16]

La civilización bizantina no le debía nada a Roma. Heredó toda su tradición filosófica, científica, poética, mitológica y artística de la Grecia clásica. Culturalmente, estaba más cerca de Persia y Egipto que de Italia, a la que trataba como una colonia. En los albores del segundo milenio d.C., no tenía casi ningún recuerdo de su supuesto pasado latino, hasta el punto de que el más famoso filósofo bizantino del siglo XI, Michael Psellos, confundió a Cicerón con César.

¿Cómo encaja la historia del libro de texto de la translatio imperii de Constantino en esta perspectiva? No encaja. De hecho, la noción es altamente problemática. Al no estar dispuestos, por buenas razones, a aceptar en su valor nominal el relato cristiano de que Constantino se estableció en Bizancio para dejar Roma al Papa, los historiadores se esfuerzan por encontrar una explicación razonable para la transferencia, y generalmente se conforman con ésta: después de que la antigua capital hubiera caído en una decadencia irreversible (pronto será saqueada por los galos), Constantino decidió acercar el corazón del Imperio a sus fronteras más amenazadas. ¿Tiene esto algún sentido? Incluso si lo tuviera, ¿cuán plausible es la transferencia de una capital imperial de más de mil millas, con senadores, burócratas y ejércitos, que resulte en la metamorfosis de un imperio romano en otro imperio romano con una estructura política, idioma, cultura y religión totalmente diferentes?

Una de las principales fuentes de este absurdo concepto es la falsa donación de Constantino. Aunque se admite que este documento fue forjado por los papas medievales para justificar su reclamo sobre Roma, su premisa básica, el traslado de la capital imperial al Este, no ha sido cuestionada. Sugerimos que la translatio imperii de Constantino fue en realidad una cobertura mitológica para el movimiento opuesto muy real de la translatio studii, la transferencia de la cultura bizantina a Occidente que comenzó antes de las cruzadas y evolucionó hacia un saqueo sistemático después. La cultura romana tardía medieval racionalizó y disfrazó su menos que honroso origen bizantino con el mito opuesto del origen romano de Constantinopla.

Esto se aclarará en el próximo artículo, pero aquí ya tenemos un ejemplo de una contradicción insuperable en la filiación aceptada entre el Imperio Romano de Oriente y el Imperio Romano de Occidente. Uno de los más fundamentales y preciosos legados de los romanos a nuestra civilización occidental es su tradición de derecho civil. El derecho romano sigue siendo la base de nuestro sistema legal. ¿Cómo es entonces que el derecho romano fue importado a Italia desde Bizancio a finales del siglo XI? Especialistas como Harold Berman o Aldo Schiavone son inflexibles en cuanto a que el conocimiento de las leyes romanas había desaparecido por completo durante 700 años en Europa Occidental, hasta que una copia bizantina de su compilación por Justiniano (el Digesta) fue descubierta alrededor de 1080 por eruditos boloñeses. Este “eclipse de 700 años” del derecho romano en Occidente, es un fenómeno indiscutible pero casi incomprensible[17].

 

¿Quiénes fueron los primeros “romanos”

Una objeción obvia a la idea de que la relación entre Roma y Constantinopla se ha invertido es que los bizantinos se llamaban a sí mismos romanos (Romaioi), y creían que vivían en Rumania. Los persas, los árabes y los turcos los llamaban Roumis. Incluso los griegos de la Península Helénica se llamaban a sí mismos Romaioi en la Antigüedad tardía, a pesar de que detestaban a los latinos. Esto se toma como prueba de que los bizantinos se consideraban los herederos del Imperio Romano de Occidente, fundado en Roma, Italia. Pero no es así. Extrañamente, tanto la mitografía como la etimología sugieren que, al igual que el nombre “César”, el nombre “Roma” viajaba de este a oeste, y no al revés. Romos, latinizado en Romus o Remus, es una palabra griega que significa “fuerte”. Los romanos italianos eran etruscos de Lidia en Asia Menor. Eran muy conscientes de su origen oriental, cuyo recuerdo se conservaba en sus leyendas. Según la tradición elaborada por Virgilio en su epopeya La Eneida, Roma fue fundada por Eneas de Troya, en las inmediaciones del Bósforo. Según otra versión, Roma fue fundada por Romos, hijo de Odiseo y Circe[18]. El historiador Estrabón, que supuestamente vivió en el siglo I a.C. (pero que sólo se cita desde el siglo V d.C.), informa de que “otra tradición más antigua hace de Roma una colonia arcádica”, e insiste en que “la propia Roma era de origen helénico” (Geographia V, 3). Denys de Halicarnaso en sus Antigüedades Romanas, declara “Roma es una ciudad griega”. Su tesis se resume en el silogismo: “Los romanos descienden de los troyanos. Pero los troyanos son de origen griego. Así que los romanos son de origen griego”.

La famosa leyenda de Rómulo y Remo, contada por Tito Livio (I, 3), se considera generalmente de origen posterior. Podría muy bien ser un invento de la Edad Media tardía. Anatoly Fomenko, de quien tendremos más que decir más adelante, cree que su tema central, la fundación simultánea de dos ciudades, una por Rómulo en la colina del Palatino y la otra por Remo en el Aventino, es un reflejo mítico de la lucha por la ascensión entre las dos Romas. Como veremos, el asesinato de Remo por Rómulo es una alegoría adecuada de los acontecimientos que se desarrollaron a partir de la cuarta cruzada[19]. Curiosamente, esa leyenda evoca la historia de los hermanos Valente y Valentiniano, de los que se dice que reinaron respectivamente sobre Constantinopla y Roma desde el año 364 hasta el 378 (su historia es conocida por un solo autor, Ammianus Marcellinus, un griego que escribía en latín). Sucede que valens es un equivalente latino para el griego romos.

Hemos comenzado este artículo sugiriendo que gran parte de la historia del Imperio Romano de Occidente es de invención renacentista. Pero a medida que avancemos en nuestra investigación, surgirá otra hipótesis complementaria: gran parte de la historia del Imperio Romano de Occidente se toma prestada de la historia del Imperio Romano de Oriente, ya sea por plagio deliberado, o por la confusión resultante del hecho de que los bizantinos se llamaban a sí mismos romanos y a su ciudad Roma. El proceso puede inferirse a partir de algunos duplicados obvios. He aquí un ejemplo, tomado del historiador latino Jordanes, cuyo Origen y Hechos de los Godos está notoriamente lleno de anacronismos: en 441, Atila cruzó el Danubio, invadió los Balcanes y amenazó a Constantinopla, pero no pudo tomar la ciudad y se retiró con un inmenso botín. Diez años más tarde, el mismo Atila cruzó los Alpes, invadió Italia y amenazó a Roma, pero no pudo tomar la ciudad y se retiró con un inmenso botín.

 

El misterioso origen del latín

Otra objeción contra el cuestionamiento de la existencia del Imperio Romano de Occidente es la difusión del latín en el mundo mediterráneo y más allá. Se admite que el latín, originalmente la lengua hablada en el Lacio, es el origen del francés, el italiano, el occitano, el catalán, el español y el portugués, llamados “lenguas románicas occidentales”. Sin embargo, el historiador y lingüista aficionado M. J. Harper ha hecho la siguiente observación:

“La evidencia lingüística refleja la geografía con gran precisión: El portugués se parece al español más que cualquier otro idioma; el francés se parece al occitano más que cualquier otro; el occitano se parece al catalán, el catalán al español y así sucesivamente. Entonces, ¿cuál era la lengua originaria? No puedo decirlo; podría ser cualquiera de ellas. O podría ser una lengua que hace tiempo había desaparecido. Pero la lengua original no puede haber sido el latín. Todas las lenguas románicas, incluso el portugués y el italiano, se parecen entre sí más que cualquiera de ellas al latín, y lo hacen por un amplio margen.”[20]

Por esa razón, los lingüistas postulan que las “lenguas romances” no derivan directamente del latín, sino del latín vulgar, el sociolecto popular y coloquial del latín hablado por los soldados, colonos y comerciantes del Imperio Romano. ¿Cómo era el latín vulgar, o proto-romance? Nadie lo sabe.

De hecho, la lengua que más se parece al latín es el rumano, que, aunque dividido en varios dialectos, constituye por sí mismo el único miembro de la rama oriental de las lenguas románicas. Es la única lengua romance que ha mantenido rasgos arcaicos del latín, como el sistema de casos (terminaciones de las palabras en función de su papel en la frase) y el género neutro[21].

¿Pero cómo llegaron los rumanos a hablar latín vulgar? Hay otro misterio allí. Parte del área lingüística del rumano fue conquistada por el emperador Trajano en el año 106 d.C., y formó la provincia romana de Dacia por apenas 165 años. Una o dos legiones estaban estacionadas en el suroeste de Dacia, y, aunque no eran italianos, se supone que se comunicaban en latín vulgar e imponían su lengua a todo el país, incluso al norte del Danubio, donde no había presencia romana. ¿Qué idioma hablaba la gente en Dacia antes de que los romanos conquistaran el sur del país? Nadie tiene la menor idea. La “lengua daciana” “es una lengua extinguida, … poco documentada. …sólo se cree que ha sobrevivido una inscripción daciana”. Sólo 160 palabras en rumano son hipotéticamente de origen dacio. Se cree que el daciano está estrechamente relacionado con el tracio, que es en sí mismo “una lengua extinta y poco atestiguada”.

Permítanme repetir: Los habitantes de Dacia al norte del Danubio habrían adoptado el latín de las legiones no italianas que se estacionaron en la parte baja de su territorio del 106 al 271 d.C., y habrían olvidado por completo su lengua original, hasta el punto de que no queda ningún rastro de ella. Fueron tan romanizados que su país pasó a llamarse Rumania, y que el rumano está ahora más cerca del latín que otras lenguas romances europeas. Sin embargo, los romanos casi nunca ocuparon Dacia (en el mapa de arriba, Dacia ni siquiera se cuenta como parte del Imperio Romano). La siguiente parte también es extraordinaria: Los dacios, que habrían abandonado tan fácilmente su lengua original por el latín vulgar, se apegaron tanto al latín vulgar que los invasores alemanes – que hicieron retroceder a los romanos en 271 – no lograron imponer su lengua. Tampoco pudieron los hunos y, más sorprendentemente, los eslavos, que dominaron la zona desde el siglo VII y dejaron muchas huellas en la toponimia. Menos del diez por ciento de las palabras rumanas son de origen eslavo (sin embargo los rumanos adoptaron el eslavo para su liturgia).

Una cosa más: aunque el latín era una lengua escrita en el Imperio, se cree que los rumanos nunca tuvieron una lengua escrita hasta la Edad Media. El primer documento escrito en rumano se remonta al siglo XVI, y está escrito en alfabeto cirílico.

Obviamente, hay espacio para la siguiente teoría alternativa: El latín es una lengua originaria de Dacia; el antiguo daciano no desapareció misteriosamente, sino que es el antepasado común tanto del latín como del rumano moderno. El daciano, si se quiere, es el latín vulgar, que precedió al latín clásico. Una explicación probable del hecho de que Dacia también se llame Rumania es que, en lugar de Italia, fuera el hogar original de los romanos que fundaron Constantinopla[22], lo que sería coherente con la idea de que la lengua romana (latín) siguió siendo la lengua administrativa del Imperio Oriental hasta el siglo VI d.C., cuando fue abandonada por el griego, la lengua hablada por la mayoría de sus súbditos. Eso, a su vez, es coherente con el carácter del propio latín. Harper hace la siguiente observación:

“El latín no es una lengua natural. Cuando se escribe, el latín ocupa aproximadamente la mitad del espacio del italiano escrito o del francés escrito (o del inglés escrito, el alemán o cualquier lengua natural europea). Dado que el latín parece haber surgido en la primera mitad del primer milenio a.C., que fue la época en que los alfabetos se difundieron por primera vez en la cuenca del Mediterráneo, parece una hipótesis de trabajo razonable suponer que el latín fue originalmente una taquigrafía compilada por los italiano-parlantes para fines de comunicación escrita (¿confidencial? ¿comercial?).

Esto explicaría:

  1. a) la muy estrecha concordancia entre el vocabulario italiano y el latino;
  2. b) la concisión del latín, por ejemplo, al prescindir de preposiciones separadas, de formas verbales compuestas y de otros impedimentos del lenguaje “natural”;
  3. c) las inusuales reglas formales que rigen la gramática y la sintaxis del latín;
  4. d) la ausencia de giros irregulares y no estándar;
  5. e) la inusual adopción entre las lenguas de Europa Occidental de un caso específicamente vocativo (“Querido Marco, re. tu carta de…”).[23]

La hipótesis de que el latín era una lengua “no demótica”, un koine del imperio, un artefacto cultural desarrollado con el propósito de escribir, fue propuesta por primera vez por los investigadores rusos Igor Davidenko y Jaroslav Kesler en The Book of Civilizations (2001).

 

¿Qué antigüedad tiene la arquitectura romana antigua?

La objeción más fuerte contra la teoría de que la antigua Roma Imperial es una ficción está, por supuesto, en sus muchos vestigios arquitectónicos. Este tema será explorado más a fondo en un artículo posterior, pero una cita de la influyente obra del vizconde James Bryce, El Sacro Imperio Romano Germánico (1864), señalará la respuesta:

“El viajero moderno, después de sus primeros días en Roma, cuando ha mirado a la Campagna desde la cumbre de San Pedro, ha recorrido los fríos pasillos del Vaticano, y ha meditado bajo la cúpula del Panteón, cuando ha pasado revista a los monumentos de la Roma real, republicana y papal, comienza a buscar algunas reliquias de los mil doscientos años que transcurren entre Constantino y el Papa Julio II. ¿Dónde está la Roma de la Edad Media, la Roma de Alberic, Hildebrand y Rienzi? La Roma que cavó las tumbas de tantas huestes teutónicas, donde acudían los peregrinos, de donde venían los mandamientos ante los que se inclinaban los reyes. ¿Dónde están los monumentos de la época más brillante de la arquitectura cristiana, la época que levantó Colonia y Reims y Westminster, que dio a Italia las catedrales de la Toscana y los palacios bañados por las olas de Venecia? A esta pregunta no hay respuesta. Roma, la madre de las artes, apenas tiene un edificio para conmemorar aquellos tiempos.”[24]

Oficialmente, apenas hay un vestigio medieval en Roma, y lo mismo se aplica a otras ciudades italianas que se cree que fueron fundadas durante la antigüedad. François de Sarre, un colaborador francés en el campo de investigación aquí presentado, quedó intrigado  primero por el magnífico palacio del emperador romano Diocleciano (284-305 d.C.), en el centro de la ciudad de Split, hoy en Croacia. Las construcciones renacentistas están integradas dentro del mismo en un conjunto arquitectónico tan perfecto que es casi indistinguible. Es difícil de creer que diez siglos separen las dos etapas de construcción, como si los edificios antiguos se hubieran dejado intactos durante toda la Edad Media.[25]

También es desconcertante el hecho poco conocido de que la antigua arquitectura romana utilizaba tecnologías avanzadas como hormigones de notable calidad (lea  aquí and aquí), utilizados por ejemplo para construir la hermosamente conservada cúpula del Panteón. Los secretos de la fabricación del hormigón romano se describen en la obra multivolumen de Vitruvio titulada De architectura (siglo I a.C.). Se dice que los hombres medievales ignoraban totalmente esta tecnología, porque “las obras de Vitruvio fueron en gran parte olvidadas hasta 1414, cuando De architectura fue ‘redescubierta’ por el humanista florentino Poggio Bracciolini en la biblioteca de la abadía de San Galo” (Wikipedia).[26]

Como conclusión provisional: todas las rarezas que hemos señalado son como piezas de un rompecabezas que no encajan bien en nuestra representación convencional. Más tarde podremos ensamblarlas en una imagen más plausible. Pero antes de eso, en el próximo artículo, nos centraremos en la literatura eclesiástica desde la Antigüedad tardía hasta la Edad Media, ya que es la fuente original de la gran distorsión histórica que más tarde tomó vida propia antes de ser estandarizada como el dogma de la cronología e historiografía modernas.

*

EL PRIMER REVISIONISTA DEL MILENIO , 26 DE JUNIO DE 2020

Articulo Original

Traduccion original al espanol por Maria Poumier en Red Internacional

*

Notas

1] Polydor Hochart, De l’authenticité des Annales et des Histoires de Tacite, 1890 (en archive.org), pp. viii-ix.

2] David Schaps, “The Found and Lost Manuscripts of Tacitus’ De Agricola”, Classical Philology, Vol. 74, No. 1 (Jan., 1979), pp. 28-42, en http://www.jstor.org.

3] Giles Constable, “Forgery and Plagiarism in the Middle Ages”, en Culture and Spirituality in Medieval Europe, Variorum, 1996, p. 1-41, y en

www.degruyter.com/abstract/j/afd.1983.29.issue-jg/afd.1983.29.jg.1/afd.1983.29.jg.1.xml.

4] Lynn Catterson, “Michelangelo’s ‘Laocoön?'”, Artibus Et Historiae, vol. 26, n° 52, 2005, pp. 29-56, en http://www.jstor.org.

5] David Carrette, “L’Invention du Moyen Âge. La plus grande falsification de l’histoire”, Magazine Top-Secret, Hors-série n°9, 2014.

6] Jerry Brotton, The Renaissance Bazaar: “The Renaissance Bazaar: From the Silk Road to Michelangelo“, Oxford UP, 2010, pp. 66-67.

7] Louis de Beaufort, Dissertation sur l’incertitude des cinq premiers siècles de l’histoire romaine (1738), en

http://www.mediterranee-antique.fr/Fichiers_PdF/ABC/Beaufort/Dissertation.pdf.

8] Jerry Brotton, The Renaissance Bazaar, cit., pp. 66-67.

[9] Esto nunca es algo planteado, por ejemplo, por Royston Lambert en su Beloved and God: The Story of Hadrian and Antinous, Gigante Fénix, 1984.

10] Petronio, The Satyricon, trans. P. D. Walsh , Oxford UP, 1997, “Introduction”, pág. xxxv.

11] Gédéon Huet, “Le Roman d’Apulée était-il connu au Moyen Âge ?”, Le Moyen Âge, 22 (1909), págs. 23-28.

12] https://www.persee.fr/doc/bsnaf_0081-1181_1958_num_1956_1_5488

[13] Jean-Louis Brunaux, The Celtic Gauls: Gods, Rites, and Santuaries, Routledge, 1987; David Henige, “He came, he saw, we counted: the historiography and demography of Caesar’s gallic numbers”, Annales de démographie historique, 1998-1, págs. 215-242, en http://www.persee.fr.

14] Georges Dumézil, Heur et malheur du guerrier. Aspects mythiques de la fonction guerrière chez les Indo-Européens (1969), Flammarion, 1985, págs. 66 y 16.

15] Dux Francorum y rex Francorum se utilizaron de manera intercambiable para Peppin II, por ejemplo.

16] Anthony Kaldellis, Streams of Gold, Rivers of Blood: The Rise and Fall of Byzantium, 955 A.D. to the First Crusade, Oxford UP, 2019, p. xxvii.

17] Harold J. Berman, Law and Revolution, the Formation of the Western Legal Tradition, Harvard UP, 1983; Aldo Schiavone, The Invention of Law in the West, Harvard UP, 2012.

18] Sander M. Goldberg, Epic in Republican Rome, Oxford UP, 1995, pp. 50-51.

19] Anatoly T. Fomenko, History: Fiction or Science? vol. 1, Delamere Publishing, 2003, p. 357.

20] M. J. Harper, The History of Britain Revealed, Icon Books, 2006, pág. 116.

21] Clara Miller-Broomfield,  “Romanian: The forgotten Romance language”, 2015.

22] Debemos tener en cuenta que el sudeste de Rumania está situado en la estepa póntica que, según la hipótesis ampliamente difundida de Kurgan, es el hogar original de la primera comunidad de habla proto indoeuropea.

23] M. J. Harper, The History of Britain Revealed, cit., págs. 130-131.

24] Vizconde James Bryce, The Holy Roman Empire (1864),  en http://www.gutenberg.org

[25] François de Sarre, Mais où est donc passé le Moyen Âge? Le récentisme, Hadès, 2013, disponible aquí.

26] Más sobre el hormigón romano en Lynne Lancaster,  Concrete Vaulted Construction in Imperial Rome: Innovations in Context, Cambridge UP, 2005.

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...