Brasil y Argentina implementan la tecnología de “Extinción Genética”

La Genética Dirigida es una nueva y controvertida tecnología que utiliza CRISPR-Cas9 para propagar un rasgo genético específico a través de toda una especie o población, en algunos casos con el propósito de impulsar a las especies a la extinción. Se han realizado experimentos con insectos, roedores y plantas.

levedura

Si el rasgo genético insertado resulta en sólo descendencia masculina, como se está intentando para roedores y mosquitos, una población silvestre completa o incluso una especie podría extinguirse. Hasta donde se sabe, la genética dirigida nunca ha sido liberada en el medio ambiente en ninguna parte del mundo.

“Los organismos desarrollados mediante la Genética dirigida representan amenazas únicas para la naturaleza y los medios de subsistencia”, dice Silvia Ribeiro, Directora para América Latina del Grupo ETC.

“Es la primera vez que la industria biotecnológica ha diseñado intencionadamente transgénicos para propagarse agresivamente en el ambiente natural y contaminar especies silvestres. Parece surrealista que la decisión de imponer tan grandes peligros a un país tan diverso como Brasil sea tomada por una pequeña comisión técnica, sin siquiera involucrar al Congreso o a la sociedad civil”.

Los días 3 y 4 de febrero de 2018, la Coalición Nacional de Trabajadores Agrícolas y Pueblos Rurales, Acuáticos y Forestales se reunió cerca de São Paulo, Brasil y dio la voz de alarma sobre los nuevos cambios normativos brasileños – una resolución aprobada el 15 de enero de 2018 por la Comisión Técnica Nacional de Seguridad de la Biotecnología de Brasil (CTNBio) que permitiría la liberación de organismos desarrollados mediante la tecnología de la genética dirigida en el medio ambiente. El efecto de este cambio es que Brasil se convierte en el primer país del mundo en establecer un canal legal para el empleo de la genética dirigida en el medio ambiente. La nueva norma podría facilitar aún más la liberación de un organismo genético vivo que de una semilla transgénica.

A las organizaciones de agricultores les preocupa que los gigantes de la agroindustria distribuyan más semillas transgénicas, pero también intentan cambiar directamente la naturaleza de las plantas y animales silvestres.

João Pedro Stédile, de la Coordinadora Nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) :

“Brasil vive una grave crisis política, económica, social y ambiental, y el capital transnacional ha apoyado un golpe político. En este contexto, el gobierno está cambiando las leyes y la Constitución para permitir que se apoderen de nuestros recursos naturales. Esta decisión de la CTNBio es ilegal, y permitiría la diseminación de nuevas semillas transgénicas y organismos vivos sin siquiera un mínimo de controles y evaluaciones. No nos mantendremos pasivos ante estos ataques, lucharemos contra esta resolución”.

La preocupación de los movimientos también ha sido compartida por los científicos brasileños. “Esta decisión socava algunos de los principios fundamentales de la legislación de bioseguridad en Brasil”, dijo Leonardo Melgarejo, ex representante del Ministerio de Desarrollo Social Rural ante la CTNBio. “La CTNBio no tiene autoridad ni mandato para hacer esto. Además, esta decisión tiene un enorme impacto potencial en los agricultores, los consumidores y la biodiversidad de Brasil, pero fue tomada sin consultar a la sociedad civil ni a los movimientos. Muchos expertos que han estado siguiendo la bioseguridad en el país se unirán ahora a los agricultores y otros movimientos para desafiar esta absurda decisión”.

La nueva “resolución normativa” de Brasil permite a la Comisión de Bioseguridad aprobar la liberación de productos derivados de lo que ellos denominan “Técnicas Innovadoras de Reproducción de Precisión” sin pasar por una evaluación de riesgo de bioseguridad establecida o requerir etiquetado, si la Comisión de Bioseguridad considera que no son transgénicos. Entre las tecnologías alistadas para tal excepción se encuentran varias nuevas técnicas de modificación genética, entre ellas la tecnología CRISPR y las unidades genéticas.

Debido al poder de la tecnología y a los riesgos inherentes, la genética dirigida se considera una potencial arma biológica. Según los 1.200 correos electrónicos publicados en respuesta a las solicitudes de acceso a la información de un grupo de organizaciones de la sociedad civil, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos se han convertido en uno de los principales financiadores de la investigación sobre la Genética Dirigida a nivel mundial. (Reconocen el uso potencial como arma biológica pero alegan que su interés es sólo defensivo. El segundo mayor financiador de las campañas genéticas es la Fundación Bill y Melinda Gates, que afirma estar apoyando el desarrollo de la tecnología para combatir las plagas, como los mosquitos que portan la malaria, eliminando genéticamente su capacidad de reproducción).

Los movimientos argumentan, en cambio, que serán las gigantescas corporaciones de agronegocios las que se beneficiarán, ya que tratarán de manipular malezas resistentes a los herbicidas para restablecer su susceptibilidad a los productos químicos, y “se verán libres de invadir campos y mercados con nuevos productos genéticamente modificados, libres de evaluaciones, regulaciones o etiquetas, agilizando así las liberaciones y aumentando sus ganancias“.

La tecnología de Genética Dirigida se está debatiendo actualmente en el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB), en el que un grupo de expertos (el Grupo Especial de Expertos Técnicos en Biología Sintética) ha advertido recientemente de que plantean nuevos riesgos para el medio ambiente, por lo que las evaluaciones actuales de bioseguridad podrían no ser suficientes o adecuadas.

“La iniciativa de Brasil de incluir ahora esta tecnología en su legislación probablemente tenga por objeto influir en los resultados del debate de las Naciones Unidas en un esfuerzo por anticiparse a una decisión sobre una moratoria. Esto es inaceptable”, dijo Toledo. “El CTNBio (Comissão Técnica Nacional de Biossegurança) nunca abrió el espacio para consultas con la sociedad civil o investigadores independientes en su propio país. También optan por hacer caso omiso del debate científico en el CDB, que muestra que todavía no hay capacidad adecuada ni marcos de bioseguridad para evaluar los resultados e impactos de las nuevas biotecnologías, en particular de la Genética Dirigida”.

La industria biotecnológica ha intentado eximir a las nuevas biotecnologías de la legislación de bioseguridad en otros países, incluyendo la Unión Europea, los Estados Unidos, Chile, Australia y Nueva Zelanda. Argentina aprobó una resolución normativa similar en 2015, también como una medida administrativa y sin debate. Sin embargo, la resolución brasileña es la primera en incluir explícitamente la genética dirigida en su ámbito de aplicación.

 

Sustainable Pulse, 28 de febrero de 2018

ver articulo completo

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: