Redes sociales: “Aquí no atendemos a fascistas” (comienza la gran purga en Internet)

En menos de 12 horas, los gigantes de internet han suprimido todas las cuentas del grupo Infowars y del periodista estadounidense Alex Jones (ver foto), favorable al presidente Donald Trump.

Esta purga, que tiene lugar después de una audiencia de la Comisión por la Justicia sobre la Censura en Internet de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, estuvo coordinada por Apple, Facebook, Google, Spotify y YouTube.

Todos los videos que Alex Jones realizó durante años han sido así suprimidos de internet.

La decisión se tomó en nombre de la ideología puritana que sostiene que cada cual tiene la responsabilidad de oponerse a las retóricas consideradas desviacionistas. El hecho es que eso contradice la concepción estadounidense de la libertad de expresión, que figura en la 1ª Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América.

Como ya preveíamos hace dos años en el artículo «Estados Unidos, ¿se reforma o se desgarra?», publicado en la Red Voltaire por el periodista y analista francés Thierry Meyssan el 26 de octobre de 2016, un grupo restringido de empresas privadas vinculadas al Partido Demócrata estadounidense acaba así de poner fin a uno de los principios fundadores de los Estados Unidos de América.

Fuente VOLTAIRENET, 7 agosto 2018

 

 

***

 

Alex Jones, el fascismo en las redes sociales y la rima de la historia

La siguiente frase se le atribuye a Mark Twain: “La historia no se repite, pero rima”. Hace un par de días escribí una breve reseña sobre el caso de Cadance Owens en Twitter y la censura ideológica y politizada de la que fue víctima. Al parecer los gigantes de la tecnología no habían terminado de tomar partido en la guerra política de Estados Unidos. Hoy intentaré mostrar brevemente la irónica rima de la historia respecto a lo que le ocurrió a Alex Jones.

Alex Jones

 

Para empezar, déjenme decir que este tipo es completamente fastidioso; es muy ruidoso y su forma de transmitir sus mensajes me parece excesiva. Aunque pudiera tener algo de razón en ciertos puntos, su “estilo” suele ser tan molesto que es imposible identificarse lo más mínimo con él. Ésta es mi opinión personal y sirve para aclarar que este artículo no tiene ninguna intención de defenderlo a él ni a sus puntos de vista.

Este lunes me adentré una vez más en el universo de Twitter y me encontré con una discusión en curso. Alex Jones había sufrido la censura de Apple, quienes habrían retirado sus podcasts de iTunes. Luego de esto Youtube y Spotify hicieron lo propio, mientras en Twitter surgía una gigantesca cantidad de voces que hacían notar algo realmente preocupante.

Muchos celebraban su censura de manera abierta, citando que esto era justicia por la posición que él había tomado frente a la tragedia en la escuela primaria de Sandy Hook. Otros, al ser cuestionados, respondieron que era una decisión simple de una compañía privada que había optado por no asociarse más con alguien que violó los términos de uso y el código de conducta de sus servicios.

Libertad de expresión

La libertad de expresión es un concepto muy básico en realidad: Todos tienen derecho a expresar libremente lo que quieran, pero deben ser conscientes de que, por este mismo principio, pueden existir consecuencias, algo que irónicamente había sido demostrado recientemente en plataformas como Twitter y Youtube, y es que todos corremos el riesgo de encontrarnos con alguien tan molesto como Alex Jones. Pero también significa que todos tenemos la capacidad de expresarnos al respecto y establecer un debate.

Jordan Peterson diría que éste es un derecho inalienable porque sus implicaciones van más allá de la ley: sentir que uno posee la libertad de expresarse libremente conduce al diálogo y este diálogo, aunque poco placentero en algunas ocasiones, es en realidad la forma en la que pensamos y razonamos. Sin pensar y razonar no podemos resolver problemas de índole personal, social y demás. Es ésta una de las razones por las cuales, cuando se establece un Estado tiránico y patológico, la libre asociación y expresión de opiniones es criminalizada.

Como diría V en la película V de Venganza en su famoso discurso revolucionario: “Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. … ¿Por qué? Porque aunque se pueda utilizar el garrote en vez de la conversación, las palabras siempre retendrán su poder. Las palabras permiten dar sentido a la realidad y, para quienes escuchan, anuncian la verdad”.

 


Libertad de acceso a la información

Existe otra peculiaridad en censurar la libre expresión de ideas, por más molestas o escandalosas que parezcan. No solo se impide la expresión de un individuo con un punto de vista único acerca de una u otra situación. También se impide el libre acceso de todas las audiencias potenciales a dicha información. Se impide que alguien haga sonar las alarmas por algo con lo que está en desacuerdo, o algo que considera peligroso para sí mismo, sus vecinos, su familia o el país entero.

Por esto me pareció tan alarmante la tendencia que vi en Twitter en torno al caso de Alex Jones. No es porque yo desee acceder a sus fastidiosas charlas, sino porque infringe mi libertad de acceder a dicha información. Establece un precedente que es alarmante en una sociedad libre: que está bien acallar las voces que nos disgustan. No olvidemos que es precisamente este discurso el que se utiliza para justificar invasiones en otras partes del mundo. A todos en EE.UU. los asustan con dictadores de nombre árabe en Medio Oriente.

Más peligroso aún fue la forma en la que las personas llegaron a defender el hecho, utilizando un paramoralismo que juzga correcto hacer algo así por el beneficio de todos, o simplemente como una decisión individual de una compañía privada. Lo explicaban como: “Una persona o compañía libre tiene el derecho de no permitir el acceso de una persona molesta como Alex Jones a sus locales o servicios”.

No jews allowed

“Aquí no se sirve a los judíos”.

Eso es técnicamente cierto, sin embargo, es aquí donde la historia rima. Hace más de 70 años, los que ejercían su libertad de no permitir el acceso eran los dueños de tiendas en Alemania, y los judíos eran el enemigo de turno. Cualquier Alemán, tal y como cualquier compañía tecnológica hoy en día, está en todo su derecho de establecer reglas sobre a quién permiten ingresar y a quién no. Pero en el contexto especifico de los tiempos en los que vivimos hoy, el esfuerzo concertado de tres compañías haciéndolo simultáneamente, hace eco del esfuerzo concertado de todas las tiendas de la Alemania nazi.

Es irónico que a Alex Jones se le acuse de ser un nazi y se le censure precisamente de forma fascista. Si Hitler estuviera vivo hoy, se sentiría orgulloso de la corriente ideológica de pensamiento que reina en las redes sociales.

Alejandro Rodríguez, 7 agosto 2018

 

***

 

En Estados Unidos, la censura corporativa es censura del Estado

El año pasado, se informó a representantes de Facebook, Twitter y Google en el Senado de Estados Unidos que es su responsabilidad “sofocar las rebeliones de la información” y adoptar una “declaración de objetivos” que exprese su compromiso de “prevenir el fomento de la discordia”.

Alex Jones
“Las guerras civiles no comienzan con disparos, sino con palabras”, les dijeron a los representantes. “La guerra de Estados Unidos contra sí mismo ya ha comenzado. Todos debemos actuar ahora en el campo de batalla de los medios sociales para sofocar las rebeliones de la información que pueden conducir rápidamente a enfrentamientos violentos y transformarnos fácilmente en Estados Divididos de América”.

Sí, esto pasó de verdad.

Caitlin Johnstone: Recordatorio amistoso de que el año pasado se informó a los representantes de Google/Youtube, Facebook y Twitter en el Senado de los EE.UU. que su responsabilidad es “sofocar las rebeliones de la información” para “prevenir el fomento de la discordia”.

Antiwar.com: Scott Horton, Peter Van Buren y Dan McAdams han sido suspendidos en Twitter.Si van a sus cuentas, verán sus viejos tuits, pero se les prohíbe hacer nuevos tuits. Ellos fueron reportados por @KatzOnEarth por criticar sus publicaciones. Por favor, quéjense a Twitter.

Hoy Twitter ha silenciado a tres importantes voces antibélicas en su plataforma: ha suspendido a Daniel McAdams, director ejecutivo del Instituto Ron Paul, ha suspendido a Scott Horton del programa Scott Horton Show y ha eliminado por completo el relato del destacado escritor de Antiwar.com Peter Van Buren.

Estoy a punto de hablar de la censura de Alex Jones e Infowars ahora, así que permítanme decir eso del “bla, bla, bla, no me gusta Alex Jones” para que mis notificaciones en los medios sociales no estén inundadas de gente que diga “Caitlin no dijo eso del ‘bla, bla, bla, no me gusta Alex Jones'”. No debería tener que hacerlo, porque no se trata de Alex Jones, pero aquí está:

No me gusta Alex Jones. Ha ganado millones diciendo las cosas que los derechistas descontentos quieren oír en lugar de decir la verdad; él añade desinformación a su información, lo que es igual a mentir todo el tiempo. Ha hecho innumerables predicciones falsas y su repentino apoyo adulador a un presidente de EE.UU. ha ayudado a adormecer a la derecha populista hasta el punto de caer en la autocomplacencia justo cuando deberían estar obligando a Trump a cumplir sus promesas de campaña no intervencionista, haciéndolo aún más inútil de lo que era antes de 2016.

Pero esto no se trata de defender a Alex Jones. Él sólo resultó ser el inicio de algo mucho peor.

Wikileaks: El imperio contraataca: Apple, Spotify, Facebook y Google/Youtube purgan a Infowars/Alex Jones. Sí, Infowars suele contener tonterías, pero también critica el poder del Estado. ¿Cuál es el próximo editor con millones de suscriptores que será eliminado por transgresión cultural en el mundo?

Paul Joseph Watson: El canal de Alex Jones fue permanentemente ELIMINADO por YouTube. Ésta es una PURGA coordinada. Esto es censura política.

Al momento de escribir esto, Infowars ha sido censurado en Facebook, Youtube (que es parte de Google), Apple, Spotify, y ahora incluso Pinterest, todo ello en cuestión de horas. Esto sucedió al mismo tiempo que Infowars difundía una petición con decenas de miles de firmas pidiendo al presidente Trump que indultara al redactor jefe de WikiLeaks, Julian Assange, quien representa una amenaza mucho mayor para las narrativas del establishment que Alex Jones. La madre de Assange también informa que esta retirada masiva de la audiencia de Infowars ocurrió menos de 48 horas después de que un productor de Infowars se pusiera en contacto con ella para entrevistarla.

En un sistema de gobierno corporativista, en el que no existe una separación significativa entre el poder corporativo y el poder estatal, la censura corporativa es censura estatal. Como el soborno legalizado en forma de cabildeo corporativo y donaciones de campaña ha dado a los estadounidenses ricos la capacidad de controlar la política y el comportamiento del gobierno de EE.UU. mientras que los estadounidenses comunes no tienen ninguna influencia efectiva, es incuestionable que EE.UU. tiene un sistema de gobierno corporativista. Las grandes corporaciones influyentes son inseparables del Estado, por lo que su uso de la censura es inseparable de la censura estatal.

Esto es especialmente cierto en el caso de las vastas megacorporaciones de Silicon Valley, cuyos extensos vínculos con agencias de inteligencia estadounidenses están bien documentados. Desde el momento en que uno colabora en la construcción del programa de aviones teledirigidos del ejército estadounidense, recibe subvenciones de la CIA y la NSA para la vigilancia masiva, o el contenido de su sitio web es regulado por el brazo propagandístico de la OTAN, uno no puede pretender ser una corporación privada e independiente que está separada del poder del gobierno. En el sistema actual, es posible tener un negocio normal con un valor de unos pocos millones de dólares, pero si uno quiere llegar a miles de millones de dólares en el control de la riqueza en un sistema donde el dinero se traduce directamente en poder político, es necesario trabajar con las estructuras de poder existentes como la CIA y el Pentágono, o de lo contrario ellos trabajarán con los competidores en su lugar.

¿Co-incidencia o censura coordinada por el Estado? 1) Alex Jones recientemente lanzó una petición a Trump para indultar a Julian y retirar todos los cargos 2) Ive fue contactado por el productor de Alex Jones para que me entrevistara en las últimas 48 horas. Soy la madre de Julian Assange. https://t.co/z8dmdai5mz

@AssangeMrs

Sin embargo, cada vez que señalo los peligros de que unos cuantos plutócratas de Silicon Valley controlen todo el discurso político de los nuevos medios con un puño de hierro, los lealistas del Partido Demócrata se convierten en un puñado de partidarios acérrimos del libre mercado al estilo Ayn Rand. “¡No es censura!” exclaman. “¡Es una empresa privada y puede hacer lo que quiera con su propiedad!”

Hacen esto porque saben que sus puntos de vista “centristas” dominantes y favorables a los plutócratas nunca serán censurados. Pero los demás están en la picota. Los sitios izquierdistas ya han sufrido la supresión de sus puntos de vista mediante la manipulación de los algoritmos de Google, y no pasará mucho tiempo antes de que los movimientos como BDS y Antifa y los que se muestran escépticos ante las narrativas del establecimiento de Siria y Rusia puedan enfrentarse a la supresión masiva con el mismo pretexto que Infowars.

Es una trampa. Golpee el blanco fácil para que su censura favorable a los oligarcas no se vea como lo que es, entonces una vez que haya fabricado el consentimiento, vaya eliminando el resto de medios disidentes poco a poco.

¿No cree que ése sea el plan? Preguntémosle al senador Chris Murphy:

“Infowars es la punta de un gigantesco iceberg de odio y mentiras que utiliza sitios como Facebook y YouTube para destrozar nuestra nación”, tuiteó Murphy en respuesta a la noticia. “Estas empresas deben hacer algo más que derribar un sitio web. La supervivencia de nuestra democracia depende de ello”.

Eso suena muy parecido a las advertencias emitidas a los representantes de Silicon Valley en el Senado al principio de este artículo, ¿verdad? Esto se dirige a un lugar oscuro.

Tendremos que encontrar una manera de evitar que los oligarcas terminen con todo el pastel y se lo coman entero también. O bien (A) las corporaciones son en realidad organizaciones privadas separadas del gobierno, en cuyo caso la gente debe retirar su dinero de la política y de las agencias gubernamentales de Silicon Valley para que puedan empezar a actuar como tales, e insistir en que sus dueños no puedan ser arrastrados al Senado para ser instruidos sobre lo que pueden y lo que no pueden hacer con sus negocios, o (B) que estas nuevas plataformas de medios de comunicación reciban el mismo trato que las agencias gubernamentales con las que funcionan, y la gente reciba toda la protección de la Primera Enmienda que viene con ello. En este momento, los ingenieros sociales están logrando un beneficio doble de modo que, con el tiempo, la alianza de los plutócratas corporativos y las agencias gubernamentales secretas tendrán la capacidad de controlar plenamente el acceso del público a las ideas y la información.

Si logran eso, es el fin del juego para la humanidad. Cualquier esperanza de que el público se empodere a sí mismo frente a la voluntad de unos pocos oligarcas sociópatas, ecocidas, y omnicidas habrá sido sofocada con éxito. Ahora estamos apostando a todo. Tenemos que luchar contra esto. No tenemos otra opción.

Caitlin Johnstone, 7 agosto 2018
Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Fuente SOTT y SOTT

Print Friendly, PDF & Email

You may also like...