Asesinatos selectivos : Así funcionan CIA y Mossad…

indefhjfjhx

Un tiroteo mortal en Malasia pone de relieve la política de la agencia de espionaje israelí de asesinatos selectivos de agentes palestinos.

El asesinato del científico palestino Fadi al-Batsh, de 35 años, en la capital de Malasia, Kuala Lumpur, es parte de un programa encubierto de asesinatos selectivos de palestinos a quienes Israel considera una amenaza.

Al-Batsh estudió ingeniería eléctrica en Gaza antes de continuar para obtener un doctorado en el mismo tema en Malasia. Se especializó en sistemas y ahorro de energía y publicó numerosos artículos científicos sobre el tema.

El gobernante Hamás de Gaza dijo que al-Batsh era un miembro importante del grupo y acusó a la agencia israelí de inteligencia Mosad de estar detrás del suceso del sábado.

Al llamarlo un miembro “leal”, Hamás dijo que al-Batsh era un “científico de los jóvenes eruditos de Palestina” que hizo “contribuciones importantes” y participó en foros internacionales en el campo de la energía.

En declaraciones a Al Jazeera, el padre de al-Batsh dijo que sospechaba que el Mossad estaba detrás del asesinato de su hijo y apeló a las autoridades malasias para que resuelvan la trama del “asesinato” tan pronto como sea posible.

Según el periodista de investigación israelí Ronen Bergman, que es uno de los principales expertos en inteligencia israelí y autor del libro Rise and Kill First, el asesinato de al-Batsh lleva todas las características de una operación del Mossad.

“El hecho de que los asesinos usaron una motocicleta para matar a su objetivo, que se usó en muchas otras operaciones del Mossad anteriormente y se realiza como una operación limpia y profesional de asesinato lejos de Israel, apunta a la participación del Mossad”, dijo Bergman por teléfono a Al Jazeera.

Identificación del objetivo

La identificación de un objetivo para el asesinato por parte de la inteligencia israelí generalmente pasa por varios pasos institucionales y organizativos dentro del Mossad, la comunidad más amplia de la inteligencia israelí y el liderazgo político.

Algunas veces el objetivo es identificado por otros servicios militares e internos israelíes.

Por ejemplo al-Batsh podría haber sido identificado como un objetivo a través de la recolección general de inteligencia de unidades dentro de las organizaciones militares y de inteligencia israelíes que siguen a Hamás.

Al-Batsh también podría haber sido identificado a través de otras operaciones de inteligencia y redes de espionaje israelíes en todo el mundo.

Las fuentes dicen a Al Jazeera que las comunicaciones de Hamás entre Gaza, Estambul (Turquía) y Beirut (Líbano) están estrechamente controladas por las redes de inteligencia israelíes. Como tal, la selección inicial de al-Batsh bien podría haberse realizado a través de estos canales.

Los amigos de al-Batsh que hablaron con Al Jazeera con la condición del anonimato dijeron que no ocultaba sus vínculos con Hamás. “Era conocido dentro de la comunidad palestina por sus vínculos con Hamás”, dijo un amigo.

El proceso de asesinato

Una vez que al-Batsh fue identificado como objetivo, luego el Mossad habría evaluado la inteligencia disponible para decidir si debería ser asesinado, cuáles eran los beneficios de matarlo y la mejor manera de hacerlo.  

Una vez que la unidad especializada del Mossad termina su expediente sobre el objetivo, lleva sus conclusiones a los jefes del Comité de Servicios de Inteligencia, que comprende a los jefes de las organizaciones de inteligencia israelíes y es conocido por su acrónimo hebreo VARASH o Vaadat Rashei Ha-sherutim.

VARASH solo discutiría la operación y proporcionaría aportes y sugerencias. Sin embargo no tiene la autoridad legal para aprobar una operación. Solo el primer ministro de Israel tiene autoridad para aprobar tal operación.

Bergman dice que los primeros ministros israelíes generalmente prefieren no tomar esa decisión por sí mismos por razones políticas. “Muchas veces el primer ministro involucraría a uno o dos ministros en la decisión de aprobar, que a menudo incluye al ministro de defensa”, dijo Bergman.

Una vez que se obtiene la aprobación, la operación regresa al Mossad para su planificación y ejecución, lo que podría llevar semanas, meses o incluso años, dependiendo del objetivo.

La unidad de Cesarea

Cesarea es una rama operacional encubierta dentro del Mossad a cargo de la implantación y el manejo de espías, principalmente dentro de los países árabes y en todo el mundo.

La unidad se estableció a principios de la década de 1970, y uno de sus fundadores fue un famoso israelí, el espía Mike Harari. Cesarea utiliza su vasta red de espionaje en los estados árabes y en el Medio Oriente para recopilar información y realizar vigilancia contra objetivos actuales y futuros.

Harari estableció entonces la unidad más letal de Cesarea, conocida en hebreo como Kidon (“jabalina”), compuesta por asesinos profesionales especializados en operaciones de asesinato y sabotaje. Los miembros de Kidon a menudo provienen de las ramas militares israelíes, incluido el ejército o las fuerzas especiales.

Algunas fuentes dijeron a Al Jazeera que es probable que los miembros de Kidon mataron a al-Batsh en Kuala Lumpur. El Mossad apuntó no solo a los líderes y operativos palestinos, sino también a sirios, libaneses, iraníes y europeos.

Operaciones de asesinato dirigidas

Cesarea es equivalente al Centro de Actividades Especiales (SAC) de la CIA, que solía llamarse División de Actividades Especiales antes de su reorganización y cambió de nombre en 2016.

La CIA lleva a cabo sus misiones paramilitares ultrasecretas, incluidas operaciones de asesinato selectivo, a través de su Grupo de Operaciones Especiales (SOG), que es parte del SAC y tiene algunas similitudes con el Kidon del Mossad.

Bergman escribe que hasta el año 2000, que marcó el comienzo de la segunda Intifada en los territorios palestinos ocupados, Israel había llevado a cabo más de 500 operaciones de asesinato que resultaron en la muerte de más de 1.000 personas, incluidos los objetivos y transeúntes. Durante la Segunda Intifada, Israel realizó 1.000 operaciones más, de las cuales 168 tuvieron éxito, escribe en su libro.

Desde entonces, Israel ha llevado a cabo al menos otras 800 operaciones destinadas a matar a los líderes civiles y militares de Hamás en la Franja de Gaza y en el extranjero.

Cooperación árabe-Mossad

El Mossad mantiene vínculos organizativos e históricos formales con varios servicios de inteligencia árabes, especialmente las agencias de espionaje jordanas y marroquíes.

Más recientemente, y a la luz de las alianzas cambiantes en la región y las crecientes amenazas de los actores armados no estatales, el Mossad ha ampliado sus vínculos con las agencias de inteligencia árabes para incluir una serie de estados árabes del Golfo y Egipto.

El Mossad mantiene un centro regional para sus operaciones en el Medio Oriente en general en la capital jordana, Amman.

Cuando el Mossad intentó asesinar al líder de Hamás Khaled Meshaal en Amman en 1997 vertiendo una dosis letal de veneno en su oreja, el fallecido rey Hussein amenazó con revocar el tratado de paz con Israel, cerrar la estación de Amman de la agencia de espías y cortar los lazos entre Jordania y el Mossad, lo que hizo que Israel proporcionara el antídoto que salvó la vida de Mashaal.

En su libro, Bergman cita fuentes del Mossad para afirmar que el general Samih Batikhi, el jefe de espionaje de Jordania en ese momento, estaba enojado con el Mossad por no mantenerlo informado sobre el plan de asesinato porque había querido planear la operación en conjunto.

Otro país árabe que mantiene fuertes vínculos con el Mossad desde la década de 1960 es Marruecos, según la investigación de Bergman.

“Marruecos recibió valiosa información y asistencia técnica de Israel y a cambio Hassan [el último rey] permitió que los judíos de Marruecos emigrasen a Israel, y el Mossad obtuvo el derecho de establecer una estación permanente en la capital, Rabat, desde la cual podía espiar en los países árabes”, escribe Bergman.

La cooperación alcanzó su punto máximo cuando Marruecos permitió al Mossad ocultar micrófonos en las salas de reuniones y cámaras privadas de los jefes de Estado árabes y sus comandantes militares durante la cumbre de la Liga Árabe en Rabat en 1965.

La cumbre se había convocado para establecer un comando militar árabe conjunto.

Métodos de la CIA y el Mossad

A diferencia del Mossad y otras organizaciones de inteligencia israelíes que tienen gran libertad para decidir a quién matar, la CIA usa un arduo proceso legal de varios niveles que involucra a la Oficina del Asesor Jurídico de la CIA, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y la Oficina de Asesoría Jurídica de la Casa Blanca. .

La ejecución de una operación de asesinato selectivo por parte de la CIA depende en última instancia de una Autorización de Búsqueda Presidencial, que es un documento legal redactado a menudo por la Oficina del Asesor Jurídico de la CIA y el Departamento de Justicia.

La Autorización de búsqueda del presidente proporciona la autoridad legal a través de la cual la CIA puede ejecutar sus misiones de asesinatos selectivos.

Tiene que llevarse a cabo un proceso de revisión de las varias agencias, principalmente por abogados en el departamento de justicia, la Casa Blanca y la CIA, antes de que el presidente ponga su firma en la Autorización de Búsqueda Presidencial.

Se estima que Barack Obama, como presidente de los Estados Unidos, autorizó unas 353 operaciones de matanza selectiva, principalmente en forma de ataques con drones.

Su predecesor George W. Bush autorizó unas 48 operaciones de asesinatos selectivos.

El proceso legal

Un exalto funcionario de la CIA dijo a Al Jazeera con la condición del anonimato que “la CIA no decide a quién matar”.

“El proceso legal hace que sea muy difícil para la CIA matar a alguien solo porque la agencia piensa que es un tipo malo”, dijo.

La mayoría de las operaciones de asesinatos selectivos de la CIA involucran ataques con drones y se basan en la autorización del presidente.

En declaraciones a Al Jazeera, Robert Baer, ​​exfuncionario de operaciones de la CIA, dijo: “La Casa Blanca debe autorizar cualquier operación de asesinato selectivo, especialmente si se trata de un objetivo de alto valor.

“Es un caso diferente, sin embargo, si la operación se lleva a cabo en campos de batalla o durante guerras como en Afganistán o Irak, en cuyo caso los oficiales de campo tienen más espacio legal para realizar su asesinato selectivo”.

En el Mossad, la legalidad de cualquier asesinato de cualquier objetivo es mucho más libre y no implica restricciones legales similares a las seguidas por la CIA, según fuentes familiarizadas con el proceso.

“Es parte de su política nacional”, dijo Baer, ​​refiriéndose a la política israelí de asesinatos selectivos.

 

Fuente Traduccion REBELION

Fuente original ALJAZEERA, 22 abril 2018

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: