Venezuela: la nueva Siria?

trump maduro12

Trump comienza a preparar la invasión militar de Venezuela empezando por desconocer al gobierno legítimo de Nicolás Maduro para reconocer en su lugar a un desconocido, a saber, a Juan Guaidó.
Este sujeto hasta hace solo 2 meses era un completo desconocido, y no solo a nivel internacional, sino también dentro de la misma Venezuela.
Trump ahora exige a Nicolás maduro que ceda el poder en favor de Guaidó de manera “pacífica” y advierte de terribles consecuencias si el gobierno venezolano se atreve a tocar a algún miembro de la oposición.
Este individuo, Juan Guaidó, nunca se presentó a presidente, nadie voto por él, sin embargo, para Trump es el presidente “legitimo” de Venezuela.
Juan Gerardo Guaidó Márquez es un ingeniero y político venezolano, diputado nacional del partido Voluntad Popular por el estado Vargas. Desde el 5 de enero de 2019, ejerce como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela siendo la persona más joven en ocupar dicho cargo.
Así es, solo desde el días 5 del presente mes es presidente de la mayor organización opositora al gobierno de Maduro, pero aun así se autoproclamó “presidente legítimo de Venezuela”; claro, aupado y apoyado por el gobierno estadounidense. Esto es de risa y solo un tonto se lo cree, solo un traidor a la patria venezolana lo podría aceptar.
Pero esta jugada de Washington es un plan que se viene negociando desde hace meses.
Si, así es, desde hace meses Washington cabildea con sus aliados acerca de la mejor manera, y menos costosa, de quitar a Maduro del poder para poner un títere en su lugar; un títere que apruebe todo lo que Washington le ordene. Un títere que entregue los recursos naturales venezolanos al aparato militar industrial estadounidense, grupo precedido por los Rothschild y compañía.
No es casualidad que en conjunto con EEUU gobiernos entreguistas de todo el mundo desconocieron el gobierno de Maduro a la par que Trump. Así, tenemos que Canadá, Brasil, Colombia, Argentina, la Unión europea, Chile, Paraguay, Perú, Ecuador, Guatemala y Costa Rica han desconocido a Maduro y exigen su retirada del poder INMEDIATAMENTE; exigen que Maduro entregue el poder de manera “pacífica”, como si eso fuera posible.
En el caso de Brasil, tenemos que el presidente actual, Jair Messias Bolsonaro, es un completo pro estadounidense e israelí, tanto así que nada más llegar al poder pidió la instalación de bases militares de EEUU en su país; afortunadamente los militares se lo impidieron, lo que hace suponer que no van a permitir que Brasil se involucre en una agresión armada contra Venezuela.
En el caso de Argentina, para nadie es un misterio que Mauricio Macri está con los estadounidenses, pues no por nada ha pedido y autorizado la instalación de bases yankees en su territorio; aquí falta que los militares se pongan los pantalones, como en el caso de Brasil, y exijan el cierre de esas bases y que no permitan que Argentina participe de una agresión armada a Venezuela.
En el caso de Colombia es bien conocido su apego a los estadounidenses, tanto así que permitieron la instalación de bases militares gringas en su territorio desde hace ya décadas; inclusive, han acordado con la OTAN una asociación “estratégica”.
El caso de los demás países es algo muy similar a los anteriores.
Pero de lo que no hay duda es que Washington prepara la invasión militar de Venezuela apoyado por estos países latinoamericanos; es por eso que todos ellos se han alineado en busca de un solo objetivo: La salida de Maduro del poder y la colonización yankee del país latinoamericano.
Pero, ¿por qué a EEUU le urge la salida de Maduro del poder? Pues porque temen que una vez instalado allí Rusia ya no les sea posible echarlos del lugar.
Así es, Maduro ha establecido una alianza estratégica con Moscú, de tal manera que Rusia ha prometido inversiones millonarias en el sector petrolero y minero en el país sudamericano, además de  otorgar importantes créditos al país latinoamericano para que este pueda hacer frente a sus compromisos internacionales; de esta manera Rusia se ha convertido en el mayor socio comercial de Venezuela; Empresas rusas realizan inversiones millonarias en ese país.
Así que la salida de Maduro del poder vendría a significar también un duro golpe a la economía rusa, pues muchos de los recursos invertidos en el país sudamericano se perderían, o no se realizarían esas importantes inversiones y Rusia perdería la oportunidad de hacer importantes negocios en la región.
Pero no solo es el aspecto económico lo que preocupa a Trump; lo más importante para él es el aspecto geopolítico.
Así es, ellos (los estadounidenses) intentan detener el avance de Rusia en Latinoamérica; de esta forma tratan de impedir que Rusia se establezca en el continente y tenga a EEUU a tiro de piedra; aunque con los nuevos misiles hipersónicos rusos en realidad eso es lo de menos, pues un solo misil de esos destruiría un estado de la Unión americana en un santiamén, y además, lo haría solo en 15 minutos después de ser lanzado el misil; por otro lado, sería imposible detener el misil para los estadounidenses.
Así que para Rusia no es tan IMPORTANTE establecer una base permanente de misiles en Venezuela, ni en ningún otro país americano, pero si le interesaría mostrar músculo en la región y hacer acto de presencia, además de que el dominar el mercado petrolero y gasístico regional sería un duro golpe para Washington; y eso es precisamente lo que trata de evitar Trump desconociendo a Maduro.
Moscú y Caracas actualmente están en pláticas para establecer una base militar rusa en la isla de la Orchila, y aunque la constitución venezolana no lo permite se está estudiando la manera de poder lograrlo, ya sea encontrando algún recoveco dentro de la constitución que lo permita, o de plano, modificando la misma constitución; eso Washington lo sabía perfectamente, por eso se apresuró a diseñar un plan para impedirlo; plan que por supuesto incluye la salida de Maduro del poder. Así que ya se empezó a implementar ese plan, pero falta por ver qué respuesta dará Rusia.
Ya anteriormente, hace solo unos días, Moscú enviaba dos bombarderos supersónicos Tu-160 a Venezuela como una muestra de solidaridad, así como un mensaje claro a Washington. Rusia le estaba diciendo a EEUU que están preparados para defender a Venezuela y, por consiguiente, a sus intereses en la región.
Aquí lo interesante es ver qué medidas tomará Moscú en las próximas horas, pues esto está que urge, no vaya a ser que le ganen el mandado los estadounidenses.
Lo que yo puedo suponer es que Rusia se apresurará a enviar un contingente militar numeroso a Venezuela, y seguramente desplegará bombarderos estratégicos en el país para que sirvan de disuasión para los estadounidenses y aliados.
Esto mismo que hoy se intenta en Venezuela es exactamente lo que se hizo en su momento en Siria; entonces la mayoría de los países del mundo rompieron relaciones con el gobierno sirio, pero ahora que vieron que es imposible quitar a Bashard al Assad del poder han comenzado a restablecer relaciones diplomáticas con Siria.
Pero lo más significativo es que EEUU haya aceptado la derrota y se retire del país árabe dejando a Rusia como el vencedor indiscutible, ¿pasará ahora lo mismo en Venezuela?.
Para Rusia Siria representa su patio trasero, así que para ellos echar a EEUU del lugar era de suma importancia y finalmente lo han logrado sin utilizar armas estratégicas.
Pero para EEUU igualmente Venezuela es su patio trasero; así que han aceptado la derrota en siria pero se resisten a perder su influencia en el continente latinoamericano, es por eso que se preparan para luchar por Venezuela; falta ver si Rusia se los permitirá o los sacará a patadas de allí como lo han hecho en siria.
Pronto comenzaremos a ver como se comienzan acumular fuerzas militares en Venezuela de parte de las principales potencias del mundo; no olvidemos que Rusia se juega el principal yacimiento petrolífero del planeta, en tanto que EEUU se juega su abasto energético así como su papel de primera potencia militar del mundo.
Aun China no se ha pronunciado sobre este asunto, pero recordemos que los chinos también tienen hechas importantes inversiones en el país latinoamericano, así que podemos esperar que pronto se pronuncien al respecto en favor de la no intervención de Venezuela.
Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: