DOSSIER: ¿Es la circuncisión la fuente de la tribulación judía? Mutilación genital y trauma psíquico – por Laurent Guyenot

  1. ¿Es la circuncisión un trauma epigenético?

El parlamento islandés presentó recientemente un proyecto de ley para prohibir la circuncisión sin justificación médica, por ser una violación de los derechos de los niños, a castigar con hasta seis años de prisión, creando paralelismos con las mutilaciones genitales femeninas, que ya están prohibidas en muchos países europeos.

Al igual que en Alemania, hace seis años, los líderes y las organizaciones judías europeas presionaron con éxito contra el proyecto de ley islandés, calificándolo de antisemita: “Los nazis promulgaron tal ley en 1933 y sabemos cómo terminó”, declaró (muy equivocadamente) Pinchas Goldschmidt, presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos, añadiendo con satisfacción: “Creo que la presión internacional los ha hecho retroceder, pero la lucha por el milah [circuncisión] y también el shechitah [sacrificio de animales] va a continuar en toda Europa”.

De hecho, ha continuado, y no solo en Europa. La pugna ha tenido lugar realmente desde la época romana, si no antes. En los tiempos modernos, a menudo ha encontrado oposición entre los propios judíos. Abraham Geiger (1810-1874), uno de los fundadores del judaísmo reformado en Alemania, abogó por abandonar este “rito sangriento y bárbaro”, señalando que no forma parte del Pacto Mosaico y que ni siquiera se menciona en el Deuteronomio.

Esto puso contra él una alianza de rabinos ortodoxos y reformados. Hoy en día, el llamado movimiento “intactivista” incluye a muchos judíos que abogan por el reemplazo del ritual sangriento por uno simbólico, llamado brit shalom. Sus argumentos no han sido escuchados hasta ahora, debido a la fuerte movilización de los activistas judíos pro-circuncisión como Jake Waskett, quien ha realizado casi 14,000 ediciones en Wikipedia para mostrar un sesgo pro-circuncisión.

Pero la lucha continuará, porque la cuestión de la circuncisión está en el centro de la cuestión judía. Es, quizás, el tabú dentro del tabú. Baruch Spinoza creía que “la circuncisión por sí sola preservará a la nación judía para siempre”1.  Por lo menos, es un factor que no debe ser ignorado por nadie que busque seriamente entender la cuestión judía. Aquí explicamos por qué.

 

  1. Endogamia y circuncisión.

Como escribí anteriormente, la judeidad, que abarca el judaísmo, el sionismo y mucho más, tiene la naturaleza fundamental de un pacto. Los judíos religiosos creen que es un pacto entre Dios y las únicas personas que Él realmente cuida. Pero la mayoría de las élites intelectuales, culturales, financieras, políticas o criminales judías, admitidas por ejemplo en los B’nai B’rith (“Hijos del Pacto”), asumen que es un pacto de los judíos con ellos mismos.

Es posible que no crean en Yahvé, pero asumen que el Pacto es muy antiguo, y se remonta a algo así como cien generaciones; por lo tanto, está arraigado en un vínculo ancestral profundo (o la ilusión de él). “Dios no escogió a Israel; Israel eligió a Dios”, le gustaba decir al ateo David Ben-Gurion, con lo que quiso decir que, independientemente de la cuestión de la existencia de Yahvé, los judíos se han asegurado el destino que acompaña a la elección, la dominación mundial: “Si obedeces fielmente la voz de Jehová tu Dios […], Jehová tu Dios te elevará más alto que cualquier otra nación en el mundo” (Deuteronomio 28: 1).

Lo que Yahweh pidió a cambio es, sobre todo, el exclusivismo religioso: “No tendrás otros dioses para rivalizar conmigo” (Éxodo 20: 3). Ese mandamiento va unido a la endogamia estricta. Yahvé prohíbe a los judíos casar a sus hijos con no judíos porque “su hijo sería seducido para que me siguiera y sirviera a otros dioses” (Deuteronomio 7: 3).

Desde el punto de vista de un judío ateo, la endogamia es el verdadero problema del Pacto, y los celos de Yahweh son solo una justificación religiosa: “la divinidad en el judaísmo está contenida en la exaltación de la entidad representada por la raza” (Isaac Kadmi-Cohen, Ensayo sobre El alma judía , 1929)2. Ese es también el punto de vista del psicólogo social darwiniano Kevin MacDonald, quien sostiene con fuerza que el judaísmo es una “estrategia evolutiva de grupo” disfrazada de religión3.

La endogamia es tan valiosa en la Biblia que incluso supera la prohibición del incesto como la entiende la mayoría de las culturas. Abraham se casa con su hermanastra Sara. Su hijo Isaac recibe una esposa egipcia en su juventud, pero sus herederos son los hijos que tiene con Rebecca, la hija de su primo Bethuel (cuya madre, Milcah, se había casado con su tío Nahor, según Génesis 11:29).

Rebecca, horrorizada por la idea de que su hijo Jacob debería casarse fuera de la familia, lo envía a su hermano Labán para que pueda casarse con una de las dos hijas de Labán; Jacob se casa con ambos (Génesis 28). El caso de Esaú, el hermano mayor de Jacob, es similar: primero se casa con dos mujeres hititas, “una amarga decepción para Isaac y Rebeca” 26:35, pero se arrepiente y toma esposa de su prima Mahalath, hija de su tío Ismael (28:9). Ismael es él mismo de linaje impuro, como el hijo de Abraham y su criada egipcia Agar, Esaú está excluido de todas las personas elegidas; Él es el antepasado de los edomitas (Génesis 36).

Los historiadores creen que estas genealogías fueron inventadas por el sacerdocio levítico durante su exilio babilónico, y en su mayoría al final, cuando Babilonia había caído bajo el dominio persa y los judíos exiliados se estaban preparando para la reconquista de Palestina4. Fueron los exiliados babilónicos quienes convirtieron la pureza de la sangre y la endogamia estricta en la piedra angular del antiguo judaísmo, como se refleja en el Libro de Ezra.

Entre la élite gobernante, y especialmente entre las familias sacerdotales que reclamaban a Aarón como su antepasado, las uniones entre primos o tíos y sobrinas eran altamente valoradas. El propio Ezra, un sacerdote aarónico que viajó a Jerusalén ochenta años después de que el rey Ciro el Grande hubiera permitido que el primer contingente se estableciera nuevamente en Palestina, se queja de que estos primeros pioneros (42,360 personas con sus 7,337 sirvientes y 200 cantores hombres y mujeres, según Ezra 2: 64–67) “han sido infieles” a Yahvé “al casarse con mujeres extranjeras de la gente del país” (Esdras 10: 2).

Por “la gente del país”, Ezra se refería a la población palestina sobre la cual los judeo-babilonios tenían la intención de reinar. Estos pueblos indígenas, que se creían los habitantes legítimos de la tierra, fueron declarados “extranjeros” en la visión invertida de la historia impuesta por los colonos respaldados por los persas. Ezra les dice a sus compañeros judíos de Babilonia:

“El país que estáis a punto de poseer es un país contaminado; contaminado por la gente del país y sus prácticas repugnantes, que lo han llenado con su inmundicia de punta a punta.

Por lo tanto, no deben entregar a sus hijas en matrimonio a aquellos hijos, o dejar que sus hijas se casen con ellos, o preocuparse por la paz o las buenas relaciones con ellos, si quieren fortalecerse, vivir de la sustancia de la tierra y legárselo a tus hijos para siempre” (Esdras 9: 11–12).

Ezra exige que todos los transgresores que repudien a sus esposas extranjeras y a los hijos nacidos de ellas. El hecho de que la prohibición de los matrimonios mixtos por parte de Ezra repite la formulada en el Deuteronomio, y que los matrimonios mixtos condenados por Ezra recuerdan a los achacados a los hebreos en los libros de Números y Reyes, debe interpretarse a la inversa, según historiadores recientes, ya que gran parte del Pentateuco y toda la literatura del Deuteronomio fueron retocadas para apoyar el proyecto teocrático de Ezra.

La circuncisión neonatal es probablemente una de las innovaciones introducidas por los judeo-babilonios en Palestina. Aparece en el Libro del Génesis, como un mandamiento directo de Yahveh a Abraham, mucho antes de que Yahveh hablara a Moisés. Pero Abraham es desconocido por los profetas preexílicos, y su viaje desde la ciudad de Ur, “más allá del río” (Éufrates), a Palestina, motivado por la promesa de Yahveh de “darle este país como su posesión” (Génesis 15: 7 ), probablemente fue escrito durante el período persa como un modelo para la (re)conquista de la “Tierra Prometida”5. La circuncisión es el único mandamiento del Pacto de Abraham:

“Tú, por tu parte, debes guardar mi alianza, tú y tus descendientes después de ti, generación tras generación. Este es mi pacto que debes mantener entre mí y tú, y tus descendientes después de ti: cada uno de tus varones debe ser circuncidado.

Debe circuncidar la carne de su prepucio, y esa será la señal del pacto entre usted y yo. Tan pronto como tenga ocho días de edad, todo varón, generación tras generación, debe ser circuncidado, incluidos los esclavos nacidos en el hogar o comprados a un extranjero que no sean de tu descendencia. Ya sean nacidos dentro del hogar o comprados, deben ser circuncidados.

Mi pacto debe ser marcado en tu carne como un pacto perpetuo. El hombre no circuncidado, cuyo prepucio no ha sido circuncidado, esa persona debe ser separada de su pueblo: ha quebrantado mi pacto” (Génesis 17: 9–14).

La circuncisión no era en sí misma una novedad. Era desconocido en Mesopotamia, pero se practicaba en el antiguo Egipto con niños de catorce años. Dicha práctica puede compararse con los ritos de paso practicados en otras sociedades tradicionales, mediante los cuales los jóvenes varones son extraídos dolorosamente del mundo de las mujeres y se integran en el mundo de los hombres.

La circuncisión de varones prepúberes o adolescentes también se practicó en Siria, aunque no de manera uniforme, y probablemente algo más en las partes del sur, cerca de Egipto, que en las regiones del norte. También puede haberse realizado en la Arabia preislámica, como lo es hoy en las sociedades islámicas.

Circuncisión de adolescentes en el antiguo Egipto.

 

Es razonable suponer que los ritos de circuncisión practicados en la antigua Judea antes del exilio babilónico eran consistentes con las prácticas de otros pueblos vecinos, lo que explicaría por qué ni siquiera se menciona en el pacto mosaico.

Según el Libro de Josué, es solo cuando los hebreos se establecieron en la Tierra Prometida de Canaán cuando “Josué hizo cuchillos de sílex y circuncidó a los israelitas en la colina de los Prepucios” (Josué 5: 3). La explicación dada en los siguientes versículos, según la cual la circuncisión debía reanudarse porque se había abandonado temporalmente durante los 40 años de vagar en el desierto, puede ser una glosa post-exílica.

Hay una historia importante en Génesis 34, que también puede informarnos tanto sobre el contexto pre-exílico como sobre su reinterpretación post-exílica. Hamor, el rey de la ciudad cananita de Siquem, hizo una vez la siguiente propuesta a Jacob: “El corazón de mi hijo, Siquem, está puesto en tu hija. Por favor, permite que ella se case con él. Cásate con nosotros; Danos tus hijas y llévate las nuestras. Podemos vivir juntos, y el país estará abierto para ti, para que vivas y te muevas y adquieras propiedades”.

Los hijos de Jacob fingieron estar de acuerdo a condición de que “te vuelvas como nosotros al circuncidar a todos tus varones. Entonces te daremos nuestras hijas, tomando las tuyas para nosotros; y nos quedaremos con vosotros para formar una sola nación”. Hamor aceptó y convenció a todos sus súbditos masculinos para que fueran circuncidados. Tres días después, “cuando los hombres todavía estaban adoloridos”, los hijos de Jacob atacaron la ciudad: “mataron a todos los machos”, incluidos Hamor y Siquem, y “tomaron cautivos a todos sus hijos y esposas y saquearon todo lo que se encontraba en las casas “.

Este pasaje registra la ambigüedad de la relación entre la endogamia y la circuncisión. En teoría, las personas pueden convertirse a la nacionalidad israelita (en lugar de a la religión) mediante la circuncisión. Pero en la práctica, esto no sucede, y prevalece la endogamia estricta. Esta contradicción puede reflejar el cambio radical que tuvo lugar durante el exilio, cuando las antiguas crónicas fueron editadas para adaptarse a la nueva ideología.

En el Pacto abrahámico, inventado por los levitas en Babilonia y proyectado antes del Pacto mosaico, la circuncisión no se presenta como un rito de conversión. Todo lo contrario: se refiere exclusivamente a la descendencia de Abraham. A cambio del sacrificio de todos los prepucios de sus descendientes masculinos, Yahvé le promete a Abraham innumerables descendientes (“Te haré sumamente fértil. Te convertiré en naciones, y tus descendientes serán reyes”) y un pedazo de la Media Luna Fértil como posesión inalienable (“Y a ti y a tus descendientes después de ti, te daré el país donde ahora eres inmigrante, toda la tierra de Canaán, para poseer en perpetuidad”) (Génesis 17: 6-8). Como una marca en la carne transmitida artificialmente de padre a hijo, brith mila, el “pacto de la circuncisión”, es como un rasgo genético superpuesto.

Es fácil comprender que el sacerdocio Yaveísta que gobernó la comunidad judía en Mesopotamia y Persia valoraría la circuncisión como un marcador de identidad étnica, en una tierra donde nadie más la practicaba. Pero, ¿por qué introducirían la novedad radical de la circuncisión en los recién nacidos? Una razón parece estar relacionada con la práctica anterior del sacrificio humano, que está abundantemente documentada en la Torá, y debía realizarse en el octavo día de acuerdo con Éxodo 22: 28-29: “Usted me dará el primogénito de tus niños; harás lo mismo con tus rebaños y manadas. Durante los primeros siete días, el primogénito se quedará con su madre; al octavo día me lo darás”. Los sacrificios de los primogénitos, tanto humanos como animales, en el nombre de Yahvé están abundantemente documentados en la Biblia hebrea (el mismo Yahvé lo admite en Ezequiel 20:25).

Es posible que hayan estado en declive antes del exilio, pero fue solo en Babilonia donde fueron oficialmente prohibidos, ciertamente por la ley persa (lea mi artículo anterior). Entonces se decidió que los hijos primogénitos debían ser “redimidos” por una ofrenda sustituta a los levitas (Éxodo 34: 19-20 y 13: 11-13; Levítico 27:26), como eran los primogénitos de los “animales inmundos” no aptos para el consumo (Números 18: 15-17). La historia de que Yahvé ordenó a Abraham que sacrificara a su hijo y luego retuvo su brazo y pidió un carnero, se inventó para acompañar esta reforma. La circuncisión de los varones recién nacidos (en el octavo día) también se introdujo como un sustituto para el sacrificio del primogénito (en el octavo día).

Otro motivo para circuncidar a los hombres en la infancia en lugar de en la adolescencia puede haber sido reducir el alto porcentaje de judíos que eligieron asimilarse en la cultura mesopotámica y persa. El capítulo 44 del Libro de Jeremías muestra que los judíos que habían huido a Egipto antes de la conquista babilónica estaban fuertemente inclinados a abandonar el culto nacional de Yahvé y recurrir al culto más universal de Asherah (lea mi artículo). No hay razón para suponer que las cosas fueran muy diferentes entre los que se llevaron al exilio en Babilonia.

Mientras que los judíos de Egipto pueden no haber tenido problemas para mantener su tradición de la circuncisión en Egipto, la cultura local probablemente desmotivó a los judíos habitantes de Babilonia. Forzar a los padres a circuncidar a sus hijos varones al nacer fue, sin duda, una forma eficaz de frenar esta tendencia.

También puede haber una razón más siniestra: la circuncisión del octavo día no solo marca el Pacto en la carne; lo graba en las capas más profundas e inalcanzables del subconsciente, a través del dolor traumático y la castración simbólica.

 

  1. El trauma de la circuncisión neonatal.

Incluso cuando se realiza en niños mayores de ocho años, como suele ser el caso entre los musulmanes, la circuncisión ritual plantea serios problemas en las sociedades modernas, que se supone que prohíben los ataques a la integridad física de los niños por cualquier motivo que no sea médico. Pero la circuncisión de los bebés muy pequeños plantea un rango adicional de preguntas inquietantes.

A diferencia del niño o adolescente, el bebé recién nacido es psicológicamente incapaz de dar un sentido positivo a la violencia que se le hizo. No participa activamente en él y no puede apropiarse simbólicamente de él como parte de su identidad. Ocho días después de salir del vientre de su madre, un trauma en sí mismo, pero natural, lo que necesita es fortalecer una confianza inquebrantable en la benevolencia de quienes lo recibieron en este mundo.

Debido a que los bebés no pueden hablar, los rabinos que defienden la tradición hablan en su lugar para minimizar su dolor físico y su situación psicológica. Pero según el profesor Ronald Goldman, autor de Circumcision, The Hidden Trauma, los estudios científicos demuestran el impacto neurológico de la circuncisión infantil, para la cual no se utiliza anestesia. Los cambios de comportamiento observados después de la operación, incluidos los trastornos del sueño y la inhibición de los vínculos entre madre e hijo, son signos de un síndrome de estrés postraumático6.

El trauma de la circuncisión de ocho días no parece tener muchos psicoterapeutas preocupados, incluso entre aquellos que se centran en el trauma temprano. Arthur Janov, célebre autor de The Primal Scream (1970), cuya “terapia primaria” consiste en “descender, sentir y experimentar repetidamente el dolor de la infancia reprimido” (Wikipedia), ha logrado, como dice, liderar a sus pacientes. en “revivir” sus nacimientos. Pero nunca mencionó que alguien haya revivido su circuncisión, un trauma que, a juzgar por los gritos de los bebés, es mucho más traumático.

Sin embargo, la reactivación no solicitada e inesperada del trauma de la circuncisión no es rara en las terapias regresivas. En un artículo bien documentado sobre “El impacto de la circuncisión neonatal”, Robert Clover Johnson escribe sobre el “descubrimiento por parte de muchos hombres en varias formas de psicoterapia regresiva de que el dolor y el terror genitales intensos sufridos durante la circuncisión nunca han sido olvidados por la mente inconsciente.”

Aunque los “recuerdos recuperados” en la terapia hipnótica no deben, en general, considerarse recuerdos reales en el sentido común, la hipótesis de que los traumas olvidados (o los traumas tan jóvenes que nunca llegaron a la conciencia) pueden tener “efectos duraderos y perjudiciales”. en el desarrollo emocional y psicológico, así como en el desarrollo sexual de los hombres”, está respaldado por descubrimientos recientes de que” ciertas partes del cerebro humano “inferior”, especialmente la amígdala gemela en el sistema límbico, tienen la función de registrar experiencias de dolor intenso y emociones como el terror y la rabia”7.

Según el profesor francés Roger Dommergue de Menasce, quien confía en el trabajo del endocrinólogo Jean Gautier, la circuncisión judía causa “graves desequilibrios psico-endocrinos”, porque en el octavo día precisamente comienza un proceso trascendental de equilibrio hormonal que se denomina “la primera pubertad”, y dura veintiún días. Roger Dommergue, judío de nacimiento, cree que esta práctica, reproducida durante cientos de generaciones, ha desempeñado un papel determinante en la psicología colectiva judía, a saber, la hipertrofia del intelecto y la baja empatía emocional8.

 

Metzitzah b’peh , el ritual seguido por algunas comunidades ortodoxas en las que el mohel aspira sangre de la herida después de la circuncisión, ha causado muchas infecciones, algunas de ellas fatales.

 

Durante la ceremonia judía de brit milah, la madre normalmente se mantiene alejada de la escena, y los gritos del bebé están parcialmente cubiertos por los vítores de los hombres que la rodean, un mensaje claro para el bebé en sí mismo. Pero las madres que simplemente escuchan los gritos de dolor y angustia de sus hijos también sufren traumas duraderos: “Los gritos de mi bebé permanecen incrustados en mis huesos y acechan mi mente”, dice Miriam Pollack.

“Su grito sonaba como si estuviera siendo masacrado. Perdí mi leche.” Nancy Wainer Cohen: “Iré a mi tumba escuchando ese horrible lamento y sintiéndome algo responsable”. Elizabeth Pickard-Ginsburg: ” No siento que pueda recuperarme de eso. […] Tuvimos este hermoso bebé y siete días hermosos y este hermoso ritmo comenzó, ¡y fue como si algo hubiera sido destruido! … Cuando nació por primera vez, hubo un vínculo con mi joven, mi recién nacido. Y cuando ocurrió la circuncisión, para permitirla tuve que cortar el vínculo.

Tuve que cortar mis instintos naturales, y al hacerlo corté muchos sentimientos hacia Jesse. Lo corté para reprimir el dolor y reprimir el instinto natural de detener la circuncisión”. Estos testimonios, y más, se pueden encontrar en la página web del Centro de Recursos de Circuncisión ” Madres que observaron la circuncisión “.

¿Qué dijo Sigmund Freud, ese gran explorador de la psique, sobre la circuncisión de los bebés? Ha sido bastante discreto en el tema, aunque no circuncidó a sus propios hijos. Lo aborda en sus últimos libros, pero solo en el contexto de las especulaciones antropológicas. En Nuevas conferencias introductorias sobre psicoanálisis, leemos: “Es nuestra sospecha que durante el período primigenio de la familia humana la castración solía ser realizada por un padre celoso y cruel al crecer los niños, y que la circuncisión, que tan frecuentemente juega un papel en los ritos de la pubertad entre los pueblos primitivos son una reliquia claramente reconocible” 9. Freud vuelve a tocar el tema en Moisés y el monoteísmo, publicado unos meses antes de su muerte: “La circuncisión es un sustituto simbólico de la castración, un castigo que el padre primigenio repartió a sus hijos hace mucho tiempo por la terrible fuerza de su poder, y quienquiera que aceptara este símbolo demostró que estaba dispuesto a someterse a la voluntad de su padre, aunque fue a costa de un doloroso sacrificio10″.

Entre los discípulos de Freud, casi todos judíos, el único que ha reflexionado sobre las consecuencias psicológicas de la circuncisión infantil es Sándor Ferenczi, a quien Freud consideraba su discípulo más dotado, antes de excluirlo cuando comenzó a cuestionar algunos principios fundamentales de la teoría freudiana. La historia de la ruptura entre Freud y Ferenczi es larga, y se remonta a la base misma del psicoanálisis. Pero vale la pena profundizar en él por la luz indirecta que arroja sobre el trauma de la circuncisión judía y las poderosas fuerzas que buscan mantenerla oculta. Jeffrey Masson ha contado la historia con una visión profunda en Asalto a la verdad: La supresión de Freud de la teoría de la seducción (1984). El comienzo se resume como en su introducción:

“En 1895 y 1896, Freud, al escuchar a sus pacientes, se enteró de que había algo terrible y violento en su pasado. Los psiquiatras que habían escuchado estas historias antes de Freud habían acusado a sus pacientes de mentirosos histéricos y habían descartado sus recuerdos como una fantasía.

Freud fue el primer psiquiatra que creyó que sus pacientes estaban diciendo la verdad. Estas mujeres estaban enfermas, no porque vinieran de familias “manchadas”, sino porque se les había hecho algo terrible y secreto cuando eran niñas.

Freud anunció su descubrimiento en un documento que entregó en abril de 1896 a la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de Viena, su primer discurso público importante a sus compañeros. El documento, el más brillante de Freud, en mi opinión, fue recibido con un silencio total. Posteriormente, se le instó a que nunca lo publicara, para que su reputación no se dañara irreparablemente.

El silencio a su alrededor se hizo más profundo, al igual que su soledad. Pero desafió a sus colegas y publicó ‘La etiología de la histeria’, un acto de gran valor. Sin embargo, finalmente, por razones que intentaré aclarar en este libro, Freud decidió que había cometido un error al creer a sus pacientes.

Esto, según Freud más tarde, marcó el comienzo del psicoanálisis como una ciencia, una terapia y una profesión”11.

A partir de 1897, Freud determinó que lo que había tomado previamente como recuerdos reprimidos de abuso sexual, eran en realidad “fantasías”. Durante el resto de su vida, seguiría contando cómo superó heroicamente su error y descubrió que “la intención de esas fantasías era encubrir la actividad autoerótica de los primeros años de la infancia, embellecerla y elevarla a un plano superior. Y ahora, detrás de las fantasías, salió a la luz toda la gama de la vida sexual de un niño” (La historia del movimiento psicoanalítico, 1919).

Desde el punto de vista de la teoría anterior de Freud, llamada “teoría de la seducción” como eufemismo, su nueva teoría de la sexualidad infantil espontánea puede verse como una proyección: los propios niños ahora están acusados ​​de pasión sexual y fantasías asesinas hacia sus propios padres. Al reprimir estos impulsos autogenerados, dice la ortodoxia freudiana, crean sus propias neurosis que, en la histeria, pueden tomar la forma de recuerdos falsos de abuso infantil.

Treinta y cinco años después de que Freud reemplazara su teoría de la seducción por la teoría alternativa de Edipo, su discípulo más confiable tropezó con el mismo descubrimiento que Freud. Frenczi escribió en su diario, en julio de 1932, que el complejo de Edipo bien podría ser “el resultado de actos reales por parte de adultos, es decir, pasiones violentas dirigidas hacia el niño, que luego desarrolla una fijación, no desde el deseo [como sostuvo Freud], sino del miedo. “Mi madre y mi padre me matarán si no los amo, y me identifico con sus deseos”.

Superando su temor a la reacción de Freud, Ferenczi finalmente presentó sus conclusiones ante el XII Congreso Internacional de Psicoanálisis, en un documento titulado “Confusión de lenguas entre los adultos y el niño”. Se encontró con la misma desaprobación que tenía la “Etiología de la histeria de Freud” entre los psiquiatras vieneses. Ferenczi fue excluido por Freud y sus discípulos sectarios, y su artículo nunca se tradujo al inglés. Murió pocos años después.

En su notable artículo, Ferenczi extrajo observaciones muy agudas y adivinaciones de su experiencia terapéutica. Por ejemplo, notó que los niños maltratados a menudo mostraban alguna forma de desarrollo prematuro, y planteó la hipótesis de que la intensidad del trauma, acompañada por el miedo a la muerte, puede acelerar esta madurez, impidiendo un desarrollo más sano y equilibrado, un proceso para el que utiliza la metáfora de “una fruta que madura o se vuelve dulce prematuramente cuando se lesiona por el pico de un pájaro, o de la maduración prematura de la fruta con gusanos. El shock puede hacer que una parte de la persona madure repentinamente, no solo emocionalmente sino también intelectualmente”.

Esta maduración artificial está relacionada con un proceso de identificación del niño maltratado con su agresor, quien “desaparece como realidad externa y se convierte en intrapsíquico en lugar de extra psíquico”. Esta identificación se basa en el miedo y la sensación de impotencia, y puede incluir “la introyección del sentimiento de culpa del adulto”.

En su diario, en respuesta a una pregunta de un paciente sobre por qué no puede recordar haber sido violada, pero sueña con ello sin cesar, Ferenczi escribe: “Sé por otros análisis que una parte de nuestro ser puede ‘morir’ y mientras parte restante de nuestro yo puede sobrevivir al trauma, se despierta con un vacío en su memoria. En realidad, es una brecha en la personalidad, porque no solo se borra el recuerdo de la lucha hasta la muerte, sino que también desaparecen todas las otras memorias vinculadas asociativamente … quizás para siempre”. Y en su artículo, Ferenczi escribe: “Puede haber ningún shock, ni miedo, sin rastros de una personalidad dividida”.

Esta idea es consistente con los hallazgos del médico y psicólogo francés Pierre Janet (1859-1947), cuyo trabajo había sido eclipsado por la psicología freudiana, pero ha generado un mayor interés desde los años 80 en los Estados Unidos. Janet teorizó el primer modelo de “trastornos de identidad disociativos”, ahora incluido en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. La disociación es para Janet un mecanismo de defensa psicológica contra un desbordamiento de afectos de una experiencia traumática.

En Les Névroses, publicado en 1909, escribió: “Así como la síntesis y la asociación son las grandes características de todas las operaciones psicológicas normales, la disociación es la característica esencial de todas las enfermedades de la mente”. La disociación existe en muchos grados, desde el mecanismo de evitación más común de una persona que se niega a enfrentar alguna realidad, a los casos graves de múltiples personalidades inducidas por el trauma. La disociación explica la evolución de los recuerdos traumáticos, compuestos de experiencias fisiológicas, sensoriales, afectivas y cognitivas, que Janet denomina “ideas fijas”.

Estos aspectos fragmentados de la experiencia no permiten que se desarrolle una memoria real que integre en la biografía del sujeto, sino que se desarrolla en entidades psíquicas separadas que interfieren con la personalidad principal.

 

  1. El encubrimiento de Edipo del complejo de Isaac.

Al final de su fascinante investigación, Masson admite que se le escapan todas las razones del cambio radical de Freud: el engaño deliberado en aras de la ambición personal es una explicación un poco corta. El autoengaño es una explicación más probable, y la autora francesa Marie Balmary ofrece una visión convincente sobre el proceso. En L’Homme aux statues. Freud et la faute cachée du père (1997), Balmary muestra que el cambio de Freud ocurrió en el año posterior a la muerte de su propio padre Jakob, el 23 de octubre de 1896.

“Todo lo pasado resurge” Escribió entonces a su amigo y confidente Wilhelm Fliess, compartiendo con él también un sueño recurrente sobre un letrero en una estación de ferrocarril que dice: “Cierre un ojo, por favor”. Dos meses y medio después de la muerte de su padre, también escribió a Fliess : “Desafortunadamente, mi propio padre fue uno de esos pervertidos y es responsable de la histeria de mi hermano (todos cuyos síntomas son identificaciones) y de varias hermanas más jóvenes”. Pero, poco antes del primer aniversario de la muerte de su padre, mientras se encontraba en Viena para cuidar la lápida, atraviesa una intensa crisis psicológica que lo paraliza intelectualmente, y escribe a Fliess: “El paciente que más me preocupa es mi persona”.

Poco después, emerge con gran entusiasmo y se enorgullece de anunciar a su amigo: “Ya no creo en mi neurótica [teoría de la seducción]”, mencionando entre otras explicaciones “la sorpresa de que en todos los casos, el padre, sin excluir el mío, fue acusado de pervertido”, algo que él consideraba inaceptable. En la siguiente carta, escribiendo sobre su propia neurosis, afirma: “en mi caso, el padre no tuvo un papel activo12“.

Balmary construye un caso sólido al afrimar que Freud se retractó de una teoría que empañó la imagen ideal del padre del que estaba guardando luto. No tuvoi valor para acusar a su padre muerto y se sometió, por así decirlo, a la petición del difunto de “cerrar un ojo” sobre la verdad.

Balmary se basa en una reciente investigación biográfica para documentar el menos que perfecto comportamiento de Jakob Freud y los secretos familiares que pueden haber perseguido a Sigmund. Estos incluyen la misteriosa desaparición, posiblemente por suicidio, de una ex esposa llamada Rebecca, posiblemente después de la concepción de Sigmund, cuya fecha de nacimiento Jakob Freud había falsificado. Encuentro totalmente convincente la tesis de que Freud se rindió al imperativo de su inconsciente, especialmente a la luz de los desarrollos posfreudianos en la psicología de la profundidad transgeneracional sobre el impacto de los secretos familiares.

Para encubrir la verdad amenazadora, Freud inventó el complejo de Edipo, que mencionó por primera vez a Fliess el 15 de octubre de 1897. Pero, como señala Balmary, Freud en realidad truncó el mito griego de todo lo relacionado con las faltas del padre de Edipo, el rey de Tebas, Laio, que incluye pederastia e infanticidio. Según los dramaturgos griegos, los dioses maldijeron a Layo por seducir a un joven adolescente y llevarlo a su suicidio. Entonces, asustado por la profecía del oráculo de que su propio hijo lo mataría si concibiera uno con su esposa, abandonó al infante en el bosque, “los tobillos perforados por el centro con puntas de hierro” (Eurípides, Los fenicios).

Así, en el mito completo, la predestinación de Edipo para matar a su padre y casarse con su madre no está determinada por sus propios impulsos, sino por las faltas de su padre, estas fallas que Freud quería reprimir en el secreto del inconsciente.

Todavía hay un aspecto más en la historia que ni Masson ni Balmary mencionan: el factor judío. En la década de 1890, cuando Freud sentó las bases de su teoría, casi todos sus pacientes eran judíos. La mayoría de los discípulos que atrajo con su teoría de la sexualidad infantil, el encubrimiento del incesto generalizado entre las familias de sus pacientes, eran judíos (con la notable excepción de Carl Jung, a quien Freud nombraría presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacional) en 1910, precisamente para desviar a la crítica del psicoanálisis como una “ciencia judía”13). Lo más significativo es que Freud se inició en B’nai Brith en septiembre de 1897, precisamente en el momento de su aproximación a la etiología de la histeria y las neurosis. Encontró allí consuelo para su aislamiento. Durante los siguientes diez años, fue un miembro muy activo, e incluso el “padre fundador” de una segunda logia en Viena.

A menudo leía su trabajo en reuniones masónicas antes de publicarlas en revistas académicas. El apego de Freud a sus raíces judías a menudo se minimiza, pero hacia el final de su vida, en diciembre de 1930, Freud escribió en el prefacio de la traducción al hebreo de Totem y Taboo, hablando de sí mismo en tercera persona: “Si se le formula la pregunta: ‘Ya que has abandonado todas estas características comunes de tus compatriotas, ¿qué te queda a ti que sea judío?’ él respondería: “Mucho, y probablemente la propia esencia”. Ahora no podía expresar esa esencia claramente en palabras; pero algún día, sin duda, será evaluable para la mente científica”14.

Marie Balmary probablemente tenga razón al creer que la negación de Freud de la realidad generalizada de los abusos sexuales y violentos en los niños está relacionada con su incapacidad para aceptar las faltas de su padre. Pero sugeriría que tanto el descubrimiento de Freud como su posterior negación de los abusos sexuales sufridos por sus pacientes también están relacionados con los antecedentes judíos de Freud y con su atormentada relación con el judaísmo.

Los dos factores están interrelacionados, ya que el judaísmo significa esencialmente un pacto con el Dios judío, quien, como lo vio Freud, no es más que una proyección mental colectiva del padre. Dios, el padre y el superyó son idénticos desde la perspectiva de la psicología profunda de Freud, y ciertamente lo son en la psique personal de Freud (el psicoanálisis, recordemos, se basa esencialmente en el “autoanálisis” que Freud comenzó en 1897).

La relación de todo esto con la circuncisión debería ser obvia. Dada esa corriente subterránea judía en la biografía intelectual de Freud, parece probable que la negación de Freud de la realidad de los abusos sexuales por parte de las figuras paternas también esté relacionada con su incapacidad para lidiar con el problema de la circuncisión judía.

El primer abuso que sufrieron todos los judíos por parte de sus padres (o los representantes de sus padres) fue la circuncisión en el octavo día (que, por cierto, no es diferente a la perforación de los tobillos del bebé Edipo). Y es durante ese ritual cuando la identidad simbólica del padre judío y el Dios judío es más fuerte. Impresiona físicamente en cada judío, y en todos los judíos colectivamente, la dominación traumática de Yahvé y su Alianza.

El deseo reprimido del hijo de asesinar a su padre, que forma parte del complejo de Edipo, es quizás una de las intuiciones más fértiles de Freud, pero Freud lo ha generalizado como un hecho universal, a consecuencia de que cerró los ojos ante la realidad del abuso de padres y figuras paternas, incluido su propio padre. En realidad, solo el hijo de un padre -o figura paterna- destructivo y manipulador necesita “matar al padre”. Sin embargo, la generalización de Freud también puede considerarse un ejemplo de la tendencia de los intelectuales judíos a proyectar problemas judíos a toda la humanidad. En otras palabras, el deseo de asesinato del niño puede no ser universal, pero puede ser universal en los judíos. Porque todo judío aspira en lo más profundo de su alma a liberarse de Yahvé, el arquetípico del padre abusador y castrador.

Al elegir un mito griego como metáfora de su teoría, Freud participó, consciente o no, en la proyección de un problema judío sobre los gentiles. Si hubiera visto el fuerte tono judío del complejo, lo habría llamado, quizás, el “complejo de Isaac”, ya que Isaac es el hijo que Yahvé le pidió a Abraham que sacrificara como prueba de fe. El mandamiento de Yahvé de circuncidar a los niños de ocho días también se le dio a Abraham, y la tradición judía conecta esos dos sacrificios rituales, considerando la circuncisión de Isaac como un sustituto de su sacrificio (aunque contradice la cronología bíblica).

La expresión “complejo de Isaac” en realidad ha sido utilizada por el psicoanalista francés Jean-Pierre Fresco, quien lo define como “las consecuencias generales en la psique del hijo de un padre percibido como psicológicamente amenazador, destructor o asesino”15. Fresco llama a tal padre “abrahámico”. Extrae su percepción de una lectura de Franz Kafka autobiográfica y póstumamente publicada, Carta a su padre, en la que Kafka describe el efecto devastador en su personalidad de un padre abusivo cuyos medios de educación eran “abuso, amenazas, ironía, risas rencorosas y, curiosamente, autocompasión”. Kafka percibió a su padre sádico como una divinidad cruel, cuyas leyes eran totalmente arbitrarias y, sin embargo, incuestionables: “para mí, como un niño, todo lo que invocaba era un mandamiento celestial”. “Desde su sillón, gobernó el mundo. […]

Tu confianza en ti mismo era tan grande que no tenías necesidad de ser coherente en absoluto y, sin embargo, nunca dejaste de estar en lo cierto”.

Me parece muy significativo que la escritura de Kafka sea considerada inherentemente judía por los críticos literarios judíos. Kafka es “el escritor judío”, afirma Harold Bloom16 -, mientras que él mismo creía que su escritura estaba totalmente determinada por su relación con un padre sádico: “Mi escritura era todo acerca de usted, todo lo que hice allí, después de todo, fue para lamentarme de lo que podía lamentarme en tu pecho”.

¿El genio de Kafka proviene de ser judío o de tener un padre psicópata? Este quidproquo me recuerda la percepción de Philip Roth, expresada a través del personaje de Smilesburger en la Operación Shylock: “Un judío conoce a Dios y cómo, desde el primer día en que creó al hombre, se sintió irritado con él desde la mañana hasta la noche. […] Tratar de atraer a un padre loco e irritado, eso es ser judío. Para apelar a un padre loco y violento, y durante tres mil años, ¡eso es ser un judío loco!17

Freud y Ferenczi uno junto al otro en un retrato de grupo

 

  1. El odio judaico

Sería difícil argumentar que la circuncisión a la edad de ocho días no constituye un trauma capaz de causar una disociación intensa en la personalidad del niño. Un trauma causado a esta edad tiene pocas posibilidades de volver a la conciencia y ser sanado.

No soy médico ni psicólogo, y solo estoy formulando hipótesis. Se necesita desesperadamente más investigación; por ejemplo, sobre el posible vínculo entre la circuncisión judía y la tasa alta conocida de enfermedades mentales entre los judíos. La Enciclopedia Judía de 1906 tenía una entrada sobre el tema: “Los judíos están más sujetos a enfermedades del sistema nervioso que las otras razas y pueblos entre los que viven.

La histeria y la neurastenia parecen ser más frecuentes”18.

En su Ensayo sobre el alma judía (1929), Isaac Kadmi-Cohen habló de “una neurosis congénita caracterizada por una falta de equilibrio entre los datos objetivos y el juicio […] una excitabilidad nerviosa, una exaltación crónica de la pasión.”19. La investigación realizada por el sociólogo Leo Srole en la década de 1960 muestra que la tasa judía de neurosis y trastornos del carácter era aproximadamente tres veces más alta que la de católicos y protestantes.20

Dado que los niños maltratados sufren una notoria baja autoestima, ¿es inverosímil sugerir que el trauma de la circuncisión a los ocho días tiene alguna relevancia para el famoso síndrome del “auto-odio judío”? Antes de convertirse en un útil insulto contra cualquier judío que critique al judaísmo, al sionismo o simplemente a otros judíos, el concepto de “auto-odio” fue el tema de un libro de Theodor Lessing (1872-1933), publicado en Berlín en 1930.

Para Lessing, el odio hacia sí mismo es inherente al judaísmo: “No hay un solo hombre de sangre judía en quien no se pueda detectar, al menos, el comienzo del auto-odio judío”. La explicación de Lessing, sin embargo, está lejos de ser satisfactoria. “A la pregunta: ‘¿Por qué no podemos amarnos a nosotros mismos?’ La doctrina judía responde desde el principio de los tiempos: ‘Porque somos culpables’ […] En cada hombre judío hay una tendencia profundamente enterrada a interpretar cualquier desgracia que lo golpee como la expiación por una falta que ha cometido”21. Hay una verdad profunda en este diagnóstico, pero la formulación de Lessing es confusa.

No puede querer decir que los judíos tratan de entender lo que hicieron a sus perseguidores para merecer su hostilidad. Durante dos mil años, las elites judías han insistido que las persecuciones que sufren no son el resultado de su comportamiento ofensivo contra los gentiles, sino de su esfuerzo por vivir con ellos en armonía, esfuerzo que equivale a la infidelidad a Dios y a su vocación como “un pueblo aparte”.

La versión moderna y secular de este patrón cognitivo desastroso es la noción de que la judeofobia (recientemente renombrada como antisemitismo) es un impulso totalmente irracional que infecta misteriosamente a toda la humanidad. “La judeofobia es una variedad de demonopatía, con la distinción de que no es peculiar de razas particulares, sino que es común a toda la humanidad”, escribe Leon Pinsker, un médico. Es “una aberración psíquica. Como aberración psíquica, es hereditaria, y como enfermedad transmitida durante dos mil años es incurable”22.

Esto ayuda a mantener a los israelíes en un estado de temor perpetuo al próximo Holocausto, que podría golpear en cualquier momento si los gentiles experimentan un nuevo estallido de histeria colectiva antisemita, independientemente de lo que haga Israel. Benzion Netanyahu, declarado en febrero de 2009, un día antes de la elección de su hijo: “Hoy nos enfrentamos, de manera simple y llana, a un peligro de aniquilación. Este no es solo un peligro existencial para el estado de Israel, sino un peligro real de aniquilación completa. La gente piensa que la Shoah [Holocausto] ha terminado, pero no es cierto. Continúa todo el tiempo.23

Tal propaganda es una forma de abuso psicológico masivo, terrorismo en el más puro sentido. Pero, ¿por qué los judíos, incluso los más inteligentes, son atrapados tan fácilmente en este “síndrome de estrés pre-traumático” (como lo llama Gilad Atzmon)24? ¿Podría ser que el trauma de la circuncisión haya creado una predisposición especial, una paranoia preprogramada que perjudica su capacidad para relacionarse y reaccionar racionalmente ante ciertas situaciones?

¿Es la circuncisión al octavo día, inventada hace unos veintitrés siglos por una secta que conspira para dominar el mundo, una especie de trauma ritual diseñado para esclavizar mentalmente a millones de personas? ¿Es el candado definitivo de la “prisión judía” (como lo llama el periodista francés Jean Daniel, por experiencia)? 25

Según un estudio realizado por un equipo de investigadores en el Hospital Mount Sinai en Nueva York bajo la dirección de Rachel Yehuda, “el trauma del Holocausto se transmite genéticamente” de los sobrevivientes (es decir, de todos los judíos que sobrevivieron a 1945) a sus descendientes, por “herencia epigenética”26. Le sugiero a la profesora Yehuda que realice ahora un estudio sobre la transmisión epigenética del trauma de la circuncisión a los ocho días.

Laurent Guyénot, 29 septiembre 2018

 

Fuente original ingles

Fuente traduccion

***

REFERENCIAS

1 Benito de Spinoza, Tratado teológico-político, capítulo 3, § 12, Cambridge UP, 2007, pág. 55: “el signo de la circuncisión tiene una importancia tan grande como para convencerme de que solo esto preservará su nación para siempre”.

2 Isaac Kadmi-Cohen, Nomades: Essai sur l’âme juive, Felix Alcan, 1929 (archive.org), pág. 143.

3 Kevin MacDonald, A People That Shall Dwell Alone: Judaism as a Group Evolutionary Strategy [Un pueblo que habitará solo: el judaísmo como estrategia de grupo evolutiva], Praeger, 1994, kindle 2013.

4 Uno de los fundadores de esta escuela minimalista que ahora está obteniendo un amplio reconocimiento es Philip Davies, autor de In Search of “Ancient Israel”: A Study in Biblical Origins [En busca de “El antiguo Israel”: Un estudio en los orígenes bíblicos], Revista del estudio del Antiguo Testamento, 1992. Consulte más notas para obtener más fuentes. También ha sido influyente Niels Peter Lemche, The Israelites in History and Tradition, John Knox Press, 1998. Un defensor más reciente del mismo enfoque es Thomas Romer, quien resumió sus conclusiones en The Invention of God, Harvard University Press, 2016.

5 Mario Liverani, La Bible and l’invention de l’histoire, Gallimard, 2012, pp. 354–355.

6 Ronald Goldman, Circumcision, the Hidden Trauma: How an American Cultural Practice Affects Infants and Ultimately Us All [Circuncisión, el trauma oculto: cómo afecta una práctica cultural estadounidense a los bebés] y, finalmente, a todos nosotros, Vanguard, 1997. Goldman aborda la práctica de la circuncisión neonatal higiénica generalizada en América desde los años 70, y no específicamente la circuncisión judía.

7 Publicado en Genital Autonomy: Protecting Personal Choice, editado por Denniston, Hodges, Milos, Springer Science and Business Media, 2010, pp. 149-166.

8 Roger Dommergue de Ménasce, Dossiers secrets du XXI e siècle , p. 19, en www.histoireebook.com/index.php?post/2012/02/10/Dommergue-Polacco-de-Menasce-Roger-Dossiers-secrets-du-XXIeme-siecle; Escucha al autor en www.youtube.com/watch?v=i4dZTCdvFzI, desde el minuto 14.

9 Sigmund Freud, New Introductory Lectures on Psychoanalysis [Nuevas conferencias introductorias sobre psicoanálisis] (1933), Hogarth Press, 1964, p. 86.

10 Sigmund Freud, Moses and Monotheism [Moisés y monoteísmo], Hogarth Press, 1939, pág. 192.

11 Jeffrey Masson, Assault on Truth: Freud’s Suppression of the Seduction Theory, Farrar Strauss & Giroud, 1984.

12 Marie Balmary, L’Homme aux statues. Freud et la faute cachée du père, Grasset, 1997, pp. 113, 137, 214-215, 244.

13 Andrew Heinze, Jews and the American Soul: Human Nature in the Twentieth Century [Los judíos y el alma americana: la naturaleza humana en el siglo XX], Princeton University Press, 2004.

14 Richard J. Bernstein, Freud and the Legacy of Moses [Freud y el legado de Moisés], Cambridge UP, 1998, pág. 1, en http://assets.cambridge.org/97805216/30962/sample/9780521630962web.pdf

15 Jean-Pierre Fresco, “Kafka et le complexe d’Isaac “, Le Coq-Héron , 2003/2 (n ° 173), pp. 108-120, en www.cairn.info/revue-le-coq-heron -2003-2-page-108.htm

16 “Prólogo” en Yosef Hayim Yerushalmi, Zakhor: Historia judía y Memoria judía (1982) , University of Washington Press, 2011.

17 Philip Roth, Operación Shylock: Una confesión, Simon & Schuster, 1993, pag. 110.

18 “Enfermedades nerviosas”, por Joseph Jacobs y Maurice Fishberg, en www.jewishency
clopedia.com/articles/11446-nervous-diseases.

19 Isaac Kadmi-Cohen, Nomades: Essai sur l’âme juive, Felix Alcan, 1929 (archive.org), pág. 36.

20 Nathan Agi, “The Neurotic Jew”, The Beacon, 5 de diciembre de 2011, en thebeaconmag
.websitesbyrafi.com.

21 Theodor Lessing, La Haine de soi: ou le refus d ‘ ê tre juif (1930), Pocket, 2011, pp. 68, 46–47.

22 Leon Pinsker, Auto-Emancipation: An Appeal to His People by a Russian Jew [Autoemancipación: una apelación de un judío ruso a su pueblo] (1882), en www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/Zionism/pinsker.html.

23 Citado en Alan Hart, Zionism: The Real Enemy of the Jews [Sionismo: El verdadero enemigo de los judíos], vol. 3: Conflict Without End?, [¿Conflicto sin fin?], Clarity Press, 2010, p. 364.

24 Gilad Atzmon, The Wandering Who? Un estudio de la política de identidad judía, Zero Books, 2011, pp. 130-131.

25 Jean Daniel, La Prison Juive. Humeurs et meditations d’un témoin, Odile Jacob, 2003.

26 Tori Rodrigues, “Descendants of Holocaust Survivors Have Altered Stress Hormones,” [“Los descendientes de sobrevivientes del Holocausto han alterado las hormonas del estrés”], Scientific American, 1 de marzo de 2015, en www.scientificamerican.com.

***

Laurent Guyenot es el autor de:

JFK-9/11: 50 años de Deep State, Progressive Press, 2014

De Yahveh a Zion: Dios celoso, pueblo elegido, tierra prometida … Choque de civilizaciones , 2018.

 

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: