Las bombas ‘sionistas’ que mataron a judios en Irak en 1950

7248356861657425756

Desde abril de 1950 -casi dos años después de que los sionistas declarasen unilateralmente en Palestina la independencia del Estado de Israel– y hasta marzo de 1951, estallaron tres bombas entre los judíos en Bagdad, Irak: una frente a un café en la calle Abu Nawwas, otra en el Centro de Información de EE.UU., un popular lugar de lectura para jóvenes judíos iraquíes y la tercera fuera de la sinagoga Mas’uda Shemtov, donde judíos kurdos esperaban el tránsito a Israel.

Afortunadamente solo una persona, un niño, murió y otra, un anciano, resultó herido. La sospecha se dirigió inmediatamente a “una organización extremista iraquí”, escribe David Hirst en The Gun and the Olive Branch: The Roots of Violence in the Middle East.Temerosos por su seguridad, la mayoría de los miembros de la antigua comunidad judía se prepararon para emigrar al nuevo Estado de Israel. El Gobierno iraquí no prohibió esto, pero “el Parlamento iraquí aprobó una ley que confisca la propiedad de todos los judíos que renunciaron a su ciudadanía. A nadie se le permitió sacar más de 70 libras esterlinas del país”. (Este acto inmoral del Parlamento tenía un mensaje revelador: no queremos que se vayan).

Esos actos de terrorismo, sin embargo, “no fueron obra de extremistas árabes”, continúa Hirst, “sino de las mismas personas que trataron de rescatarlos [a los iraquíes judíos]”, es decir, “una organización clandestina [pro-Israel] llamada” El Movimiento”. De hecho,” las bombas que aterrorizaron a la comunidad judía fueron bombas sionistas”.

La revelación sorprendente vino de Yehudah Tajjar, un agente israelí cuya detención en Bagdad posibilitó el arresto de 15 miembros de una organización sionista encubierta en Irak. “Shalom Salih, un joven a cargo de los escondites de armas de la Haganah, se quebró durante el interrogatorio y llevó a la policía de sinagoga en sinagoga, mostrándoles dónde estaban escondidas las armas, introducidas de contrabando desde la Segunda Guerra Mundial”, escribe Hirst. “Durante el juicio, la fiscalía acusó a los detenidos ​​de miembros del sionismo clandestino. Su principal objetivo –por el cual habían arrojado tan devastadoramente tres bombas- era asustar a los judíos para que emigraran [a Israel] lo antes posible. Dos fueron condenados a muerte y el resto a largas penas de prisión”. (Tajjar se enfrentó a cadena perpetua, pero fue liberado 10 años después y regresó a Israel).

Más de una década después un detallado reporte de la operación comenzó a abrirse camino en la prensa israelí. “Luego, el 9 de noviembre de 1972”, escribe Hirst, “las Panteras Negras, la voz militante de los judíos orientales de Israel, publicó la historia completa. El reporte de las Panteras Negras incluye el testimonio de dos ciudadanos israelíes que estaban en Bagdad en ese momento”.

Hirst comenta:

A menudo se olvida que se debe entender claramente que la cláusula de “salvaguardia” de la Declaración Balfour “-que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y el estatus político disfrutados por los judíos en cualquier otro país”- fue diseñada para cubrir tanto a los judíos de la diáspora como a los árabes nativos. Pero el desarraigo de un millón de judíos “orientales” demostró que, para los sionistas, era una cláusula que debía ignorarse en ambas partes. En todos lados aplicaron las mismas técnicas esenciales, pero en ninguna parte, tal vez, con tanta minuciosidad como lo hicieron en Irak. Alguien lo llamó “sionismo cruel”.

¿Por qué? Hirst proporciona una respuesta directa de un escritor en la publicación del movimiento laboral israelí, Davar:

No me avergonzaré de confesar que si tuviera el poder, como tengo la voluntad, seleccionaría una veintena de jóvenes eficientes, inteligentes, decentes, dedicados a nuestro ideal y ardientes con el deseo de ayudar a redimir a los judíos y los enviaría a los países donde los judíos están absortos en la autosatisfacción pecaminosa. La tarea de estos jóvenes sería disfrazarse de no judíos y llenar a los judíos de consignas antisemitas como “judío sangriento”, ” judíos vayan a Palestina” e intimidaciones similares. Puedo afirmar que los resultados en términos de una inmigración considerable a Israel desde estos países serían diez mil veces mayores que los resultados obtenidos por miles de emisarios que han estado predicando durante décadas a oídos sordos.

Hirst agrega el contexto crucial:

El sionismo tenía mucho menos atractivo para los judíos orientales que para los judíos europeos. En el período preestatal, solo el 10,4 por ciento de los inmigrantes judíos provenían de “África y Asia”. En su gran mayoría, los judíos orientales eran en realidad árabes judíos y la razón de su indiferencia era simplemente que, históricamente, no habían sufrido algo como la persecución o la discriminación de sus hermanos en la cristiandad europea. Los prejuicios existían, pero sus vidas eran en general cómodas y sus raíces eran profundas [volviendo al exilio de Babilonia]. No había otro lado donde se sentían en casa como en Irak y un funcionario del Gobierno admitió, irónicamente, que su pedigrí mesopotámico era muy superior al de la mayoría musulmana…

La agitación sionista en el mundo árabe fuera de Palestina comenzó mucho antes de la declaración de la independencia de Israel:

Las actividades sionistas en Irak y otros países árabes datan de principios del siglo [XX]… Al principio, fueron los británicos, en lugar de los judíos locales, los que soportaron la peor parte de la animosidad árabe. En 1928 hubo disturbios cuando el sionista británico Sir Alfred Mond visitó Bagdad. Las manifestaciones del año siguiente en mezquitas y calles, un silencio de dos minutos en el Parlamento, periódicos de bordes negros y telegramas a Londres marcaron la “desaprobación iraquí de la política projudía de Gran Bretaña”. No fue sino hasta mediados de los años treinta, cuando los problemas de Palestina estaban repercutiendo en todo el mundo, que los judíos árabes comenzaron a despertar sospechas y resentimiento. En Irak, estas emociones llegaron a un punto crítico en 1941 cuando, en un alboroto de dos días, la mafia mató de 170 a 180 judíos e hirió a varios cientos más. Fue terrible. Pero fue el primer pogromo en la historia iraquí…

No hubo más violencia de aquella.

Los judíos iraquíes debían ser “reunificados”, para usar la jerga sionista. “¿’Reunificados’ para qué?”, ​​pregunta Hirst.

Los judíos iraquíes pronto aprendieron, es decir, los que realmente fueron a Israel o que habiéndose ido permanecieron allí. Porque de ninguna manera todos los judíos orientales desarraigados lo hicieron. Muchos de ellos, particularmente los adinerados, con conexiones, educación e iniciativa, lograron llegar a Europa o América. Pero lo que irremediablemente aprendieron los “reunificados”‘ fue la ironía más cruel y más perdurable de todas: la judería Oriental no era más que despreciada carne de cañón para el credo del sionismo europeo.

Tanto para la tan creída historia de cómo Irak desarraigó a su antigua comunidad judía y condujo a los judíos a Israel.

Sheldon Richma, 25 mayo 2018

 

Fuente original

Fuente traduccion (por J.-M.)

Print Friendly, PDF & Email
A %d blogueros les gusta esto: