DOSSIER: Armas bacteriológica durante la Guerra de Corea – por Thomas Powell

ghjjh56767

Se ha descrito a la Guerra de Corea como “la guerra olvidada de Estados Unidos”. Fuertemente armado, el ejército de Estados Unidos fue derrotado por los ejércitos de Corea del norte y China, equipados por la Unión Soviética. Por primera vez desde su independencia, Estados Unidos no pudo prevalecer en una guerra.

En la década siguiente, en su guerra colonial contra el comunismo en Asia, Estados Unidos fue derrotado resueltamente en Vietnam una vez más. Sin embargo, estos reveses militares no son las únicas razones por las que se está pasando por alto la Guerra de Corea. Hay una negación mucho más oscura en este esfuerzo por olvidar estos detalles de la historia. Esta renuencia a examinar honestamente la Guerra de Corea es la raíz de nuestro actual conflicto con Corea del norte.

El uso clandestino de armas biológicas por parte del ejército estadounidense en Corea del norte y China durante la Guerra de Corea es un hecho censurado de nuestra horrible historia. En mayo de 1951, Corea del norte acusó a Estados Unidos de utilizar armas biológicas y al año siguiente Corea del norte y China volvieron a hacerlo: la fuerza aérea de los Estados Unidos realizó salidas nocturnas para dejar caer contenedores con insectos y ratones de campo contaminados con virus de la peste bubónica, fiebres hemorrágicas y otras enfermedades altamente contagiosas en aldeas y campos de las zonas rurales de Corea del norte y China.

En 1952 se convocó una Comisión Científica Internacional para visitar Corea del norte y China con el fin de investigar las acusaciones sobre el uso de armas biológicas. La Comisión, integrada por nueve miembros, examinó las pruebas reunidas, visitó los lugares, realizó auditorías sobre el terreno y recogió testimonios. También escuchó a cuatro pilotos estadounidenses capturados. Después de preparar el informe, determinó que el testimonio y las pruebas eran abrumadoras de que el ejército estadounidense había utilizado armas biológicas en tiempo de guerra en varios lugares identificados y en momentos específicos.

>>>>>VER: Reporte de la Comisión Científica Internacional

La conclusión del informe es la siguiente: “La comisión llegó a estas conclusiones, pasando de una lógica a otra. Lo hizo a regañadientes porque sus miembros no estaban dispuestos a creer que una técnica tan inhumana podría haberse llevado a cabo ante su condena universal por parte de los pueblos de las naciones”(*).

El presidente Truman, el general MacArthur, el Departamento de Estado y la CIA han negado enérgicamente las acusaciones de que se utilizaron armas biológicas en la guerra de tierra quemada que estaban llevando a cabo en Corea. Las acusaciones chinas y norcoreanas fueron denunciadas como propaganda comunista. El informe de la Comisión Científica Internacional fue ridiculizado, sus miembros fueron descritos como si hubieran sido engañados por los comunistas.

La nueva presidencia de Eisenhower en 1953 llevó a los hermanos Dulles al poder y la negación de Estados Unidos de haber usado armas biológicas en Corea se convirtió en su política de bloqueo implícito. Pero también comenzaron las negociaciones de armisticio.

Al mismo tiempo, todos los documentos relacionados con las armas biológicas contenidos en los archivos del Cuerpo Químico del Ejército de los Estados Unidos -registros, cuadernos de bitácora, informes de inteligencia, registros de pilotos- fueron sistemáticamente destruidos. En los últimos 65 años, han eliminado todos los documentos que los historiadores suelen analizar durante sus investigaciones. El gobierno de Eisenhower también intentó castigar con “juicios farsa” a los disidentes públicos por criticar los decepcionantes resultados de la Guerra de Corea y avivó la fobia a los rojos como en plena Guerra Fría.

Un periodista estadounidense, John W. Powell, fue acusado de sedición por los tribunales federales por su simpatía por el comunismo chino, sus informes sobre el presunto uso de armas biológicas y sus editoriales sobre la Guerra de Corea en su revista de noticias China Monthly Review, publicada en Shanghai.

Después de mucho alboroto, el juicio comenzó en enero de 1959, pero terminó abruptamente con un carpetazo. El olvido no oficial pero muy real de la Guerra de Corea comienza realmente con el colapso de los argumentos de la defensa del gobierno. Años más tarde, Powell revisó el tema de las armas biológicas y publicó dos artículos en 1983 describiendo cómo el ejército estadounidense las había adquirido de Japón después de la Segunda Guerra Mundial.

El Ejército Imperial Japonés tenía una unidad de investigación biológica clandestina en un campo de prisioneros cerca de Harbin, en la Manchuria China ocupada, llamada inocentemente Unidad 731 y dirigida por el cirujano general Shiro Ishii. Ese laboratorio militar llevó a cabo experimentos médicos con enfermedades contagiosas en prisioneros vivos que mató a miles de ellos. Unos 400.000 campesinos de China, Manchuria y Siberia murieron a causa de enfermedades desconocidas a escala regional, causadas por vectores vivos de enfermedades liberadas en contenedores por aviones japoneses.

La Comisión Científica Internacional señaló la similitud de la tecnología de diseminación de patógenos entre las utilizadas por el ejército japonés en Manchuria y las utilizadas por el ejército estadounidense en Corea y China. Después de la rendición japonesa, el Dr. Ishii y muchos de sus colegas lograron desertar y unirse a las fuerzas de ocupación estadounidenses comandadas en Tokio por el general MacArthur. Se llevaron consigo los expedientes médicos y 8.000 muestras de especímenes de sus investigaciones sobre patologías.

Esa mina de experimentos patológicos sobre personas vivas fue entregada discretamente al laboratorio de investigación de armas biológicas del Ejército de Estados Unidos en Fort Detrick. El Dr. Ishii y los miembros de su equipo científico, culpables de algunos de los peores crímenes perpetrados durante la Guerra del Pacífico, obtuvieron inmunidad frente a un juicio por crímenes de guerra.

La evidencia de la propagación de armas biológicas durante la Guerra de Corea es abrumadora. Sin embargo, la “máquina de la negación” del estado de seguridad aún persiste hoy. Recientemente, un científico del Instituto Woodrow Wilson, Milton Leitenberg, presentó su teoría de que el asunto de la Guerra de Corea era un engaño comunista gigantesco, preparado por Stalin, Mao Zedong y Zhou Enlai para denigrar a Estados Unidos durante las negociaciones de alto el fuego. El tipo de argumento teorizado por Leitenberg es similar a una película de la serie B, poco probable, en vista de su material de fuentes dudosas, así como del curso histórico. Sin embargo, este giro casi oficial muestra claramente el grado de negación que, con el tiempo, puede llegar al aparato estatal.

La continua negación de los crímenes de guerra cometidos por Estados Unidos durante la Guerra de Corea es un gran obstáculo para la normalización de las relaciones entre Corea del norte y Estados Unidos. No podemos poner fin a las hostilidades, ni podemos negociar seriamente con una Corea del Norte con armas nucleares con mentiras y una visión histórica falsa.

Thomas Powell, 26 mayo 2017

Fuente original

(*) Comisión Científica Internacional reporte final

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: