La Knesset declara oficialmente que la “democracia” israelí es solo para judíos

2563.png

En un acto extraño, la Presidencia de la Knesset (un grupo de diez miembros que representa a la mayoría de los partidos) descalificó la semana pasada un proyecto de ley presentado por parlamentarios palestinos israelíes impidiendo que se presente a un debate o votación. El proyecto de ley en cuestión se llamó “Ley Básica: Israel [es un] Estado de todos sus ciudadanos”.

Como indica el encabezado, el proyecto de ley habría declarado que Israel no pertenece a sus judíos, sino a todos sus residentes. La Presidencia de la Knesset decidió que el proyecto de ley era demasiado peligroso para someterlo a votación.
El proyecto de ley fue presentado por la Lista Conjunta, un megapartido compuesto por tres partidos palestino-israelíes, obligados a presentarse juntos porque la mayoría sionista elevó el porcentaje de votos necesarios al 4%, para un escaño en la Knesset y ninguno de los partidos pasaría por sí mismo, en un intento explícito de prohibirlos.
Las posibilidades de que el proyecto de ley pasara incluso una lectura preliminar eran escasas, similar a la posibilidad de que un cerdo asado, con una manzana en la boca, extendiera unas alas y volara. Los siguientes partidos apoyaron la decisión de la Presidencia: Likud, Laborismo, Yesh Atid, Kulanu, Israel Beteinu y Torah Judaism. Un miembro de otro partido, Betzalel Smotrich del Hogar judío (partido de Naftali Bennett), se abstuvo, diciendo que aunque pensaba que la decisión estaba justificada no creía que la Presidencia tuviera la autoridad para descalificar un proyecto de ley.
Junto con los ocho miembros de la Knesset de Hogar Judío, la Presidencia podría reunir 95 diputados de 120 para votar el proyecto de ley. Y sin embargo se consideró demasiado peligroso para debatir.
¿Qué era tan problemático en el proyecto de ley? El asesor legal de la Knesset Eyal Yanon lo dijo claramente:
“[El proyecto de ley] contiene varios artículos destinados a cambiar el carácter de Israel del Estado nacional del pueblo judío a un Estado que otorgue la misma categoría, desde el punto de vista nacional, a la nación judía y a la nación árabe”.
Es decir, el mismo debate sobre el proyecto de ley habría planteado cuestiones preocupantes, demostrando una vez más que un Estado judío y uno democrático no pueden coexistir. Es una contradictio in terminis. Un país democrático permite un cambio pacífico de su forma de régimen. La Gran Bretaña capitalista vivió bajo un gobierno socialista. Casi todos los países democráticos (¡Lo siento, Suiza!) otorgó a las mujeres el voto en la década de 1910 o 1920. La franquicia en los Estados Unidos de hoy no se parece a lo que era en 1791 o incluso en 1871. Los países occidentales han cambiado, no sin sangre y fuego, desde un régimen controlado por las clases altas y burguesas hasta uno que -con los dientes apretados- se vieron obligados a otorgar derechos a las clases trabajadoras. Esto se produjo como resultado de una lucha obstinada, que a menudo tuvo un pie en el pueblo, pero también siempre tuvo una representación parlamentaria.
Esto no fue hace tanto tiempo: como señaló Obama en su discurso en la Selma March, los manifestantes fueron “llamados comunistas, mestizos, agitadores externos, degenerados sexuales y morales y cosas peores, todo menos el nombre que les dieron sus padres”. Selma March era el pie en el pueblo, la violencia utilizada por el régimen blanco -violencia que es esencial, sin la cual, sin el “grave descenso” necesario para “tomar la cima- forzó al ala parlamentaria, siempre más vacilante y “decente” a dar unos pocos pasos por detrás del ala activista, a aceptar las Actas de Derechos Civiles.
Aunque relativamente pasiva, el ala parlamentaria es crítica. Ningún cambio pacífico puede venir sin ella.
Ahora los partidos sionistas de la Knesset eliminaron la opción del cambio parlamentario. Solo puede haber un régimen en Israel, uno judío. La democracia es un excedente: en hebreo decimos “medina Yehudit ve’democratit“. “Un estado judío y democrático. Pero “ve”, que significa “y”, precede a la democracia. La judeidad del Estado es esencial, la democracia, menos.
Pero, ¿de qué se trata este “Estado judío”? De manera vergonzosa, los partidos que descalificaron el proyecto de ley no parecen estar de acuerdo con eso. Hoy en día no es fácil conocer la posición del Likud. Como parte de su metamorfosis en el partido monárquico de la casa de Netanyahu, no publicó una plataforma en las dos últimas elecciones. Pero hay fuertes desacuerdos entre el partido de Lapid, Yesh Atid, entre los laboristas y la Hermandad judía, e incluso entre los marcadores de posición de los partidos de Lieberman y Kachlon hay infinitas divisiones sobre lo que significa el “Estado judío”.
Pero en un punto todos estos partidos pueden estar de acuerdo. Sea el Estado judío lo que sea, cualquiera que sea el rostro que use, no será el Estado de los palestinos israelíes y sus características nunca reflejarán las de ellos.
Durante los últimos 50 años los sionistas liberales han sido aficionados a gastar un precioso oxígeno y tiempo en la cuestión de si puede haber un Estado judío que también sea democrático. Sin embargo, tal como se vive en realidad, no en un plano platónico ideal, es decir, en la realidad tal como está formada por los representantes de la gran mayoría de los judíos de Israel, el 20 % de los ciudadanos del país no puede expresar, en el foro más alto del cuerpo político que se autodenomina Israel, sus puntos de vista sobre las formas en que el país debería ser gobernado y cómo se expresaría a sus ciudadanos.
Ellos pueden votar, sí. Incluso pueden ser elegidos para un cargo, pero no pueden tener ninguna influencia. Y les permitimos ser elegidos, cada vez más, porque necesitamos desesperadamente fingir ante el mundo que no somos Rusia, no todavía, de ningún modo.
La disminución de los derechos de los diputados palestinos es un proceso lento y resbaladizo. Durante los dos períodos anteriores de la Knesset ningún proyecto de ley fue descalificado. La última vez que se usó este poder, en la décimo octava Knesset (elegida en 2009) -lo adivinaron- para anular dos proyectos de ley redactados por un parlamentario palestino, Ahmed Tibi. Antes de este caso, no se hizo uso de este poder.
Al mismo tiempo la Knesset y su homo sovieticus presidente, Yuli Edelstein, están ocupados promoviendo el Proyecto de Ley de Nacionalidad, que delimitará aún más el espacio permitido a los israelíes palestinos. La Knesset ha hecho su elección, ahora déjenle vivir con eso.

Actualización: Adala, una organización de derechos humanos que se ocupa de la protección de los derechos de los palestinos israelíes, ha presentado una solicitud al Tribunal Superior de Justicia para exigir que declare ilegal la decisión de la Presidencia.

Yossi Gurvitz, 20 junio 2018

Fuente traduccion (J.-M.)

Fuente original

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: